Bolsa, mercados y cotizaciones

Más de 2.000 taxistas se concentran en Sol por segundo día consecutivo

Madrid, 29 ene (EFE).- Entre 2.000 y 3.000 taxistas, según fuentes de la Policía, se han concentrado este martes, por segundo día consecutivo, en la madrileña Puerta del Sol, frente a la sede del Gobierno regional para exigir una regulación de los vehículos de transporte con conductor (VTC) en su novena jornada de huelga indefinida.

Durante la protesta, han lanzado al aire unos papeles que reproducían billetes de quinientos euros en los que se podía leer "¿Con cuántos de éstos os han comprado" y han arrojado algún huevo contra la fachada del Ejecutivo madrileño.

En la concentración, entre petardos, bengalas y pitos, han coreado consignas contra el presidente de la Comunidad de Madrid, Ángel Garrido, y otras como "Ni un paso atrás", "Esta bandera no la merecéis", "De la Puerta del Sol, no nos moverán", "Corruptos", "Esta es una historia de puertas giratorias" o "Cucaracha el que no bote es".

También han quemado alguna camiseta con la fotografía del presidente madrileño y el logotipo del PP.

El presidente de la Federación Profesional del Taxi de Madrid, Julio Sanz, ha señalado que "el PP quiere terminar con el sector del taxi en España, pero no lo vamos a consentir".

Sanz ha destacado la unidad de los taxistas, que están recibiendo el apoyo de muchos colectivos "oprimidos", y se ha mostrado convencido de que el sector del taxi va a ganar esta lucha de "David contra Goliat", de trabajadores frente a grandes grupos empresariales.

Tras anunciar concentraciones todos los días frente a la sede del PP, en la calle de Génova, y en la Puerta del Sol, ha expresado el deseo de los taxistas de "solucionar el conflicto" y se ha preguntado por qué la Comunidad de Madrid se niega a regular los VTC como han hecho otras regiones como Cataluña.

"Esto huele muy mal", ha dicho Sanz, quien ha asegurado que espera que no sean "los cómplices de la Gürtel del transporte".

También se ha dirigido a los asistentes Lourdes Rodríguez, una niña de 11 años, hija de un taxista, para señalar que, después de nueve días de huelga indefinida, esto "cada día está peor y cada vez se hace más duro".

La niña ha instado a su padre y sus compañeros, "gente humilde que está preocupada por su puesto de trabajo", a "no bajar los brazos".

Al término de la concentración, se han dirigido hacia la estación de Atocha.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint