Bolsa, mercados y cotizaciones

Un fondo dañado por la crisis crediticia atrapa 120 millones de euros españoles

BNP congela el dinero que unos mil españoles tienen en su producto 'Parvest Dynamic ABS'. Foto: Archivo

Si usted está de vacaciones y tiene invertido dinero en el fondo de BNP Paribas Parvest Dynamic ABS, mejor deje de leer este artículo porque se ahorrará un disgusto. Además, tampoco ganará nada con levantarse agitado de la tumbona y llamar a su asesor para que le saque el dinero del fondo, ya que los euros que tiene en el mismo están retenidos hasta nuevo aviso.

Ésta ha sido la drástica decisión que se han visto obligados a tomar en la gestora del banco francés con este fondo y otros dos productos -BNP Paribas ABS Euribor y BNP Paribas ABS Eonia, no comercializados en España-. Todo, por culpa de las "anormales condiciones de liquidez", según BNP, que está viviendo el mercado de crédito estadounidense y sobre todo el referenciado a préstamos hipotecarios de alto riesgo, los llamados subprime, donde los impagos ya rozaban el 14 por ciento en Estados Unidos al cierre del primer trimestre.

Unos mil españoles afectados

En realidad no se trata del primer caso que afecta a España -WestLB ya suspendió en julio su fondo West LB ABS-, pero sí el primero de gravedad, ya que el fondo afectado de BNP contaba con unos 120 millones de euros de ahorradores particulares españoles a cierre de 2006, según informó la gestora a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Más otra no desvelada, que procede de inversores institucionales, como cajas de ahorros, seguros o pensiones.

Desde BNP Paribas no ofrecieron datos exactos del número de partícipes del fondo en España, pero podrían ser más de un millar (en diciembre la cifra total de inversores en el fondo era de casi 8.000), ya que este producto, como otros muchos de este estilo, tiene cabida en muchas carteras que los bancos privados hacen para sus clientes.

Resulta curioso que la mancha de aceite haya llegado a España a través de los fondos de inversión y no precisamente de los que en teoría tienen más riesgo, sino todo lo contrario: "La paradoja es que los afectados son de perfil muy conservador", dice Borja Largo, del de- partamento de consultoría de inversiones de Allfunds Bank.

Éste es el peor de los mundos para los españoles, que se distinguen sobre el resto de Europa por su carácter conservador. De hecho, casi siete de cada diez euros invertidos en fondos en España están en productos de bajo riesgo, según datos de Ahorro Corporación.

Y lo peor es que los casos de BNP o WestLB, entre otros, pueden ser sólo la punta del iceberg. "Esto va a hacer mucho daño", comenta David Navarro, de Inversis Banco, entidad en la que se han deshecho en sus carteras de todos los productos que puedan sufrir algún daño colateral por la crisis las hipotecas basura, "aunque para ello hemos tenido que apuntarnos pérdidas por salir", asegura.

El hecho de que muchos inversores hayan actuado de este mismo modo explica noticias como la de BNP. ¿Por qué? "Esto del crédito es como una bola de nieve", explica Enrique Borrajeros, socio director de Abante Asesores. Aunque en teoría los activos en los que invierten estos fondos son seguros y pueden no fallar en el pago de los intereses -así ocurre en el fondo de BNP comercializado en España, cuyas inversiones tienen la segunda nota de calidad más alta posible-, las caídas se originan porque algunos inversores se ponen nerviosos y solicitan retirar su dinero. Eso obliga al gestor a acudir al mercado a vender y, como el miedo impera, no le queda más remedio que vender a precios ínfimos.

¿Suspender o perder más?

Además, al aplicar este bajo precio al resto de activos en cartera, la valoración del fondo se hunde y el resto de partícipes se asusta y pide vender, con lo que las pérdidas se agigantan. Ante estos círculos viciosos, explica Borja Largo, de Allfunds, "las gestoras están adoptando dos estrategias: suspender el fondo, como ha hecho BNP, o seguir valorándolo a precios de mercado. Yo, por sorprendente que parezca, prefiero la primera porque en las condiciones actuales del mercado los precios no se rigen por fundamentos sólidos", dice.

Sobre todo, cuando se ve lo que está sucediendo con algunos fondos que están permitiendo los reembolsos, como el Axa WF US Libor Plus, que ha perdido cerca de un 25 por ciento en el último mes. La gestora informó a sus clientes de que los bonos en que invierten no han sufrido impagos, pero el mercado ahora no atiende a razones.

Consulte toda la información completa con la suscripción al diario elEconomista

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin