Todos

Treinta años de capitalismo rojo: por qué el gigante asiático es hoy lo que es

Imágenes del funeral de Deng Xiaoping, el arquitecto de las reformas.

Cuando el XI Comité Central del Partido Comunista chino (PCCh) se reunió en sesión plenaria el 18 de diciembre de 1978, China era un país en ruinas. Casi tres décadas de maoísmo desenfrenado, incluido el nefasto experimento del Gran Salto Adelante o campañas de represión como la Revolución Cultural, dejaron un legado de insostenible. Así que, tras la incertidumbre que siguió a la muerte del dictador Mao Zedong, a los camaradas comunistas sólo les quedaba una salida: maniobrar hacia el futuro.

Cuatro días de deliberaciones en aquel invierno de 1978 convirtieron a China en una nación nueva bajo el liderazgo de Deng Xiaoping. Fundamentalmente, porque el pequeño timonel inspiró desde el poder un cambio de rumbo económico que, visto 30 años después, resultó providencial para que China emprendiera un viaje a la riqueza que hoy continúa y que sirvió para asfaltar su pretensión de ser una gran potencia mundial en el siglo XXI.

La apuesta del cónclave fue inequívoca: emprender la modernización socialista, que no era otra cosa que desmantelar el maoísmo económico y sustituirlo por un capitalismo con características chinas que abordaría las cuatro modernizaciones -en agricultura, industria, defensa y ciencia- para desarrollar el país.

Giro copernicano

Giro copernicano que, en medio de los recelos que el malvado capitalismo despertaba en el seno del PCCh de la época, tuvo un mérito indudable. El anclaje ideológico del cambio que se avecinaba lo resumió Deng Xiaoping en una sola y célebre frase: "Que más da el gato blanco o el gato negro, lo importante es que cace ratones".

No fue especialmente intenso el debate para acometer la quinta modernización, esto es, la democratización del régimen. "China era demasiado pobre, había que satisfacer las necesidades básicas primero", explica Hu Xingdou, profesor de Economía en el Beijing Institute of Technology.

Hoy la renta per cápita supera los 2.360 dólares, pero en 1978 no alcanzaba los 190. Juan Cornet, fundador de la consultora Hispachina que visitó China en 1979 y reside allí desde 1981, recuerda una sociedad tranquila, austera y sin clases sociales.

Mucha pobreza

"No eran felices, pero estaban contentos", matiza. Lo cierto es que entre 250 y 300 millones de personas vivían entonces en absoluta pobreza. En los mercados no había carne ni pescado y la fruta era un lujo. "Pekín era una ciudad de grandes avenidas, mucho bloque de seis plantas y ningún rascacielos. Había pocos coches y muchas bicis", apunta. Era una sociedad, explican otros testigos de la época, envuelta en la niebla de décadas de sufrimiento. Una sociedad sin esperanza.

Uno de los primeros cambios de la nueva era fue desmantelar el sistema de comunas, descolectivizar la producción agrícola y conceder libertad de actividad a los campesinos. El impacto fue inmediato, disparándose las cosechas. Y, por primera vez, los campesinos pudieron ir a las ciudades a vender su producción.

"En 1982 había ya venta ambulante de verduras y muebles por las calles de Pekín. Y la fruta llegó a los mercados", recuerda Cornet. Fue el tímido arranque de una masiva emigración que, después de 30 años, ha llevado a más de 300 millones de personas del campo a las ciudades.

Inversión extranjera

A la vez, los primeros negocios privados permitieron que el capitalismo empezara a coger velocidad. "Curiosamente, los pioneros del comercio fueron quienes nada tenían: parados y ex presidiarios", explica Hu Xingdou. Ello coincidió con la creación de cuatro Zonas Económicas Especiales, los laboratorios del capitalismo de Deng Xiaoping, que pretendían atraer inversión extranjera con el anzuelo de unas condiciones ventajosas al tiempo que garantizaban un ritmo controlado de apertura.

Hacer negocios en la época era mucho más fácil, afirma Ignacio García Sáenz de Samaniego. Este empresario recuerda que, siendo uno entre la veintena de españoles que allí residía a principios de los 80, recibió una llamada de José Cosmen, fundador de Alsa, interesándose por una pasta dentífrica china que, supuestamente, prevenía el catarro.

Se sabía tan poco de China en España que los pocos que intentaban una aventura empresarial contactaban antes con residentes españoles.

La fábrica del mundo

"Localicé el dentífrico. Pero al preguntarle si conocía a alguien para desarrollar un negocio de transporte por carretera en China, me dijo: yo mismo; olvida el dentífrico", explica. Sáenz de Samaniego fue el enlace entre Cosmen y el Gobierno para que Alsa acabara cerrando una de las inversiones españolas más importantes y fructíferas de cuantas hay hoy en China. "Llevé a Cosmen el contrato ya firmado por la parte china. Hoy sería impensable. Pero entonces el Gobierno tenía que seducir a los extranjeros", remata.

La apuesta internacional por ese mercado convirtió a China en una potencia industrial: la fábrica del mundo. La inversión foránea llevó además tecnología y know-how. "Ayudó mucho pero hizo correr a Pekín más de lo que habrían querido", sostiene Cornet.

Hu Xingdou coincide: "Pese a ser muy importante, fue demasiado lejos". Se refiere al impacto medioambiental que China ha debido pagar por su modernización. "No se contó con el coste del modelo que se adoptó. Se ha destruido mucho", admite.

Además del medio ambiente, los emigrantes son otros perdedores del milagro chino. Pero que China saliera fortalecida de la crisis asiática de 1997 y la posterior entrada en la Organización Mundial del Comercio (OMC), en 2001, no hicieron más que consolidar un proceso imparable que ya por entonces había confirmado su eficacia. Los datos son arrolladores. En 1978, la economía china representaba el 1,8% del PIB mundial; ahora es el 6 por ciento.

Cifras históricas

Hace 30 años tenía 890.000 kilómetros de carreteras, frente a los 3,5 millones actuales. Y hoy los hogares chinos tienen 138 televisiones y 95 neveras por cada 100 habitantes, frente a 17 y 6, respectivamente, en 1985. Desde que Deng Xiapoing insuflara aquel oxígeno vital para su desecha economía, más de 250 millones de chinos han salido de la pobreza. "En general, el proceso de apertura ha sido un éxito, pero también son visibles los grandes errores: la corrupción y los desequilibrios de riqueza entre ricos y pobres", advierte Hu.

En 1978 era inimaginable el salto que China iba a dar en tan poco tiempo. "No podías imaginar ni en broma que estaría donde hoy", apunta Sáenz de Samaniego. Muchos creen que si no hubiera abordado su modernización, habría quedado condenada al aislamiento y al empobrecimiento, al estilo de Corea del Norte. "Pero habría sido casi imposible mantener un sistema como el norcoreano en un país tan grande", concluye.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum14

Germán
A Favor
En Contra

Excelente artículo documentativo, muy bien resumido. Y es que todavía hay gente que cree que actualmente China es una gran potencia debido al comunismo, La realidad es clara, China superó la barbarie humana y económica que les supuso una dictadura comunista, gracias paradogicamente a adoptar un modelo capitalista que al mismo tiempo recogía la idiosincrasía del sufrido y milenario pueblo chino.

Puntuación 25
#1
george deschaimps
A Favor
En Contra

Todos pudimos ver en el besamanos de las olimpiadas de pekin,la soberbia desmedida de la cupula china;cuando dejen de fluir las divisas que los mantiene unidos(a la "elite"),los lobos se comeran a los corderos,y si su valor no va parejo a su soberbia,esperaran su oportunidad para buscar botin.Una observacion,desde china se puede ir andando un paso detras de otro hasta aqui,no hacen falta ni barcos ni aviones.Y lo que no se ve es lo que hay.

Puntuación 0
#2
Yo
A Favor
En Contra

Aquí se ve:Comunismo es sinónimo de pobreza y corrupción; Capitalismo es sinónimo de libertad y progreso.

Puntuación 6
#3
LA KOMINTERN
A Favor
En Contra

experimentar con cosas o proyectos nuevos es lo que tiene, te puedes equivocar o acerta, claro !!!!

Puntuación 0
#4
ANGEL
A Favor
En Contra

ENHORABUENA,Juan Pablo Cardenal, POR ESTE EXCELENTE ARTÍCULO. SOY LECTOR DE ESTE DIARIO DESDE HACE TIEMPO Y VEO QUE SE OS CRITICA ALGUNAS VECES, POR LA POCA CALIDAD, DESDE LUEGO ESTE NO SERÁ TÚ CASO.

ME IMAGINO QUE TAMBIÉN HAY QUE DECIR CUANDO LAS COSAS ESTAN MUY BIEN.

Puntuación 14
#5
trol
A Favor
En Contra

ME HA GUSTADO MUCHO EL ARTICULO!!!!!!!

Pero pienso que a los chinos les queda MUCHISIMO camino por recorrer, pienso que a la hora de hacer las cosas son unos CHAPUZAS y su tecnologia no me gusta nada.

Puntuación 8
#6
surfista
A Favor
En Contra

Voy a China dos veces al año y ya la gente de allí empieza a echar de menos los valores de antaño. El problema es que, como bien dice el autor, todo ha ido muy rápido y se han adaptado de un modo no sincrónico al mercado. Parece que existe una necesidad desmedida de adquirir y poseer lo que se desea de cualquier forma. Es el precio que se paga por la privación.

Es el mismo modo que he observado en Cuba cuando he ido de vacaciones.

Puntuación 1
#7
Centín
A Favor
En Contra

El comunismo es el mejor sistema para sacar a un país de la pobreza y del sometimiento de unas pocas clases al resto. A ver si va a ser ahora que en el mundo capitalista no hay corrupción: cada vez más. Y si no que se lo digan a los afectados del Santander en el último caso ocurrido en USA y que todos sabemos. El comunismo sacó de la miseria a Rusia, Cuba y China, dejénse de tonterias. Una vez que el comunismo triunfa, empieza su decadencia, eso tambien es verdad. Es imposible de mantener, pero como sistema de partida para igualar los derechos de los hombres es insustituible. El capitalismo es la pobreza para una mayoría y la libertad para todos, pero como la libertad esta fundamentada en el dinero, al final es escalvitud para la mayoria. No hay mayor tonto que un obrero que vota a la derecha os us sinónimo: tontoloscojones.

Puntuación -12
#8
Juegos Gratis
A Favor
En Contra

Pues parece ser que en china las cosas estan cambiando, hoy sin ir mas lejos hubo una manifestacion, algo raro de ver por alli.

Puntuación 5
#9
Fernando
A Favor
En Contra

Centín,

¿el comunismo es fuente de riqueza?, ¿por qué crees que la mayoría de rumanos vota al PP?¿por qué Rajoy les cae bien o por qué oyen socialista o comunista y se les ponen los pelos como escarpias?

El ultraliberalismo puede llevar a tiranía y opresión de clase obrera cómo ocurrió en EEUU a principios del siglo xx o en la época de construcción de los ferrocarriles. Es un sistema corrompido pero como decía Churchill "... es el menos malo de todos los que hemos probado hasta ahora...". En un país comunista un comentario en contra del sistema como el tuyo te traería problemas. Sabías que el comunismo es la ideología que más muertos produjo en el siglo xx, más incluso que el nazismo.

Se trata de perfeccionar el capitalismo NO de cambiar de sistema.

un saludo,

EXCELENTE ARTICULO, FELICIDADES

Puntuación 10
#10
franki
A Favor
En Contra

Me parece excelente lo que han conseguido en China, lo que no veo claro es que pasara cuando dejen de crecer a ese fabuloso 8-10%,en un sistema que en cuanto a opresion y derechos humanos tiene todo lo malo del sistema comunista, y tambien del capitalista en cuanto a opresión a las clases obreras.

Puntuación 4
#11
mapcia
A Favor
En Contra

Lo que realmente es un milagro es que el resto del mundo haya dejado hacer a China lo que quisiera sin respetar ni cumplir con ninguna de las reglas internacionales. Así, yo también hago milagros.

Puntuación 6
#12
jorguitonew
A Favor
En Contra

China es la remora americana, cuando los americanos estornudan los chinos se refrian; no hay que olvidar que ese es su mercado por ontonomancia y si hay una despreciacion en el, lo habra con mucha mas fuerza en China, ya estamos observando los millones de parados que regresan al interior, las jugueteras (que invadieron por 30 años el mundo con productos en su mayoria toxicos y mala calidad) han quebrado en sumas asombrosas.Si la situacion no mejora pronto en America, los chinos (creciendo el 8% comienzan a destruir empleo)la van a pasar de rayas.

Puntuación 0
#13
george deschaimps
A Favor
En Contra

Mientras sea el ser humano el que administre los bienes de otro,no habra comunismo practico que valga.Somos ladrones por imitacion,solo hay que ver lo que pasa en occidente,demasiados chorizos con corbata.y bastantes tontosloscojones sean del signo que sean.

Puntuación 0
#14