Opinión

Lorenzo Bernaldo de Quirós: Hablemos del Tea Party

En Europa, y sobre todo en España, el movimiento del llamado Tea Party se ha vendido como una especie de grupo fascista o, cuanto menos, de un movimiento populista de extrema derecha a punto de hacerse con el control del Partido Republicano.

Este enfoque, caro a la izquierda, supone un profundo desconocimiento tanto de lo que es el ideario de esa iniciativa como de la realidad histórica, sociológica y política de EEUU.

Sin duda, dentro del Tea Party hay radicales y extremistas, como los hay en casi todos los grandes movimientos de izquierda o de derecha, pero eso no constituye la esencia, cuyo discurso fundamental es una revuelta contra el gran Gobierno, contra la masiva intervención de la economía lanzada por Obama y una reivindicación de los valores fundacionales de la República norteamericana.

Lo que no es

Este tipo de planteamientos no son nuevos en América. De hecho, ya sucedieron en el pasado, por ejemplo, cuando Roosevelt lanzó el New Deal o cuando Lyndon B. Johnson emprendió la construcción de la Gran Sociedad a golpe de gasto público e intervencionismo. De entrada, la acusación de fascismo al Tea Party es ridícula, ya que ese ideario es anticapitalista, estatista, imperialista y, no lo olvidemos, su programa es el de un socialismo nacional.

Esas son de veras las señas de identidad del fascio, cuyos orígenes ideológicos no se encuentran en la derecha conservadora o liberal, sino en la izquierda, como sabe cualquiera con un mínimo conocimiento de la historia de las ideas.

Desde esta óptica, el Tea Party no sólo no guarda conexión alguna con ese ideario, sino que es radicalmente contrario a él. En este línea, conviene recordar que los liberales, en el sentido americano del término -esto es, la izquierda- profesaron en los años 30 del siglo pasado una profunda admiración hacia la economía dirigida de la Italia fascista y de la Alemania nazi frente al desorden del capitalismo.

Tampoco guarda relación alguna el Tea Party con el programa tradicional del populismo norteamericano. Ésta fue siempre una corriente de opinión, nacida a raíz de las crisis económicas del siglo XIX y de la Gran Depresión, contraria al capitalismo, proteccionista, opuesta a la modernización de la economía norteamericana y con una base sociológica concentrada en las zonas agrarias.

Sus conexiones con el socialismo primero y con el liberalismo después (socialdemocracia, en términos europeos) fueron siempre muy intensas, y donde los populistas encontraron mayor apoyo no fue en el Partido Republicano, sino en el Demócrata, hasta el extremo de que su principal líder en la última recta del siglo XIX, William Bryan Jennigs, concurrió tres veces a la presidencia norteamericana por los demócratas.

Lo que sí es

Desde el punto de vista de la filosofía política, el Tea Party en conservador en el sentido de representar la tradición que fundó EEUU, esto es, un estado pequeño, con gasto público e impuestos bajos, con pocas regulaciones y con una moneda fuerte.

En suma, es un movimiento que defiende la libertad económica en el marco de un aparato estatal, cuyas funciones han de limitarse a proteger los derechos individuales, garantizar el cumplimiento de la ley, asegurar el cumplimiento de los contratos, suministrar bienes y servicios públicos y establecer una red mínima de seguridad para aquellas personas que, víctimas del infortunio, sean incapaces de valerse por sí mismas o de adquirir en el mercados determinados bienes y servicios.

Fuera de ese contexto institucional, los individuos han de tener la libertad de perseguir los fines que deseen sin restricciones de los poderes públicos. Esta es, en definitiva, la base del sueño americano y ésa es la filosofía central del Tea Party. Los referentes políticos del movimiento no se encuentran en el Ku Kux Klan, tolérese la caricaturesca analogía, sino en lo que representaron en el Partido Republicano personalidades como Barry Goldwater y, sobre todo Ronald Reagan, esto es, la tradición de un conservadurismo, en términos norteamericanos, que equivale a lo que en Europa se entiende por liberalismo clásico.

La revuelta del Tea Party contra la política de Obama se resume en un hecho: su convicción de que la gestión obamita se aparta de lo que fue y es el fundamento de la libertad y de la prosperidad norteamericanas. En esta revuelta coinciden en el movimiento de los revolucionarios del té desde conservadores como los intelectuales a la americana del American Entreprise Institute hasta libertarios como las gentes del Cato Institute. Todos aspiran a una reducción del tamaño del gobierno federal en línea con el espíritu de los Padres Fundadores.

Aunque hay de todo, la filosofía del Tea Party no tiene nada que ver con la de la búsqueda de una especie de teocracia impuesta por la derecha religiosa. Una cosa es creer en algo y otra imponérselo a los demás por la fuerza. Nada de eso demanda el movimiento. Al contrario, reivindica en coherencia con la tradición americana la libertad religiosa, no podía ser de otro modo, como una expresión de la libertad individual.

En este sentido, no quieren que se obligue a nadie a, por ejemplo rezar en los colegios, sino que se garantice la libertad de las familias para elegir el tipo de educación que quieren dar a sus hijos. Esto significa reducir el papel del Estado en el ámbito educativo, bien privatizando la enseñanza bien introduciendo mecanismos como el cheque escolar para garantizar la libertad de elección. En este marco habrá escuelas agnósticas, islámicas, paganas, ateas, católicas, etc. y se respetará el pluralismo de las creencias.

En conclusión, que nadie vea en el Tea Party lo que no es. Busca la resurrección y la traslación al gobierno de los ideales que hicieron grande América y esos ideales son diametralmente opuestos a los profesados por el fascismo o por la extrema derecha. Obviamente, este proyecto no gusta a la izquierda, pero ya está bien de identificar todo lo que se opone a sus ideas como fascista.

Lorenzo Bernaldo de Quirós es miembro del Consejo Editorial de elEconomista.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum22
Publicidad
Otras noticias
Contenido patrocinado

PUES ESO
A Favor
En Contra

LO QUE SI ERES....

TONTO

Puntuación -26
#1
Gudu
A Favor
En Contra

por fin veo escrita en un medio público una explicación racional de lo que, sobre todo, desde la izquierda se presenta como la raiz del ultraderechismo.

El Fascismo, nacido en Italia con la fuerza de un lider como Mussolini, que en su juventud profesó de manera pública ideario de izquierdas y cuyo partido fascista y sus camisas negras (facetta nera) surgieron desde la izquierda, y el partido Nazi alemán, cuyo origen fundacional e incluso en su propio nombre, Partido NacionalSOCIALISTA OBRERO Alemán, tuvieron claramente inspiración SOCIALISTA, como evolución del izquierdismo alemán del XIX.

Así pues no hay un término político actual tan pervertido como el del FASCISMO usado sin cultura y con mucha "intención" por la clase política de izquierdas para descalificar a los que no son como ellos, cuando, en origen, son los que más cerca estan del fascismo en toda España.

y al número 1 de los comentarios, lo siento por tí, seguramente tengas mucho de todo, pero lo que no tienes, seguro, es cultura histórica y discernimiento propio. El artículo, al margen de idearios, es fantástico como ilustración de un movimiento político que desconocemos y que se nos presenta de manera tergiversada desde los medios de comunicación.

Un saludo,

Puntuación 10
#2
ernst
A Favor
En Contra

La izquierda y los colectivistas, para justificarse, necesitan la búsqueda de enemigos potenciales.

Puntuación -4
#3
A Favor
En Contra

Este Bernaldo de Quiros habla de todo y sobre todo en contra de los gobiernos no conservadores.¿ Será porque él esta siempre en el lado de los bien colocados=privilegiados?

Seguro que es debido a que esta muy preparado

Puntuación -16
#4
Pedro
A Favor
En Contra

Francamente, en lugar de analista, el autor de esta información se le puede calificar justamente de partidista.

Si ese movimiento no es ultraconservador, que me explique objetivamente que es lo que es el ultraconservadurismo de extrema derecha.

Puntuación 1
#5
yomismo
A Favor
En Contra

Buen artículo sr. B. De Quirós. Otro tanto podría decirse de la Falange española,; solo habría que leerse sus puntos para saber que lo que su fundador exponía y reclamaba, estaba mucho más cerca de un socialismo nacional que de un capitalismo.

Pero hablar de esas cosas, al que ya las conoce no le afecta, al que voluntariamente y sin más argumento que su ignorancia las niega, es tanto como dar miel al asno.

Tal vez porque lo más próximo en el ideario al fascismo, sea el socialismo.

Un saludo

Puntuación 4
#6
Nut
A Favor
En Contra

Tiene toda la razón del mundo sr Quirós.Es cierto tanto Mussolini como Hitler eran socialistas.Tanto el nazismo como el fascismo eran movimientos obreros que querían evitar la sociedad descrita por V.Pareto(ideólo basico del fascismo).También lo fue el falangismo español pero con sus peculiaridades.El socialismo y el comunismo, igual.Movimientos obreros-estatalistas que acabaron en el Stalinismo.PERO usted sabe que la izquierda de verdad esta representada por el anarquismo,tan tan,cercano al pensamiento liberal PERO que es el verdadero hijo de la moral cristiana-blasfemia- que nos dice que todos los hombres somos hermanos no iguales sino hermanos.Todos.No se entiende la revolución rusa sin Tolstoi y su ensayo "El reino de Dios esta en vosotros", léanlo acaban de volver a editarlo en castellano.Que influyo en Gandhi,Luter King,Koprotkin-El apoyo mutuo,La conquista del pan-, etc,etc....Si hay izquierdas fracasadas vendidas e izquierdas verdaderas aplastadas.Señor.

Puntuación 4
#7
Alberto Mogadicio
A Favor
En Contra

Joder cuanto gin tonic hay en tu putrefacto cuerpo. Devuelve la pasta que has robado, no seas free heee

Puntuación -3
#8
Jose
A Favor
En Contra

Este artículo es un insulto a la izquierda y al fascismo, pues sólo pretende suprimir la escuela gratuita y la sanidad pública.

Saludos

Puntuación 0
#9
Indiano
A Favor
En Contra

Mis felicitaciones, muy bien explicado. Comprender la política americana no es nada fácil. La mentalidad de la relación del individuo con el estado es totalmente diferente a la nuestra. De ahí que el movimiento tenga el nombre de Tea Party (el Motín del Té) en referencia al detonante de la revolución americana en Boston. El movimiento efectivamente tiene que ver con ese concepto de la libertad individual que tienen los americanos. Nos puede gustar más o menos, pero es ese extraño sentido de la libertad el que ha hecho que los Estados Unidos sean la democracia más antigua que hay en el mundo.

Puntuación 1
#10
A Favor
En Contra

En interesante ver como se quiere hacer una analogía de fascismo y socialismo.

Puntos en común de su origen, pues vale, pero no olvidemos en que la diferencia está en su evolución, claro que se puede hacer la trampa de citar como evolución al Estalinismo, DICTADURA claro, pero de eso a querer colar el todo por la parte ya es demasiado.

El fascino no creo que tenga que ver demasiado con la Socialdemocracia.

Una cosa una cosa es “socialismo nacional”, fascismo y nacismo y otra olvidar que el socialismo era un movimiento internacionalista.

El artículo del Sr. de Quirós interesante como casi siempre, está claro que lo que en Europa vemos, no tiene que ser necesariamente igual en USA.

Un saludo

Puntuación -3
#11
Tea Pot
A Favor
En Contra

Jajajajajajaaa !!!

sexualidad... la de los Amish !!!

igualdad racial...... la del KKK !!!!

Wasps only... latinos, hispanos, negros, judios, gitanos andaluces, bajitos, morochos, black eyes... go home !!!

Viva el Tea Party !!!!!

Puntuación -2
#12
Mad Max Wax
A Favor
En Contra

Tea party... no hay nada peor que la derecha pobre !!!

es el origen de los abusos, las tiranias, la incultura, los extrmismos, lo inaceptable... del tea party a los skinhead, un paso !!!

Puntuación -2
#13
pikan
A Favor
En Contra

Muy buen artículo, aunque para algunos la consigna ya está dada: es fascismo y punto, imposible razonar.La izquierda española, dudosamente llegada a la democracia hace pocos años, repartiendo carnets de demócratas en países con más de 200 años de democracia.

Puntuación 0
#14
utopico ?
A Favor
En Contra

me considero nacional sindicalista . Estadp fuerte pero con libertad economica y control politico ,Lo del tea party es un nacional catolicismo a lo EEUU....no lo veo claro . Me gusta un estado fuerte .Pero una iniciativa privada fuerte a la vez .

Puntuación -6
#15
emilio
A Favor
En Contra

El Tea party evidentemente no es fascismo clásico, es neofascismo. El neofascismo sustituye el dominio miliatar por el dominio económico de élites fianancieras y corporativas. Dios, patria, más mercado y menos Estado, o sea, neoliberalismo económico, son principios elementales que definen el Tea Party como movimiento neofascista,

Puntuación -1
#16
emigrante
A Favor
En Contra

no es lo mismo un hombre pobre que un pobre hombre; dependiendo donde se coloque el substantivo cambia la función del adjetivo y esto los publicistas lo saben de sobras, el socialismo nacional es una cosa y el nacional socialismo otra bien distinta.....

que las raices ideologicas juveniles de algunos lideres totalitarios se hunda -sin cimentarse- en corrientes de pensamiento tendentes a una economia social no implica que ese ideario basico que absorvierón sea la consecución ideologica de los sistemas politicos dictatoriales y autocraticos que luego crearón.

Estamos hartos de ver transfugismo de politicos profesionales sin ninguna convicción mas alla del amor a la poltrona y todos sabemos que pecan de un mismo populismo sean de "izquierdas o derechas".

En fin, el articulo es tendencioso y no resuelve lo que debiera estar bien definido, que el partido del té americano es una corriente ultraconservadora en las tradiciones religiosas, neofascista como movimiento politico y neo liberal capitalista en sus fundamentos economicos

Puntuación -4
#17
Pepin
A Favor
En Contra

No al estado o a su intervención, salvo que sea para salvar nuestros bancos y nuestros privilegios. La iniciativa privada debe prevalecer sobre la pública, salvo si hace falta mucho dinero, en cuyo caso no nos importa de donde venga. No a la intervención estatal pero ¿Que ha hecho el estado para librarnos de la estafa de las subprime?

Puntuación -6
#18
Indiano
A Favor
En Contra

El Tea Party, a nivel de calle, no es están distinto del movimiento de Ross Perot. El que quiera que lo siga viendo desde nuestra óptica de izquierda-derecha.

A mi personalmente me parecen un montón de "yahoos", pero es una opinión irrelevante para entender lo que representan. Tratar de exportarlos a la politica española o buscar sus equivalentes patrios (como tratan de hacer algunos tanto desde la izda como desde la dcha.), es simplemente un sin sentido.

Puntuación 2
#19
alex
A Favor
En Contra

Estupendo artículo.

Puntuación 3
#20
a
A Favor
En Contra

La democracia más antigua, EEUU????

Para ti Grecia qué es? aparte de un país en crisis?

Puntuación -1
#21
Galsia
A Favor
En Contra

No estoy de acuerdo.

Es cierto que en teoría la filosofía del Tea Party es la que dice el artículo, pero si contemplas un poco la realidad, ves que la ideología conservadora (en el sentido en el que la entendemos en Europa, es la que va dominando el movimiento. Solo hay que oir cualquier manifestación de, por ejemplo, Christine O'Donnell, no es una extremista radical, sino una candidata al senado por Delaware, apoyada por el Tea Party, que tiene algunos miembros más en puestos importantes diciendo cosas como esa.

Puntuación 1
#22