Bolsa, mercados y cotizaciones

Miles de nuevos despidos, pero Brown vislumbra un "nuevo orden mundial"

Mientras nuevos anuncios de recortes de empleo deprimieron a Gran Bretaña, el primer ministro Gordon Brown advirtió el lunes de que la crisis no debe servir de excusa para refugiarse en el proteccionismo y vaticinó que un "nuevo orden mundial" emergerá tras la recesión.

Gran Bretaña, que la semana pasada entró oficialmente en recesión económica, se despertó el lunes con el anuncio de que Corus, la segunda mayor empresa siderúrgica en Europa, suprimirá 3.500 empleos en el mundo, de los cuales 2.500 en ese país.

En lo que va de año, numerosas empresas en Gran Bretaña, desde fabricantes de ropa a carros, pasando por la empresa de telecomunicaciones British Telecom (BT) y los bancos -cuyas acciones se han derrumbado, arrastrando la libra- han anunciado millares de despidos.

En este contexto desalentador, Brown advirtió una vez más el lunes de que la única solución a la crisis pasa por la concertación internacional y lanzó una advertencia a aquéllos que con el argumento de la crisis apuestan por el proteccionismo.

En un discurso ante los corresponsales extranjeros en Londres, Brown subrayó que se necesita una acción global para una rápida recuperación de la economía y lanzó nuevos dardos contra el proteccionismo. "Tal como algunos quieren, podemos cerrar los mercados -de capital, servicios financieros, comerciales y laborales- y, así, reducir los riesgos de la globalización", declaró Brown. "Pero eso reduciría el crecimiento mundial, nos negaría los beneficios del comercio mundial y mandaría a millones de personas a la pobreza", alertó.

"Podríamos ver las amenazas y los desafíos a los que nos enfrentamos actualmente como el parto difícil de un nuevo orden mundial y nuestra tarea actual como la transición hacia los beneficios de una sociedad global en expansión, mediante un nuevo internacionalismo", declaró Brown, que el viernes reconoció que no había vislumbrado el alcance de esta crisis.

Los datos oficiales confirmaron el viernes que Gran Bretaña está en recesión.

El primer ministro adelantó que instará a los países a "hacer los ajustes necesarios para un futuro mejor y establecer las nuevas normas para un nuevo orden mundial" durante la cumbre del G20, el grupo de los principales países industrializados y emergentes del mundo, que se celebrará el 2 de abril en Londres.

En el plano político, los despidos y la recesión han costado puntos a Brown: el respaldo popular para el primer ministro y su gobierno ha retrocedido, y los conservadores aventajan ahora a los laboristas por 15 puntos, revelaron sondeos divulgados el domingo.

La semana pasada, el gobierno de Brown dio a conocer un nuevo plan de rescate bancario para garantizar la concesión de créditos, pero éste no parece haber logrado devolver la confianza ni a los bancos ni a los consumidores británicos. Ni tampoco a los electores.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin