Bolsa, mercados y cotizaciones

Las cajas de ahorro tienen tres días para buscar miles de millones

Venta de activos, fusión con la competencia, cotización en Bolsa: las 17 cajas de ahorro españolas buscan miles de millones de euros con plazo hasta el jueves para probarle al Gobierno que son solventes o que lo serán en breve, lo que ha puesto el sector en efervescencia.

Ese día, el Banco de España hará cuentas y separará los buenos alumnos -los que tienen un ratio de solvencia (capital social y beneficios en reservas respecto a los créditos otorgados)- y los malos alumnos, a quienes les indicará de cuánto deben disponer de aquí a septiembre si no quieren ser motivo de una nacionalización parcial temporal.

Según la agencia de notación, Standard & Poor's, hasta once cajas necesitarán capitales suplementarios.

Las cajas de ahorro, establecimientos regionales que parecen fundaciones, generalmente pequeñas y que no cotizan en bolsa, sufrieron el estallido de la burbuja inmobiliaria y la recesión que golpeó a España desde finales de 2008 hasta inicios del 2010.

Su precaria salud inquieta a los inversores, lo que obligó a las autoridades de Madrid a recurrir el 18 de febrero a nuevas reglas de solvencia.

Sobre las necesidades del sector, las cifras se muestran divergentes: el cálculo del Gobierno de 20.000 millones de euros (tras los 12.000 millones destinados por los fondos públicos en el 2010) es considerado demasiado optimista por los mercados.

Moody's estima que necesitan 50.000 millones, pero parte del principio que todas las cajas deberán alcanzar el 10%. "Los estudios (de analistas) que he leído van de los 22-23 a unos 28.000 millones", destaca Gonzalo Gómez Bengoechea, investigador de la IESE Business School de Madrid.

"El Gobierno busca obtener inversores extranjeros para esas cajas, por lo que es lógico que tienda a minimizar (la cifra) para hacer más atractivo el tema", añadió.

Las autoridades instan a las cajas de ahorro a que busquen prioritariamente fondos privados, lo que les brinda diversas opciones: abrir su capital a inversores y/o entrar en Bolsa, lo que les obliga a convertirse en bancos o vender sus activos.

Sin sorpresas, estas entidades, que ya vivieron un 2010 muy movido, que se fusionaron para reducir su número de 45 a 17, debieron optar por convertirse en bancos: diez lo lograron o lo están buscando. Entre ellos, cinco calculan entrar en Bolsa.

Algo para abrir el apetito de quienes quieren entrar en el sector: los fondos de inversiones extranjeros (una decena estarían al acecho, según la prensa) o los propios bancos españoles.

El número dos del sector bancario español, el Bilbao Vizcaya Argentaria (BBVA) dice querer "aprovechar" para "entrar en juego".

Incluso entre cajas "todo el mundo conversa con todo el mundo", confió Albert Puig, director de comunicación de Caixa Penedès, una de las cajas que integran Mare Nostrum, que podría avalar en los próximos días Caja Duero España.

Otra opción son las cuatro uniones de cajas que cedieron participaciones industriales para atraer capitales.

El jueves, las cajas que no logren el nivel requerido podrán pedir inmediatamente una ayuda al Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), bajo forma de toma de participación por una duración máxima de cinco años.

Si creen que pueden lograrlo por sí solas, deberán presentar al Banco de España, en 15 días, un plan de refinanciación hasta septiembre, fecha en la que el FROB podrá intervenir nuevamente.

Excepcionalmente, algunas tendrán hasta diciembre para abrir su capital a inversores y hasta marzo de 2012 para entrar en Bolsa.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint