Bolsa, mercados y cotizaciones

Así funciona el círculo de la especulación

1. Los inversores detectan una grieta o debilidad económica, empresarial, financiera o cambiaria y tratan de sacar provecho de ella. En la actualidad, los desequilibrios de las cuentas públicas y las dudas acerca de que se corrijan han actuado como 'mecha' de la maquinaria especuladora.

2. Para sacar partido de la situación los especuladores venden la deuda pública española ya existente en el mercado y compran paralelamente seguros contra el impago (CDS) de España y deuda más segura (en este caso a Alemania).

3. Las ventas de bonos provocan que el rendimiento suba, con lo que presionan al alza para que el Tesoso emita títulos que ofrecen unos intereses mayores; así se benefician de la jugada al cambiar bonos 'malos', los que ya existían y pagaban unos intereses más bajos, por 'buenos', los nuevos que pagan unos intereses más altos.

4. El repunte del rendimiento y los problemas del Tesoso para colocar deuda provocan que suban los precios del CDS y de los bonos alemanes, con lo que vuelven a ganar dinero con la operación inicial.

5. Los efectos de la operativa disparan el riesgo país, con lo que automáticamente se encarece la financiación del Estado y las empresas, consecuencias que propagan el impacto a las bolsas.

6. Este movimiento sirve de reclamo para atraer a otros especuladores, centrados en la renta variable, que toman posiciones cortas para beneficiarse de las caídas acusadas por el revuelo de la deuda pública; la inercia de la maquinaria especulativa se refuerza.

7. La desconfianza generada por el repunte de los intereses de la deuda pública y del CDS, las dificultades del Tesoro para emitir títulos y las caídas bursátiles retroalimentan la rueda especuladora e incrementan los rendimientos derivados de ella.

8. Las autoridades suelen responder atacando a los especuladores y culpándoles de todos los males; lejos de amilanarse, los inversores interpretan que esa crítica avala su estrategia y refuerzan su operativa.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud