Bolsa, mercados y cotizaciones

El jeque Mohammed, artífice del desarrollo de Dubai

Artífice del desarrollo fenomenal de Dubai, su soberano, el jeque Mohamed Ben Rached Al-Maktum, inaugura el lunes el rascacielos más alto del mundo, en su empeño por mantener el emirato como centro turístico y financiero a pesar de los recientes altibajos.

El jeque Mohamed eligió el 4 de enero, fecha del cuarto aniversario de su ascensión al poder, para inaugurar Burj Dubai (más de 800 metros), que añadirá un nuevo récord a esta ciudad que ha salido prácticamente de la arena en unos cincuenta años.

Vicepresidente, jefe de gobierno y ministro de Defensa de la federación de los Emiratos Árabes Unidos -de la cual Dubai es uno de los siete miembros- sufrió un duro golpe con el anuncio, a finales de noviembre, de las dificultades financieras de su emirato, cuya deuda está estimada en 100.000 millones de dólares.

Pero, a pesar del derrumbe de los mercados, el soberano, de 60 años, se preocupó de mantener su flema, asegurando: "Somos fuertes y perseverantes". "Soy beduino y a los beduinos les gusta afrontar los desafíos", decía recientemente a un grupo de periodistas que recibió en su palacio de Dubai, con muebles púrpura y oro.

"Jeque Mohamed es tanto un jeque tribal como un político del siglo XXI", escribió por su parte Jim Krane, autor de un libro sobre Dubai, 'La Ciudadela del oro'.

Hombre fuerte del emirato desde los años 1980, se convirtió en soberano de Dubai en enero de 2006, cuando murió su hermano mayor, jeque el Maktum ben Rached Al-Maktum.

Acusado de megalómano por sus detractores, se impuso el desafío de transformar Dubai, un puerto sin pena ni gloria del Golfo en los años 1950, en una ciudad futurista donde los rascacielos y los centros comerciales no tienen nada que envidiar a los de Estados Unidos. Inauguró numerosos proyectos turísticos de alto nivel y zonas francas, que contribuyeron a hacer de la ciudad un centro de negocios, turístico y financiero de primer plano.

El soberano afirma que ha querido hacer de Dubai una "Córdoba moderna", en el primer plano de un renacimiento árabe, siguiendo el modelo de la ciudad andaluza, que era un modelo de coexistencia religiosa en tiempos en que los árabes dominaban parte de España.

De hecho, Dubai se distingue de otros países conservadores del Golfo que le rodean: los extranjeros, que son mayoritarios, son libres de practicar su religión y en los bares y clubes nocturnos hay tanto extranjeras en minifalda como mujeres con abaya (túnica negra).

Calificado de autócrata por algunos, en un país en que los partidos políticos y los sindicatos están prohibidos, mantiene abierta la puerta de la sala de recepción de su palacio a los que quieran quejarse. "Estoy convencido de que llevo a mi pueblo no solo por el buen camino, sino por el único camino posible", afirmó en su libro 'Mi visión'.

El Jeque Mohamed nació en 1949 en Dubai, estudió en una escuela militar británica, comenzó en 1968 su carrera como director de la Seguridad Pública y de la policía del emirato, que entonces era protectorado británico. Poco después de la independencia de los Emiratos, en diciembre de 1971, fue ascendido a general por su hermano, el primer ministro, convirtiéndose en el ministro de Defensa más joven del mundo.

Apasionado de la poesía y piloto de aviación, también es un gran aficionado a los caballos, al igual que una de sus esposas, la princesa Haya de Jordania, hija del difunto rey Hussein.

Hijo de un primer matrimonio, el jeque Hamdan Ben Mohammed Al-Maktum, es el príncipe heredero del emirato.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin