Bolsa, mercados y cotizaciones

Normalidad en los servicios mínimos de metro y retenciones en los accesos a Barcelona

Barcelona, 22 feb (EFE).- Las primeras horas de la huelga en el Metro de Barcelona se han desarrollado con normalidad y se han cumplido los servicios mínimos decretados por la Generalitat, aunque los accesos a Barcelona están soportando importantes retenciones, que alcanzan los 12 kilómetros en la Ronda de Dalt.

La huelga está poniendo a prueba la movilidad en la ciudad, donde a los paros en el metro se han sumado hoy la mayor afluencia de público debido a la celebración del Congreso de Móviles y la lluvia que ha caído sobre la ciudad y su área metropolitana las últimas horas, así como varios accidentes de tráfico en vías de acceso a la ciudad.

Transportes Metropolitanos de Barcelona (TMB) ha informado de que el metro ha circulado en servicios mínimos del 50 % entre las 06.30 y las 09.30 horas de la mañana, con una frecuencia de paso de entre 7 y 8 minutos, tal y como estaba previsto en los servicios mínimos.

Los convoyes viajaban llenos de pasajeros, aunque no se han producido grandes aglomeraciones en los andenes, y los autobuses, que mañana están también convocados a la huelga, iban mucho más llenos de lo que es habitual, ya que han recogido buena parte del pasaje que normalmente utiliza el metro en sus desplazamientos.

TMB ha informado de que, de forma preventiva, se ha optado por no abrir algunos de los accesos de una veintena de estaciones para poder gestionar mejor los flujos de pasajeros, aunque ninguna de las estaciones ha permanecido cerrada.

En las estaciones que tienen puertas automáticas junto a las máquinas validadoras de tiques se ha regulado el acceso de pasajeros en función del espacio disponible en los andenes.

Según TMB, el número de usuarios que ha optado por utilizar el metro ha bajado respecto a un día normal, a pesar de lo cual se ha producido alguna aglomeración puntual.

En superficie, la huelga ha repercutido en el tráfico rodado en los accesos a Barcelona, donde se están produciendo importantes retenciones de vehículos, agravadas por pequeñas colisiones y por algún vehículo averiado.

El Servei Català del Trànsit (SCT) ha informado de que en los accesos norte a Barcelona se registran 8 kilómetros de retenciones en la C-58, entre Barberà del Vallès y el Nudo de la Trinidad, lo que ha obligado a abrir el carril VAO a la circulación de todo tipo de vehículos de entrada a la ciudad.

La Autopista del Vallès soporta igualmente 5,5 kilómetros de colas entre Ripollet y el Nudo de la Trinidad, mientras que en la C-16 hay 11 kilómetros en Sant Cugat, en la C-17 las colas se suceden durante 5 kilómetros y en la AP7 en Mollet se registran 7 kilómetros de retenciones.

En las vías de acceso a Barcelona desde el Baix Llobregat hay 10 kilómetros de colas entre Molins de Rei y la avenida de la Diagonal de Barcelona, en la AP2 hay 4 kilómetros a la altura de El Papiol y la A2 en Pallejà ha llegado a acumular unos 6 kilóemtros.

Las Rondas de circunvalación de la ciudad van igualmente muy llenas y en la de Dalt, entre la carretera de Esplugues y el Nudo de la Trinidad hay 12 kilómetros de retenciones.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin