Bolsa, mercados y cotizaciones

Ficosa abre un hub de movilidad eléctrica para facturar 2.000 millones en 2024

Viladecavalls (Barcelona), 9 oct (EFE).- Ficosa ha abierto en su planta de Viladecavalls un hub de movilidad eléctrica pionero a nivel internacional en el que desarrollará las soluciones que tienen que hacer posible el coche del futuro y que prevé que contribuya a elevar su facturación hasta los 2.000 millones de euros en el 2024.

En estas instalaciones, que ocupan 1.200 m2 y que han supuesto una inversión de más de 10 millones de euros, trabajan 120 ingenieros, de los que 60 son nuevas contrataciones, un número que se incrementará en un centenar más a lo largo de 2019.

El consejero delegado de Ficosa, Xavier Pujol, que ha presentado hoy el centro a los medios de comunicación, ha destacado que este hub se convertirá en el laboratorio de referencia a nivel mundial en el desarrollo de las tecnologías para la movilidad eléctrica, en concreto para vehículos híbridos y eléctricos.

"Este hub supone un gran hito para nosotros porque nos permite situarnos al frente de la revolución que supone la movilidad eléctrica para el sector con un centro puntero a nivel global", ha subrayado, tras apuntar que los planes del grupo prevén pasar de una facturación de 1.208 millones en 2017 a los 2.000 en 2024.

Este hub, el quinto que Ficosa establece en Viladecavalls, fue visitado ayer por la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto; el secretario general de Industria, Raül Blanco Díaz; la secretaria general de Empresa, Marta Felip; y la alcaldesa de Viladecavalls, Cesca Berenguer, entre otros.

Junto a los centros ya instalados en Viladecavalls dedicados a los sistemas de asistencia al conductor y la conectividad, este último hub completa la apuesta de Ficosa por las tecnologías consideradas claves para el coche del futuro.

"Con ello culminamos también el proceso de transformación tecnológica de Viladecavalls", ha asegurado Pujol, que ha recordado así que Ficosa se hizo cargo de esta planta en 2011 tras la marcha de Sony, convirtiéndola en el centro del negocio de la multinacional catalana.

Una de las soluciones del vehículo del futuro desarrolladas por Ficosa es el primer retrovisor digital que saldrá al mercado en Europa de la mano de Audi y que permite sustituir los espejos tradicionales, ofreciendo más seguridad y nuevas aplicaciones.

Se trata de un sistema, compuesto por cámaras integradas en los laterales del chasis del automóvil y dos pantallas táctiles en la parte interior de las puertas, que permite ampliar el campo de visión, eliminar el ángulo muerto y ofrecer una mejor visión nocturna, entre otras ventajas.

Para hacer frente al volumen de trabajo previsto, Ficosa llevará a cabo el año que viene una ampliación de 750 m2 más del recién inaugurado hub para incorporar un laboratorio adicional.

El plan de negocio para el período 2019-2023 contempla que la multinacional destine al negocio de los nuevos productos tecnológicos más de 500 millones de euros.

Entre otros productos, el hub de "e-Mobility" desarrolla y producen soluciones software y hardware para vehículos híbridos y eléctricos en el ámbito de los sistemas de gestión de baterías y cargadores a bordo certificados.

En la actualidad, en la planta de Viladecavalls trabajan unas 1.400 personas, mientras que Ficosa cuenta con algo más de 1.170 ingenieros en todo el mundo, de los que 700 lo hacen en esta fábrica barcelonesa.

Pujol ha asegurado que su apuesta por la innovación ha llevado al grupo a incrementar sus recursos en I+D, que en 2017 se situaron en el 8 % de las ventas.

La inversión de la multinacional, en la que Panasonic tiene un paquete mayoritario desde 2017, alcanzó los 90 millones de euros el año pasado, un 50 % de los cuales fueron destinados a las nuevas tecnologías.

Xavier Pujol ha subrayado que la alianza con el grupo japonés ha aportado "confort" a la multinacional, de origen familiar, ya que le permite desarrollar con tranquilidad proyectos que suponen "un riesgo" por el ámbito en el que se mueve. "Nuestro balance es sólido", ha señalado.

Aunque la mirada de Ficosa está centrada en el futuro, la multinacional no desatiende su línea de negocio tradicional, los retrovisores analógicos, que todavía supone entre el 85 y el 90 % de las ventas, y que se prevé que crezca hasta el 2023 o 24 en dos o tres puntos.

Fundada en 1949, Ficosa se dedica al desarrollo, la producción y comercialización de sistemas de visión, seguridad, comunicación y eficiencia para la automoción y la movilidad, cuenta con más de 10.500 empleados en 19 países de todo el mundo.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin