Bolsa, mercados y cotizaciones

La Super Bowl garantiza un año alcista seguro en Wall Street

Según una estadística con un 80% de acierto, dependiendo de la conferencia a la que pertenezca el equipo que gane el partido, quedará condicionada la trayectoria de los mercados. Este año, pase lo que pase, el Dow Jones subirá ya que ambos conjuntos pertenecieron originariamente a la misma conferencia.

Para hablar de la Super Bowl es casi imposible no utilizar ningún término superlativo. La final del fútbol americano es el espectáculo deportivo con mayor audiencia del mundo, el que puede llegar a tener la reventa de entradas más caras, el que registra mayores costes publicitarios, el que cuenta con mayor difusión entre más de 200 países... y así hasta formar una enorme lista de características que parece no terminar nunca.

El próximo domingo los Pittsburgh Steelers y los Green Bay Packers saltarán al césped del Cowboys Stadium de Texas y no sólo los amantes del deporte estarán pendientes de las yardas y los touchdowns. En este partido también se juegan, aunque paradójicamente nada este año, los mercados americanos ya que, según marca la tradición, respaldada por casi un 80 por ciento de acierto, según la conferencia que gane el partido, el índice de las bolsas acabará el año en positivo o negativo.

El funcionamiento de esta teoría es muy sencillo. Como ocurre en la NBA, hay dos conferencias que se disputan la final: la NFC (National Football Conference) y la AFC (American Football Conference). La historia dice que cuando el equipo que pertenece a la NFC gana el partido, el Dow Jones sube ese año. Si, por el contrario, resulta ganador el representante de la AFC, las bolsas estadounidenses estarán condenadas a cerrar con números rojos.

Sin embargo, este año puede estar tranquilo porque pase lo que pase los mercados acabarán en verde. La razón es que, aunque actualmente cada uno de los equipos que disputan la final pertenece a una y otra conferencia, originariamente los dos formaban parte de la NFC, y ése es el dato que cuenta a la hora de formular esta particular estadística.

Así, esta edición los mercados americanos respiran tranquilos ya que los Packers de la NFC tendrán en frente a un reconvertido Steelers, que jugará como alcista, en un partido que promete buenos números para 2011 en la bolsa.

Fiable, pero no infalible

Esta fórmula cuenta con un asombroso índice de acierto que se sitúa por encima del 77 por ciento. El actual formato de conferencias de la Super Bowl se ha disputado en 44 ocasiones desde 1967 y tan sólo se cuentan diez partidos en los cuales no se haya correspondido el resultado con el comportamiento del mercado. Así, durante las finales de los años 60 y las décadas de los 70 y 80 sólo se cuentan dos fallos en esta fórmula.

Pese a que la historia este año parece que acabará con buen desenlace en un partido en el que las predicciones sitúan como favoritos a los Pittsburgh Steelers en las apuestas, hay que tener cuidado ya que el mecanismo parece estar desgastándose y en los últimos años es cuando más ha fallado, errando en siete de las trece últimas ediciones.

Y si no, siempre quedará el oro

El activo refugio por excelencia no podía faltar en la final de las finales. Los jugadores vencedores se llevan a casa un anillo cada uno que en cada edición varía en tamaño, diseño y coste y suele estar considerado como una de las joyas más valoradas del mundo. La temporada pasada, los Saints recibieron 750.000 dólares -5.000 por pieza a cambio de 150 unidades-.

Los anillos siempre han sido un objeto de deseo para algunos y así han llegado a manos de conocidas personalidades como Frank Sinatra, que se lo compró al propietario de los Oakland Raiders o a las del mismo Vladimir Putin, a través de un obsequio realizado en 2005 de parte del propietario de los New England Patriots, Robert Kraft.

comentariosforumWhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin