Bolsa, mercados y cotizaciones

Jim Rogers: "Rusia es el activo más odiado y me interesa lo que el resto del mundo odia"

  • "Ya existen daños colaterales importantes debido a las políticas de la Fed"
  • "El euro sobrevivirá pero no en su forma actual"

En un momento marcado por la volatilidad generada por los precios del crudo, el inversor Jim Rogers atiende a elEconomista para hacer repaso a su cartera. Rogers, la otra mitad del Quantum Fund, junto a George Soros, sigue creyendo en la hegemonía china y no le preocupan los altibajos en el camino. Pese al desplome del rublo y la renta variable rusa, este inversor incide en que algunos de sus activos siguen siendo atractivos. Por eso, confiesa que seguirá comprando más.

Precisamente, el jueves el Banco de Rusia elevó los tipos de interés el hasta el 10,5% con el objetivo de frenar el hundimiento del rublo, que en lo que va de año ya se deprecia contra el dólar más de un 41%.

El rublo se encuentra en caída libre y la economía rusa sufrirá una recesión en 2015. ¿Sigue interesado usted en este mercado?

La renta variable de Rusia es la más odiada del mundo en estos momentos y a mi me interesa todo lo que el resto del mundo odia. Es cierto que lo precios del crudo han caído, sin embargo, las sanciones no están teniendo mucho efecto. A Europa no le han sentado bien y salvo Estados Unidos, el resto del mundo intenta bordearlas. De hecho, están teniendo el efecto contrario ya que están uniendo aún más a Rusia y Asia. Esto dañará tanto a Europa como a Estados Unidos a largo plazo. Pese a que la caída del petróleo seguirá afectando a la economía rusa, el país cuenta con importantes reservas naturales y financieras. Los activos están muy baratos, por lo que he invertido en acciones rusas y seguiré comprando más.

Hablando de los precios del crudo, ¿llegaremos a ver un barril por debajo de los 40 dólares?

Por supuesto, pero no se mantendrá en dichos niveles por mucho tiempo. En estos momentos Estados Unidos tiene frentes abiertos con Irán y con Rusia, es por ello que ha presionado a Arabia Saudí para aumentar la producción y poner presión sobre ambos países. A su vez, Arabia Saudí está extasiada porque esto pone presión sobre la industria del fracking en América. Si Irán responde a los acuerdos nucleares como Washington pretende y Moscú reacciona como la Casa Blanca espera, en lo que se refiere a Ucrania, los precios del petróleo volverán a subir de nuevo. Esto es temporal porque muchas petroleras no pueden sobrevivir con un barril a 65 dólares por mucho tiempo.

Otra de las materias primas que sufre es la onza de oro, ¿seguirá cayendo este metal precioso?

No me sorprendería si llegase a cotizar por debajo de los 1.000 dólares. El oro ha operado al alza durante 12 años seguidos sin ninguna corrección y eso es poco frecuente. La corrección actual será inusual también. Debemos tener en cuenta que la mayoría de los activos sufren una corrección del 50% de su valor cada varios años, es así como funcionan los mercados. Si finalmente el oro sufre esa corrección como estamos viendo y cae por debajo de los 1.000 dólares, espero ser lo suficientemente inteligente para comprar más.

La renta variable de EEUU no ha sufrido una corrección desde los mínimos de 2009. ¿Quiere decir esto que llegará pronto?

Debemos esperar. La subida ha sido producto de la impresión artificial de dinero. Es la primera vez en la historia en que los bancos centrales de Japón, Europa, Reino Unido y Estados Unidos han imprimido dinero al unísono. El rally es artificial y llegará a su fin. Cuando esto ocurra vamos a tener problemas muy serios. Ya existen daños colaterales importantes debido a las políticas de la Fed. La gente de a pie, que invierte y ahorra de forma responsable para su jubilación, está viendo cómo sus planes están siendo destruidos. Son las principales víctimas de lo que está ocurriendo.

A la espera de que el Banco Central Europeo se sume al vagón de la compra de bonos soberanos, ¿ha mejorado la situación realmente en la eurozona?

Aparentemente sí, pero muchos de sus miembros están engañando con sus objetivos fiscales y eso no es sostenible. El euro sobrevivirá pero no en su forma actual. Algunas economías están experimentando una recuperación. La impresión de dinero surte efecto, sólo hay que ver la renta variable alemana. Sin embargo, el contexto general sigue sin ser bueno, ya que el endeudamiento continúa al alza. Cuando los estímulos lleguen a su fin habrá un mayor endeudamiento y el problema será mucho mayor. En el caso de España creo que se debe abrir la economía y dejar de lado la excesiva regulación. Si a ello se sumase el pago de deuda, España sería un país muy interesante y excitante para los inversores, pero eso no va a ocurrir.

Usted es conocido por su exposición en China. ¿Le preocupa el debilitamiento o el aterrizaje forzoso de la economía?

No. Sigo siendo muy optimista con China, que será un gran país a nivel mundial. Eso no quiere decir que no vaya a haber problemas en el camino. Estados Unidos ha sufrido numerosas depresiones antes de llegar donde está. China será el país más importante del siglo XXI.

¿Seguirá entonces el renminbi apreciándose contra el dólar?

A lo largo del tiempo sí. En estos momentos tengo más dólares que renminbis en mi portafolio de inversión. Aún así, considero que el dólar enfrenta serios problemas porque la gente lo considera un valor refugio en tiempos de volatilidad. Estoy convencido de que colapsará y dejará de ser la moneda de reserva por excelencia pero hasta entonces invierto en ambas divisas.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud