Bolsa, mercados y cotizaciones

Los grandes acuerdos de la historia

El Secretario del Tesoro de EEUU, Timothy Geithner, ha anunciado que en la próxima reunión del G-20 planteará una serie de coordenadas para tratar de poner en orden el desaguisado cambiario actual. ¿Camina el mundo hacia un nuevo acuerdo de divisas?

No sería el primero, desde luego. En la historia abundan los pactos, sobre todo en el último siglo, para estabilizar los precios de las monedas. Los principales han sido los siguientes.

1. Patrón oro

Pese a no ser propiamente un acuerdo, sino más bien una convención asumida, fue el orden que más tiempo duró y el que más ha quedado grabado en la memoria de la economía. Aunque el oro fue utilizado como moneda propiamente dicha a lo largo de los tiempos, el patrón oro, entendido como un sistema en el que había una equivalencia entre los billetes y las monedas en circulación y las reservas del metal precioso de un país, se asentó definitivamente en el siglo XIX. Con algunas variantes, como el bimetalismo -las monedas estaban respaldadas por oro y plata-, estuvo vigente hasta la I Guerra Mundial.

Fue entonces cuando comenzó su decadencia definitiva. Aunque Gran Bretaña lo recuperó, de la mano de Winston Churchill, en 1925, se desvinculó del patrón oro seis años después. Posteriormente, los Acuerdos de Bretton Woods lo reinstauraron parcialmente. Pese a que el dólar estadounidense pasó a ser el pivote del sistema instaurado en 1944, el billete verde quedó vinculado a un cambio de 35 dólares por onza del metal precioso. Y así fue hasta que, el 13 de agosto de 1971, el presidente estadounidense Richard Nixon pronunció un histórico discurso en el que desligaba al dólar del metal precioso. El último vestigio del patrón oro había muerto.

2. Acuerdos de Bretton Woods

Occidente pareció aprender la lección. Lo hizo, eso sí, tras dos Guerras Mundiales. Cuando la IIGM estaba terminando, las delegaciones de 44 países se reunieron en Bretton Woods (New Hampshire, EEUU) para diseñar el nuevo mapa económico posterior al conflicto. Basado en el multilateralismo con el objetivo de estrechar los lazos entre los países y fomentar el comercio internacional, y así evitar una tercera contienda, también definió un nuevo orden cambiario.

La clave era el dólar estadounidense, cuya hegemonía quedó confirmada entonces. El billete verde debía mantenerse a un cambio de 35 unidades por onza de oro y el resto de las monedas, a su vez, gravitaba en torno a la estadounidense. Todo bajo un sistema de tipos de cambio fijos, pero ajustables, y que contaba con un vigilante constituido, entre otras metas, para defender esa estabilidad: el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Con fricciones periódicas, logró domar la inestabilidad previa a las dos Guerras Mundiales. Pero la propia definición del Sistema de Bretton Woods contenía la semilla de su destrucción. EEUU, cansado del creciente déficit comercial derivado de la fijación del cambio del dólar, anunció su ruptura en 1971. Firmó así la defunción de Bretton Woods.

3. Acuerdo Smithsonian y Serpiente Monetaria

El fin de Bretton Woods generó una sensación de orfandad que precipitó la búsqueda de una serie de acuerdos para intentar mantener el orden cambiario. Los más relevantes fueron el Smithsonian, por el que el dólar dejaba de cambiarse en oro y se le concedía una mayor banda de flotación (+/-2,25%), y la Serpiente Monetaria, surgida en el seno de la Comunidad Económica Europea (CEE) con la meta de definir un sistema en el que las divisas de la región se movieran dentro de unas bandas de fluctuación contra el dólar. Ninguno de los dos tuvo éxito. Paulatinamente, el mundo se estaba preparando para que sus divisas se movieran con libertad.

4. Sistema Monetario Europeo

Europa no cejó en su empeño. Y el 13 de marzo de 1979 entró en vigor el Sistema Monetario Europeo (SME). Arrancaba así un proyecto cuya aspiración final consistía en crear una moneda única para los países de la CEE y cuyas líneas cardinales quedaron establecidas en un plan denominado Mecanismo de Tipos de Cambio (MTC), que persiguió limitar los movimientos de las divisas y crear una moneda virtual común, el ecu. 

A diferencia del Smihsonian y la Serpiente, el SME funcionó. Progresivamente se fueron sumando nuevas monedas, como la libra esterlina o la peseta en 1989. Todo marchaba bien... hasta 1992. La negativa danesa al Tratado de Maastricht provocó una profunda crisis de confianza en el proyecto que se intensificó cuando la libra lo abandonó en septiembre de ese año. Las autoridades europeas tuvieron que modificar las condiciones del MTC, lo que posibilitó que siguiera en pie.

Salvado este sobresaliente escollo, el proyecto de unificación monetaria y cambiaria se reforzó. Y dio lugar al que, sin duda, es la mayor aventura cambiaria de la historia moderna: el nacimiento oficial del euro en 1999.

5. Hotel Plaza y Louvre

En paralelo al SME, el dólar comprobó que su condición de moneda hegemónica cuyo valor determinaba el mercado de divisas generaba no pocos contratiempos. Y en los años 80 se sucedieron las reuniones entre las principales potencias del mundo para tratar de reequilibrar el cambio del billete verde.

La primera de ellas tuvo lugar hace 25 años. Consistió en los Acuerdos del Plaza (1985), que buscaron una devaluación controlada del dólar frente a otras monedas, como el yen o el marco. Dos años después, el problema era el contrario. El dólar había bajado, sí, pero demasiado rápido. Y EEUU, Alemania, Canadá, Francia, Japón y Reino Unido, reunidos en París, alcanzaron los Acuerdos del Louvre (1987), en el que pactaron estabilizar la situación. Sobre todo, las autoridades norteamericanas aceptaron tomar decisiones para sostener el valor del dólar.

Ha sido el último gran pacto cambiario de la historia. Consagró la influencia del G-5, y sucesivamente del G-7 y otros grupos de poder, en la materia cambiaria. Más de dos décadas después, Geithner pretende actualizar esta etapa. Lo intentará los próximos días 11 y 12 de noviembre en Corea del Sur, que es donde tendrá lugar la siguiente cumbre del G-20.

comentarios19WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin

Comentarios 18

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

antiprogre
A Favor
En Contra

Todos los países utilizan el desorden monetario en beneficio propio, así ha sido, es y será.

En décadas anteriores, solo los países avanzados tenían capacidad humana para beneficiarse de las políticas monetarias y cambiarias, además de poderío militar.

Hoy en día, todas las naciones tienen conocimientos globales en economía y los ordenadores suplen la falta de medios humanos, así pues, el desorden monetario se ha convertido en un auténtico caos.

La crisis nació con el desorden financiero, primero a niveles nacionales, ahora a nivel global. Este tipo piensa que los emergentes son tontos y que aceptarán lo que se les diga, despues de la crisis financiera y sin la posibilidad de fomentar una gran guerra, la crisis siguiente es la de la democracia occidental.

Después de la decadencia de occidente, si el mundo no está monopolizado, tal vez se de el siguiente paso en la humanidad, el fondo monetario interncional como banco central de la única moneda en el mundo. Aun dando este paso histórico, estaremos aun lejos de la unión fiscal.

Conclusión,como nada de esto va a ocurrir, el que la pille para él y el que tenga que trabajar para vivir que se joda.

Puntuación 13
#1
ECONOMISTA
A Favor
En Contra

MUY BUEN REPORTAJE

Puntuación 4
#2
espartaco
A Favor
En Contra

Tengan mucho cuidado con los titulares: Nuevo Orden Mundial para muchas mentes y cuerpos es el grito de guerra hacia la libertad.

Los experimentos se hacen con gaseosa.

Puntuación 5
#3
shaitan
A Favor
En Contra

el euro o zapatero las dos cosas es demasiado para cualquier pais

Puntuación 0
#4
antiprogre
A Favor
En Contra

Quiero matizar mi comentario #1.

Cuando digo "el que tenga que trabajar para vivir que se joda", me refiero, a que como dijo en su momento Lula da Silva, algo falla cuando trabajando hay gente que no gana para vivir y otros dando a un botón de su ordenanador ganan miles de euros en una operación financiera.

Como tengo una edad, creo que nuestra generación no verá una moneda mundial que elimine el arbitraje y por tanto el enriquecimiento fácil, tampoco deseo que a pesar del movimiento social en occidente, caigamos en el proteccionismo.

Por eso pienso que la crisis siguiente será la de la democracia occidental.

Puntuación 15
#5
espartaco
A Favor
En Contra

Mensaje para nº 1 Me parece que no te has enterado en qué mundo y en que tiempo estás viviendo.

Puntuación -8
#6
rafel
A Favor
En Contra

xeee arreglar el boton de los votos que van al reves

Puntuación 0
#7
Squeezzy Smart Boy
A Favor
En Contra

No quiero entrar en una discusión, ni intento cambiar puntos de vista distintos pero"¦ a veces es bueno conocer situaciones que ocurrieron en la historia económica y que han sido motivo de estudio meticuloso, durante más de cincuenta años, cuando las conoces entiendes lo que pasa en la economía, los economistas no son una panda de lunáticos que desconocen lo que ocurrirá, es más, muchos anticiparon esta crisis con mucha precisión, solo que en el mundo económico juegan los intereses, y escenarios alternativos, muchas veces los escenarios alternativos hubiesen sido perores que las crisis sufridas"¦ tengo tendencia a irme de largo, por eso mejor voy directo al tema"¦

La ley Smoot-Hawley sigue siendo un importante ejemplo de lo que no hay que hacer. Pero hay otras lecciones, más sutiles, que se desprenden de los errores de la Gran Depresión y son más relevantes para los problemas de hoy.

El momento decisivo para la política comercial en la era de la Depresión no fue cuando el presidente Herbert Hoover firmó la ley en junio de 1930, sino cuando algunos países abandonaron el patrón oro y otros no lo hicieron en septiembre de 1931. Esa divergencia desató una guerra comercial, ya que los países que conservaron el patrón oro comenzaron a restringir las importaciones de los países que permitían la depreciación de sus monedas.

Durante la década de los 30, los países usaron políticas monetarias expansivas y proteccionismo comercial como sustitutos el uno del otro. Los países que se aferraron al patrón oro fueron obligados a mantener políticas monetarias estrictas. Ya que no podían imprimir dinero para contrarrestar las fuerzas deflacionarias que habían tomado control de la economía mundial, impusieron aranceles más altos, cupos de importación y controles cambiarios para restringir las importaciones. Las barreras a las importaciones fracasaron por completo en su intento por reactivar sus economías y estos países sufrieron una larga depresión.

Los países que abandonaron el patrón oro y permitieron la depreciación de sus monedas, en cambio, no tuvieron que recurrir a medidas proteccionistas. Usaron la política monetaria para poner fin a la deflación y restaurar el crecimiento económico. Puesto que la expansión monetaria estimuló el crecimiento, también ayudó a las economías de los países vecinos.

Aquí es donde encontramos la conexión crucial a nuestra situación actual, con la posibilidad de una guerra comercial motivada por las cotizaciones de las monedas.

Si todos los bancos centrales intervinieran en los mercados cambiarios para reducir el valor de sus monedas, ninguno tendría éxito en su intento de alterar el tipo de cambio nominal, pero sería el equivalente a una relajación mundial de la política monetaria. Una postura monetaria más expansiva fue clave para acabar con la Depresión en los años 30.

Si hubiera sido coordinada para que las tasas de cambio no variaran de forma abrupta, el proteccionismo se podría haber mantenido bajo control.

Puntuación 6
#8
Mister GaGa
A Favor
En Contra

El euro tiene que bajar un 20 por ciento por lo menos aunque sea a cañonazos.

Puntuación -1
#9
espartaco
A Favor
En Contra

¡Vale! todos sois unos genios en economía, pero: ¿Sabéis lo que nos quieren hacer?

Puntuación -2
#10
jardinero
A Favor
En Contra

9) Claramente un euro es menos que un dolar ... y asi nos va, campeones del paro y los deficits, sin catastrofes naturales, ni guerras que los justifiquen !

Puntuación 3
#11
yo
A Favor
En Contra

jojojoj, como se nota que no ha empezado el gato al agua, para enviar sms jojojojo,

un saludo a todos los seguidores de inermamarrachos, que si no fuera por punto pelota no sobrevivirias ,,, bueno y algun que otro favor que tendran que devolver algunos,,,

Puntuación -6
#12
tururú
A Favor
En Contra

Por favor señor periodista...

ORFANDAD se escribe sin H

Hace daño a la vista

Aunque huérfano si la lleve

Puntuación 2
#13
Emperador
A Favor
En Contra

Espartaco ¿Que quieren hacer con nosotros? Pues con tu nick me lo pones que ni contesto.

Deja de dar la tabarra, que tu si que no sabes en que mundo vives.

Puntuación -1
#14
PARA ESPARTACO
A Favor
En Contra

98,5 % de la población mundial pasará a ser exclavos del 1 % restante. El 0,5% marginal serán gente con recursos propios y nada avariciosos.

Puntuación 3
#15
Celente
A Favor
En Contra

Las coordenadas estan marcadas correctamente, el problema es que el objetivo se ha desplazado de posición y no lo encuentran los satelites. Nos espera la gran bofetada

Puntuación 2
#16
NWO
A Favor
En Contra

George Orwell lo clavo con su "Rebelion en la Granja" y "1984"

Puntuación 1
#17
gareloux
A Favor
En Contra

@Celente

Lo de tu nick es por Gerald Celente?

Puntuación 0
#18