Bolsa, mercados y cotizaciones

Del mark-to-market al valor imaginario de los activos: no hay que matar al mensajero

No hay mejor manera de evitar una crisis financiera que escondiéndola debajo de la alfombra. Así parece entenderlo el plan de estabilización de emergencia aprobado por las cámaras de EEUU y firmado por el presidente Bush. Una de las medidas recogidas en dicho plan concede a la SEC (Securities and Exchange Commission) la autoridad para suspender la aplicación del principio contable mark-to-market, en aras de una supuesta protección del interés público y de los inversores.

Este principio contable, conocido también como fair value o valor razonable, se recoge en el Statement núm. 157 del Financial Accountant Estandars Board (organismo privado que emite los principios de contabilidad generalmente aceptados en EEUU) y es el que se aplica en la valoración de los instrumentos financieros deteriorados que han protagonizado la actual crisis financiera.

Para algunos gestores bancarios de EEUU el principio del mark-to-market está colapsando el sistema financiero obligando a las entidades a valorar los instrumentos subprime por su valor de mercado. Incluso se ha argumentado que al igual que Abraham Lincoln suspendió el habeas corpus en periodos de guerra, los reguladores deberían suspender la aplicación de este 'dañino' principio contable en estos tiempos de crisis financiera.

Esta solución llevaría a asignar a los activos financieros deteriorados un feliz valor imaginario muy alejado de la realidad hasta que las aguas volvieran a su cauce.

El valor razonable

El valor razonable se define como el precio que sería recibido por vender un activo o pagado para transferir un pasivo en una transacción ordenada entre participantes independientes en el mercado a la fecha de medición. La medición hecha a valor razonable asume que el activo o el pasivo se intercambia en una transacción ordenada entre los participantes en el mercado; no es una transacción forzada (por ejemplo, la liquidación o la venta apresurada). Se trata de una transacción hipotética a la fecha de medición que la empresa al elaborar los estados financieros debe considerar.

La medición hecha a valor razonable asume que la transacción se produce en el mercado de mayor nivel de actividad para ese activo o en ausencia de éste en el que maximice la cantidad que sería recibida.

En los últimos años las firmas de Wall Street han creado y comercializado complejos instrumentos financieros basados en las hipotecas de alto riesgo que eran empaquetadas en atractivos productos de inversión. Estos valores de diseño como los subprime bonds y los collateralized debt obligations (CDOs) tenían por objetivo obtener altos rendimientos avalados por elevados niveles en su rating de solvencia. Ante la explosión de la burbuja inmobiliaria, los mercados empiezan a manifestar sus dudas sobre la bondad de tales productos y los compradores desaparecen súbitamente, surgiendo las dudas sobre su valor.

¿Cuánto valen los activos?

De acuerdo con las normas contables, se pueden utilizar distintos supuestos para fijar el precio de estos activos. Unos están basados en datos observables del mercado obtenidos de fuentes independientes de la entidad emisora de la información. Otros utilizan inputs no observables basados en hipótesis de la entidad que reporta. Hay un aspecto clave para incrementar la consistencia y la comparabilidad en las mediciones hechas a valor razonable como es la jerarquía que prioriza en tres niveles para las técnicas de valuación.

Dicha jerarquía da la prioridad más alta a los precios cotizados en mercados activos para idénticos activos (nivel 1), es decir en mercados en los que se producen transacciones con frecuencia y volumen suficiente para ofrecer información continua sobre la fijación de precios. Le siguen los precios cotizados para activos similares en mercados activos (nivel 2). La prioridad más baja corresponde a los inputs no observables (nivel 3), que serán usados para medir el valor razonable en la medida en que no estén disponibles inputs observables y en situaciones en las que haya poca actividad de mercado.

Cuando el mercado para los activos financieros de mala calidad basados en las hipotecas subprime desaparece, las entidades financieras empiezan a utilizar índices para su valoración como el Markit ABX, que no arrojan buenos resultados. Al final hay que recurrir al único método de valoración posible basado en datos no observables (nivel 3), como es el descuento a valor presente de los flujos de efectivo futuros que generará el activo. La medición se basa en las expectativas actuales que el mercado tiene respecto a esas cantidades futuras. Son cantidades de difícil estimación, en muchos casos inciertas por el riesgo que al final depende de que los propietarios de viviendas hipotecadas cumplan con sus pagos.

Todo esto, además de acarrear importantes dificultades de valoración, ha producido resultados desastrosos en los balances de entidades como Lehman Brothers, Fannie Mae y Freddie Mac, que se han visto abocadas a la quiebra.

No hay que matar al mensajero

Algunos financieros innovadores han encontrado la solución a todos estos problemas: nada mejor que la supresión del valor razonable, ya que su cálculo está basado en hipótesis cada vez más pesimistas.

Sin embargo, la supresión del principio del valor razonable no va en interés de los inversores ni de la transparencia de los mercados de valores. La confianza del público en el sistema financiero podría ser socavada por estos intentos de disfrazar el valor actual de los activos deteriorados y, por ende, de la imagen fiel de los estados financieros de las empresas afectadas. Es importante subrayar que el valor razonable ha contribuido positivamente a poner de manifiesto la severidad de la crisis a la que se enfrentan los mercados de crédito y determinadas instituciones, pero no ha creado la crisis.

Muchos de los requerimientos contables actuales proceden de la crisis de las Saving and Loan de la década de 1980, cuando los reguladores debieron aprender que no conocer el valor real de los instrumentos financieros puede ser devastador si la burbuja finalmente explota y las instituciones financieras se ven obligadas a cerrar sus puertas.

Aunque determinar el valor razonable de los instrumentos financieros en un mercado carente de liquidez puede suponer un reto, las prácticas actuales proporcionan un método consistente y uniforme con una amplia información para los inversores. Las autoridades económicas, responsables de restaurar la confianza en el sistema financiero, no deberían culpar al valor razonable, el cual es simplemente el mensajero de la crisis, no la causa.

Juan Miguel del Cid Gómez es Catedrático de Economía Financiera y Contabilidad de la Universidad de Granada

comentariosforum8WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin

forum Comentarios 8

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Transparente
A Favor
En Contra

Es fundamental mantener el mark to market como un elemento básico del sistema. Si en tiempos de guerra se suprime el habeas corpus, también se fusila a los estraperlistas, especuladores, propagadores de rumores, etc. y parece que no se ha oído nada sobre cambios de normas de Hedge funds, emisores de estructurados, derivados especulativos y demás.

Puntuación 19
#1
Josu
A Favor
En Contra

Yo alucino. Y por que no hacen una valoracion Fair Trade de los sellos de Forum o Afinsa para q tengan el valor en condiciones de mercado "normales"? La razon es simple, eran unos donnadies q "evadian" capitales de los bancos tradicionales, tan necesarios para q el sistema este bien engrasado y mantener a los ricos arriba y a los pobres abajo.

Puntuación 13
#2
yo
A Favor
En Contra

mark to market!! obligatorio... que aprendan de una vez!! y que se rescate del olvido el escandalo Forum y AFinsa propagandistico del gobierno que destrozo por voluntad propia los ahorros de muchos españoles además de muchos puestos de trabajo...

espero que no se les ocurra garantizar las perdidas de aquellos que compraron activos de lehman brothers a traves de banif... si no sabeis en lo que invertis ahí os quedais con las perdidas!! que seguroq ue las podeis asumir por estar en banif. De forum no han garantizado nada... ademas de reventar el patrocinador de un equipo mítico y que ahora ha descendido por culpa d estos rojazos!!

Puntuación -13
#3
DANIEL
A Favor
En Contra

Es muy simple la valuacion tiene que ser la del mecado son las reglas de juego tenemos que poner los pies sobre la tierra o seguir con burbujas en el aire como ahora y asi nos va,ES DOLOROSO PERO ES LA UNICA FORMA DE ACCEDER A UN MERCADO ESTABLE Y NORMAL.

Puntuación 4
#4
http://proteccionactivos.wordpress.com/
A Favor
En Contra

Siempre habrá tecnicas para disfrazar la verdad, da igual los criterios o las leyes que se adopten.

Puntuación 5
#5
Eugenio del Puerto
A Favor
En Contra

Es algo increible. Resulta que EEUU "promueve" la adaptación internacional a sus normas contables (NIC/NIFF) y nos obliga a adaptar, en consecuencia, nuestro plan general de contabilidad, en especial prevaleciendo criterios de valoración como el VALOR RAZONABLE; y ahora, de algún modo, quieren volver a cambiar las normas de juego. Todos sabemos las dificultades de valoración de los instrumentos financieros. En fín, por eso es la gran potencia, para cambiar cualquier regla a su antojo.

Puntuación 1
#6
aguirredimiteya¡¡¡
A Favor
En Contra

AL FINAL TODO ESTALLARA...ES UNA HUIDA HACIA ADELANTE...POBRE DE LAS GENERACIONES FUTURAS

Puntuación 1
#7
rafa sanchez1
A Favor
En Contra

Será la ruina del sistema financiero americano, y de todo el que siga sus pasos. La huida de capitales sería inmediata.

Puntuación 1
#8