Motor

Volkswagen lanza el primer SUV coupé eléctrico bajo la denominación ID.5

  • Potencias de 174, 204 o 299 CV con batería de 77 kWh y autonomía hasta 520 km
  • Disponible a partir de 50.020 euros

Volkswagen continúa con la ampliación de la familia de vehículos 100% eléctricos con la llegada del ID.5, una variante coupé del ID.4, con quien comparte plataforma, baterías y motores.

La carrera hacia la descarbonización no se detiene. Para el año 2030 Volkswagen pretende aumentar la cuota de sus vehículos puramente eléctricos en Europa hasta alcanzar al menos el 70% de las ventas, mientras que en América del Norte y China se estima alcanzar un 50% como mínimo.

Hasta 2026, la empresa invertirá 18.000 millones de euros en electromovilidad, hibridación y digitalización y ha anunciado que el último motor de combustión saldrá de la cadena de producción en Europa entre 2033 y 2035. Para el año 2050, Volkswagen quiere alcanzar un balance neutro en cuanto a emisiones de CO2.

Así, en esta nueva etapa y tras la comercialización de los modelos ID.3 e ID.4 llega al mercado la versión coupé ID.5 con dos variantes de tracción trasera, Pro de 128 kW (174 CV) y Pro Performance, de 150 kW (204 CV), así como el GTX con sistema de tracción total y 200 kW (299 CV). En este caso, el motor delantero desarrolla una potencia máxima de 102 CV, mientras que el trasero, que es el que proporciona el movimiento en condiciones normales, aporta 204 CV. No obstante, la instalación de este sistema de tracción total aumenta el diámetro de giro en 1,37 metros, el peso en 200 kg, la velocidad en 20 km/h y reduce la autonomía en 30 km/h. Eso sí, la aceleración se rebaja en el 0 a 100 km/h de 10,4 segundos de la versión Pro a 6,3 s en el GTX.

Dispone de diferentes modos de conducción para variar los parámetros de funcionamiento del motor y la dirección. También puede contar con regulación electrónica de la amortiguación y se ofrecen llantas de 19 a 21 pulgadas.

Estéticamente comparte dos tercios de carrocería con su hermano ID.4, si bien la trasera se diferencia claramente por su estilo coupé, con una luna posterior muy tendida, un spoiler integrado y una cintura más baja.

Además, el nuevo miembro de la familia ID cuenta con la nueva generación de software 3.1 con mejoras en el sistema de control por voz, una potencia de carga superior en corriente continua de hasta 135 kW y la función Plug & Charge, que permite enchufar y empezar a cargar sin necesidad de utilizar aplicaciones, siempre que el usuario se haya acreditado previamente en el sistema.

Volkswagen ID.5 GTX

Mayor capacidad de carga

Gracias a las nuevas funcionalidades en materia de carga, puede conectarse en una estación de carga de corriente continua a un máximo de 135 kW en lugar de 125 kW, de forma que se ahorra hasta nueve minutos cuando se carga del 5 al 80% del nivel de carga. Es decir, se puede llegar al 80% en 29 minutos en las versiones Pro y Pro Performance y en 36 minutos en el GTX. En el caso de utilizar un sistema de carga doméstico, la capacidad máxima de carga en trifásica es de 11 kW. La batería, que cuenta con 12 módulos de 12 celdas, tiene una garantía de 8 años o 160.000 km.

En todos los casos, el acumulador anuncia 77 kWh de capacidad neta, con lo que llega a homologar hasta 520 km, gracias a la mejora aerodinámica de la carrocería respecto a la del ID.4 (CX=0,26), pues anuncia un consumo en ciclo WLTP de 16,9 kWh/100 km en las versiones Pro y Pro Performance y de 17,1 kWh/100 km en el GTX de dos motores.

Volkswagen ID.5

A pesar de disponer de una luna posterior más tendida, la capacidad de carga del maletero no se ve perjudicada por las formas de la carrocería, contando con 549 litros con los respaldos en posición normal y con 1.561 litros con ellos abatidos. También el espacio para piernas y cabeza en las plazas traseras es especialmente amplio. En opción se puede instalar un portón trasero con sistema de accionamiento eléctrico y un gancho de remolque abatible eléctricamente, con capacidad de arrastre de 1.200 kg.

Interior mejorado

Como en el ID.4, la variante coupé cuenta también con dos pantallas, una detrás del volante y otra en el centro, de 12 pulgadas. La pantalla que hace las veces de cuadro de instrumentos puede controlarse a través del volante e incluye nuevos mensajes informativos. Con la incorporación del nuevo software 3.1 el menú de carga que refleja la pantalla central es más informativo y está estructurado de forma más ordenada. Permite el cálculo de la ruta en el navegador con plan de ruta inteligente e indicación de paradas para la carga.

El sistema de reconocimiento de voz también ha sido actualizado para un mejor entendimiento entre hombre y máquina, capaz de reconocer instrucciones o consultas de puntos de interés.

Mejora del software en el Volkswagen ID.5

Otra importante característica del modelo es el sistema de frenado regenerativo, con tres diferentes posiciones: desconectado (en el que no se limita el avance con recarga forzada, activado (actúa en el momento de levantar el pie del acelerador), o automático, capaz de actuar en función de las instrucciones proporcionadas por el sistema de navegación y los sensores de distancia.

Lo que no ha variado en este modelo es el sistema de accionamiento de las ventanillas eléctricas, que sólo cuenta con dos interruptores para las cuatro puertas, de forma que es necesario actuar sobre un conmutador para seleccionar si se eligen las delanteras o las traseras.

Otro elemento que echamos en falta en las versiones GTX es la instalación de levas en el volante para seleccionar el nivel de frenada regenerativa, algo que sí incluyen sus hermanos de gama basados en la arquitectura MEB, Audi Q4 e-tron o Skoda Enyaq.

Gama y precios

La gama del nuevo ID.5 es extremadamente sencilla, pues se ofrece únicamente en tres versiones: Pro, de 174 CV, de tracción trasera, por 50.020 euros; Pro Performance, de 204 CV, también de tracción trasera, por 51.620 euros o el GTX de 299 CV y tracción total, por 57.970 euros.

En opción se ofrecen diferentes paquetes de confort, multimedia, diseño o asistencia, que permiten completar el nivel de equipamiento de serie.

Además, la marca ha establecido tres programas de carga eléctrica para estaciones públicas, denominadas We Charge Free, Go o Plus, que permiten beneficiarse de importantes descuentos. En el caso de la modalidad Free, que no tiene cuota mensual, los precios son de 0,55 euros/kWh en corriente alterna; 0,69 euros/kWh en corriente continua y de 0,79 euros/kWh en supercargadores Ionity.

En la opción "Go", que actualmente tiene una cuota mensual de 2,99 euros, se ofrece la carga en corriente alterna a 0,35 euros/kWh; a 0,24 euros/kWh en continua y a 0,79 euros/kWh en Ionity, mientras que la modalidad pensada para los usuarios que más kilómetros recorren, "Plus", con una tasa mensual de 9,99 euros, pueden cargar en alterna a 0,29 euros/kWh; a 0,39 euros/kWh en continua y a 0,35 euros/kWh en Ionity.

Agrado de uso

Sin duda, una de las principales cualidades del ID.5 es el confort que proporciona a sus ocupantes y el nivel de satisfacción que ofrece al conductor, con brillantes prestaciones, buenos ajustes y elevada precisión en todos los mandos.

Volkswagen ID.5

En todo momento transmite un elevado nivel de confianza, pues aunque el peso del conjunto es bastante elevado (a partir de 2.120 kg), la distribución de las baterías bajo el piso contribuye a rebajar el centro de gravedad. Además, cuenta con un tarado de suspensiones bastante eficaz, con un nivel de firmeza capaz de contener las oscilaciones de la carrocería sin que los ocupantes se sientan incómodos. Dispone de suficiente nivel de potencia para proporcionar un elevado nivel de prestaciones, aunque eso sí, las cifras de consumo se resienten de forma exponencial al aumentar la velocidad en autopistas o en zonas de pendientes pronunciadas.

Una dirección muy precisa y directa también contribuye a dibujar las trazadas de la trayectoria con facilidad, con lo que la conducción carente de ruido y vibraciones resulta especialmente placentera.

comentarios3WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

JuanSinMiedo
A Favor
En Contra

Compre este "bonito" mazacote a pilas, por el módico precio de...."desde" 50.000 euros, una bagatela.

8 años de garantía de batería, ¿y después?, se lo digo yo, ¿compraría usted un vehículo que ya no tiene garantía, y que la sustitución de esa misma batería le puede salir como poco por de cinco a ocho mil mil euros?.. Usted mismo.

Por no comentar que aunque esté en garantía, las células que van muriendo no se las reemplazarán, es desgaste admitido, y por tanto usted verá como su cochecito de 50.000 €, día a día pierde capacidad de almacenaje de energía, y por tanto autonomía.

Encima en este caso concreto el artefacto es feo con ganas.

Y no he comentado nada de los puntos de recarga y el tiempo del proceso.

Puntuación 6
#1
¿¿??
A Favor
En Contra

coches a pilas.....no, gracias!!!!!!

Puntuación 0
#2
JUAN
A Favor
En Contra

como bien dicen, cuentan con un tarado....de suspensiones....

Puntuación 1
#3