Bolsa, mercados y cotizaciones

La mitad de los niños españoles convive con algún fumador en casa y el coche

Madrid, 28 may (EFE).- La Asociación Española de Pediatría ha advertido hoy de que la mitad de los niños y adolescentes españoles están expuestos a humo ambiental de tabaco -una fuente más nociva que muchos de los contaminantes del aire juntos- en lugares donde deberían estar más seguros como el hogar o el automóvil.

Con motivo del Día Mundial Sin Tabaco, que se celebra el próximo 31 de mayo, la AEP ha puesto en marcha una campaña que busca concienciar a los padres para que dejen de fumar en hogares y vehículos, han explicado hoy sus responsables en rueda de prensa.

Para ello, los pediatras distribuirán en las consultas un certificado que los padres deberán firmar delante del niño para prometer mantener la casa y el coche libres de humo.

"Y es que no hay mejor aliado que un niño vea que sus padres adquieran delante de ellos un compromiso", ha subrayado el doctor Juan Antonio Ortega García, coordinador del Comité de Salud Medioambiental de la AEP.

Esta iniciativa pretende de una forma amable que los padres fumadores hagan un intento serio para dejar de fumar, un acto que el doctor Ortega estima que podría hacer uno de cada diez padres.

"Sabemos que van a necesitar de uno o varios intentos pero el hecho de intentarlo ya es un milagro", ha asegurado este pediatra.

La presidenta de la AEP, María José Mellado, ha insistido en que no se debe fumar en ninguna estancia de la casi ni en el vehículo, incluso cuando los niños no están presentes.

Según ha explicado el doctor Ortega, el humo es muy ubicuo y persistente debido a que pesa más que el aire y las partículas se quedan impregnadas en las superficies, de forma que pueden ser inhaladas posteriormente por los niños.

En este sentido, la doctora Mellado ha señalado que los niños son particularmente vulnerables a los efectos del humo, ya que por su altura están más expuestos a los contaminantes que se concentran por debajo del metro de altura, respiran más veces por minuto que un adulto, y su cuerpo está en pleno desarrollo.

La exposición al humo del tabaco en niños está asociada al incremento de las enfermedades respiratorias, otitis, rinitis, asma y muerte súbita. Además, los pediatras han recordado que el riesgo cardiovascular comienza en los primeros diez años de vida.

El doctor Ortega ha incidido en que existen "falsos mitos" entre los padres y madres, como que no hay problema en fumar en el coche cuando no están los niños o con la ventanilla abierta, o hacerlo en otra habitación.

Así, ha asegurado que fumar en el vehículo con las ventanillas abiertas es cinco veces peor que los días con más contaminación y cien veces más si es con las ventanillas cerradas.

"No vale galería, trastero, ni ventana abierta", ha advertido el pediatra, quien ha animado a los padres a que, incluso, cuando fumen fuera de casa se pongan el traje de fumador y se lo quiten al llegar.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin