Bolsa, mercados y cotizaciones

El BCE mantiene sin cambios su tasa principal pero endurece el tono

El Banco Central Europeo (BCE) mantuvo este jueves sin cambios su principal tasa de interés en el 1%, tal como se esperaba, aunque dio a entender que esta situación podría cambiar si la inflación sigue subiendo.

La tasa principal del BCE, barómetro del crédito en la Eurozona, se mantiene en este histórico nivel bajo desde mayo de 2009.

Los analistas apuestan a que esta tasa continúe en el 1% durante varios meses más.

Pero la situación podría cambiar tras el alza del 2,2% de la inflación en diciembre en la zona euro, por encima del objetivo a medio plazo del BCE, que quiere mantenerla cerca del 2%.

"Está claro que haremos todo lo posible para preservar la estabilidad de los precios", declaró el presidente del BCE, Jean-Claude Trichet, al final de la reunión del consejo de gobernadores de la institución en Fráncfort (oeste). Trichet dijo sin embargo que el BCE no se comprometía "nunca por adelantado sobre las tasas de interés, destinadas a garantizar la estabilidad de los precios".

Para los analistas, la posición del BCE es diferente a la del año pasado. "La reunión de hoy indica claramente que el BCE vuelve a su prioridad y que la inflación será la primera de sus precupaciones en 2011", comentó el experto Carsten Brzeski, de ING. De todos modos, "en este momento, un alza de las tasas podría hacer más mal que bien", juzgó el analista, para quien los países frágiles de la Eurozona "son aún demasiado débiles para resistir tasas más elevadas".

En la misma sintonía, el economista Jörg Krämer, de Commerzbank, señaló que las declaraciones de Trichet no quieren decir que el BCE vaya a aumentar sus tasas este año porque "la zona euro se encuentra en su crisis más profunda desde la introducción del euro".

Por otra parte, Trichet reiteró su petición a los responsables europeos para "mejorar la eficacia del fondo" de apoyo europeo destinado a ayudar a los países de la Eurozona en dificultades financieras. En ese sentido, los países de la Unión Europea (UE) mantienen conversaciones para duplicar eventualmente la ayuda disponible para los Estados de la zona euro en dificultades hasta 1,5 billones de euros, indicó este jueves a la AFP el ministro belga de Finanzas, Didier Reynders.

Un aumento de los recursos del mecanismo es considerado necesario por muchos economistas para tratar de acabar definitivamente con la inquietud que sacude desde el año pasado los mercados a causa de la crisis de deuda pública en la zona euro, que ya forzó los rescates de Grecia e Irlanda y amenaza ahora Portugal y España.

Interrogado sobre el programa de compra de obligaciones de Estado lanzado por el BCE en mayo de 2010, en plena crisis de la deuda griega, Trichet se limitó a responder que iba a continuar.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint