Bolsa, mercados y cotizaciones

Stiglitz: a EEUU no le interesa un dólar fuerte, es pura retórica

La apuesta por un dólar fuerte de las autoridades estadounidenses es pura retórica, según el Nobel de Economía Joseph Stiglitz, quien pronostica que "lo más probable" es que el billete verde siga de capa caída. "Los políticos no deciden los tipos de cambio y los discursos tampoco lo hacen", señaló.

Las fluctuaciones de los tipos de cambio han centrado parte de los debates en la reunión entre el FMI y el Banco Mundial que se celebra en Estambul (Turquía). Allí parece reinar el consenso en que la volatilidad cambiaria es contraproducente para la incipiente mejoría que se vislumbra en la economía global.

Geithner, ¿con un dólar fuerte?

El asunto preocupa sobre todo a los países europeos, que temen el efecto adverso que la debilidad del dólar frente al euro pueda tener sobre las exportaciones de los páises pertenecientes a la eurozona.

Precisamente, las quejas públicas desde Europa originaron la reacción la semana pasada del secretario del Tesoro estadounidense, Timothy Geithner, quien afirmó que a EEUU le interesa "un dólar fuerte", una declaración que fue bien recibida por las autoridades de la Unión Europea (UE).

Sin embargo, el Nobel de Economía estadounidense cuestiona que a Washington le interese que suba el valor de su divisa y asegura que se trata de una simple declaración política. "Un dólar fuerte perjudicaría a nuestro sector exportador, que ya ha sufrido un montón", explicó el economista, quien señaló que factores como el elevado déficit estadounidense hacen prever que el valor de la moneda seguirá bajo.

Stiglitz no cree que un déficit elevado sea malo por principio, siempre y cuando el dinero se invierta de forma inteligente y haya resultados que mostrar.

Malgastar dinero

El problema, en su opinión, en el caso de Estados Unidos es que el dinero se ha derrochado y ha ido a causas como el rescate multimillonario de los bancos y a sufragar guerras como la de Afganistán. "Me preocupa que malgastemos tanto dinero", manifestó el economista de la Universidad de Columbia.

Insistió en que en lugar de invertir 700.000 millones de dólares en ayudar a los banqueros, EEUU pudo haber destinado parte de ese dinero en ayudar a los países en desarrollo, lo que a su vez habría estimulado la demanda global. "Los 700.000 millones que dimos a los bancos muestran que podríamos permitirnos ayudar a los países en desarrollo. Elegimos no hacerlo pero podríamos si quisiéramos", añadió.

Un número creciente de expertos cuestiona la supremacía del dólar y la propia continuidad a largo plazo de la superioridad que durante las últimas décadas ha ejercido Estados Unidos en el contexto económico internacional.

El presidente del Banco Mundial, Robert Zoellick, dio la semana pasada la voz de alerta al señalar que Washington no podía dar por hecho que el dólar mantendría indefinidamente su estatus de divisa reserva internacional. Stiglitz respalda esa teoría y recomienda abrir un debate multilateral sobre las alternativas.

Debate abierto

Economistas como Kenneth Rogoff, de la Universidad de Harvard (EEUU), considera que es un debate que los países emergentes deben mantener abierto. "Creo que es algo que a las naciones en desarrollo les conviene plantear porque sería deseable tener un sistema financiero internacional más multipolar, sobre todo debido al creciente déficit estadounidense", señaló Rogoff, quien aventuró que la próxima gran crisis financiera será la de "los déficit públicos".

Los datos muestran, por lo demás, que el proceso de diversificación de reservas por parte de los bancos centrales es ya una realidad. Así, un informe publicado la semana pasada por el Fondo Monetario Internacional (FMI) mostró que los bancos centrales de todo el mundo acumularon menos dólares durante el segundo trimestre de 2009 que en ningún otro momento de la última década y que incrementaron su tenencia de euros.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum11

yo mismo
A Favor
En Contra

yo no entiendo nada...

vale que mejor que darle los 700.000 millones a paises en desarrollo es mejor que darselo a los bancos...

hasta ahi de acuerdo...

pero no sera mejor usar estos 700.000 millones para estimular la demanda...

no es que me queje por que podian darnoslo a nosotros... pero tan dificil es pensar en los ciudadanos a quien se representa...

esos que al final pagan los 700.000 millones???

Puntuación -7
#1
agu
A Favor
En Contra

Hasta ahora hemos estado jugando a un juego muy curioso en el que el mundo se dividía en compradores y productores, según este juego lo lógico es que conforme déficit comerciales pesaran mucho las monedas tendrían que devaluarse pero mira por donde los productores querían seguir vendiendo productos a los compradores así que mantenían las monedas de estos altas para seguir llevandose las fabricas de estos a sus paises.

Los compradores tan contentos veían como podían comprar muchas cosas y aunque había problemas porque se deslocalizaban empresas con la burbuja inmobiliaria seguían manteniendo el empleo. Esto aguantó hasta donde todos sabemos y ahora los compradores piensan que también ellos hacen cosas y podrían comprar algo los productores. Al final EE.UU. va a dejar al dólar darse un batacazo para volver a ser la fábrica del mundo y España tiene un problema que lo está resolviendo via empleo ya que no podemos hacerlo via devaluación.

Puntuación -4
#2
Gunter
A Favor
En Contra

En los últimos meses estas preocupaciones se han extendido.

¿Se verá licuado el valor del dólar por un resurgimiento de la inflación en los Estados Unidos?

¿Se depreciará respecto de las principales monedas del mundo?

¿Verán los Estados Unidos reducido su rating crediticio?



Los temores a la inflación en los Estados Unidos son por ahora exagerados. Las autoridades económicas respondieron al riesgo de deflación con una expansión fiscal y monetaria. Preocuparse en este contexto por la inflación es prematuro.



El índice de precios al consumidor mostró una caída anual de un 0,7% en la medición de abril. El desempleo llegó a un 8,9%. El PBI cayó un promedio del 6% entre el cuarto trimestre de 2008 y el primer trimestre de 2009. Ante la contracción, la Reserva Federal rebajó a casi cero su tasa de interés de corto plazo y compró bonos del tesoro y títulos privados. Así, la base monetaria aumentó un 112% en un año.



Las consecuencias inflacionarias del incremento monetario parecerían inevitables. Pero en el contexto de la crisis bien podría haber ocurrido lo opuesto. Para calcular la tasa de interés compatible con la situación actual, es útil la muy estándar regla de Taylor, que toma en cuenta el desvío en la inflación observada respecto de la deseada y la divergencia entre el PBI y su nivel potencial. El resultado sería una tasa de interés negativa de entre un -2% y un -5 por ciento. Como ello es técnicamente inviable, las tasas de interés en cero deben ser complementadas con expansión monetaria. Es lo que hizo la Reserva Federal.



Esa expansión se produjo por la compra de activos al sistema financiero, que aumentó la liquidez de los bancos en un trillón de dólares. Sin embargo, no se produjo el boom de crédito capaz de desatar la inflación. Cuatro quintos de esa liquidez volvieron a la Reserva Federal, depositados por los bancos. Es decir, creció la base monetaria, pero se desplomó el multiplicador bancario. Los bancos cuidarán la liquidez recuperada como oro, y las golpeadas empresas y consumidores americanos no aumentarán su demanda de crédito sino hasta dentro de por lo menos tres o cuatro trimestres. La Reserva Federal podrá, entonces, retirar gradualmente el impulso monetario.



Desde el punto de vista fiscal, el déficit global trepará hasta el 13,6% del PBI en 2009, desde el 2,9% de 2007 y el 6,1% de 2008. Así se auxiliará al sistema financiero y se transferirán recursos al sector privado para compensar el aumento en su tasa de ahorro. La deuda pública neta de los Estados Unidos trepará desde 43% del PBI en 2007 a 70% del PBI en 2010.



¿Este nivel de deuda es sostenible? ¿El ratio de deuda a PBI será creciente o decreciente? En los Estados Unidos la tasa de interés real a 10 años promedió entre 1997 y 2007 un 2,7% anual, muy similar al crecimiento anual del PBI en igual período. Por lo tanto, podríamos decir que ese diferencial es prácticamente nulo. Es decir, dado el bajo nivel de tasa de interés real de la economía americana, un superávit primario nulo podría, teóricamente, sostener cualquier nivel de relación deuda a PBI.



Sin embargo, como resultado de la crisis y de la sobreoferta de nueva deuda, la tasa de interés real aumentará y el crecimiento de largo plazo será menor que el que hubiera prevalecido sin el incremento de la deuda pública. Si este impacto combinado resultara en medio punto más de tasa y medio punto menos de crecimiento el superávit primario de equilibrio aumentaría en un 0,7% del PBI.







Habrá menos crecimiento y tasas de interés superiores. Es que el aumento del gasto público y de la presión impositiva desplazarán parte del gasto privado reduciendo la productividad agregada de la economía. Del lado de las tasas la mayor oferta de bonos generará, aunque sea marginalmente, un rendimiento algo mayor en la deuda del Tesoro.



Por ello, una vez digerida la crisis, Estados Unidos, además de retirar el estímulo monetario, tendrá que reordenar sus finanzas públicas. Si no, el mercado creerá en las hipótesis inflacionistas o de devaluación del dólar. Si recurriera a la Reserva Federal para monetizar el déficit simplificaría el reajuste presupuestario, pero arrojaría por la borda la credibilidad de la Fed. El Tesoro deberá despejar rápido estas sospechas.



La inflación en los Estados Unidos no es hoy una amenaza inminente. Con el desbalance externo en vías de corrección, la salud del dólar dependerá en gran medida de los movimientos de capitales originados en el mercado de activos. Seguramente la política fiscal reaccionara con agilidad, y se regenerará la confianza en la moneda y la economia

Puntuación 9
#3
Accionista
A Favor
En Contra

Un dolar subvaluado significa, estamos dando prioridad a la produccion local, e importaremos lo menos posible.

Un Yuan subvaluado contra el dolar significa, queremos seguir beneficiandonos, exportando al mercado americano.

Un euro disparatadamente caro, con paises del area con 20% de paro, deslocalizacion, caida de recaudacion de impuestos, seguridad social impagable, significa que estaremos en grandes problemas por un largo rato...

Adecuar el tipo de cambio a la realidad de la economia, no es el fin del mundo, sino una herramienta, que EEUU esta usando acertadamente.

Europa vive una situacion monetaria extraña, dado que los paises comunitarios no tienen soberania monetaria, y tienen problematicas definivamente heterogeneas, no logran ver donde esta la salida de este entuerto... seguramente sostener la moneda sobrevaluada no sera la solucion .

Puntuación 8
#4
Alex
A Favor
En Contra

Nixon’s Treasury secretary, John Connally, told furious Europeans that the dollar was “our currency, but your problem.” (1971) The same could be said for today’s dollar trouble, which is why French President Nicolas Sarkozy said plaintively last week that “the dollar cannot remain someone else’s problem.” For the United States, a falling dollar means pricier imports but also an export boom that could carry the U.S. economy through its housing bust. Yet for France and other countries that use the euro, a weak dollar means a loss of competitiveness — not only against U.S. producers but also against dollar-pegging Asian exporters.

Como vemos este fenomeno, de administrar el valor de la moneda adecuandolo al nivel necesario para que la economia funcione, no es nuevo en EEUU .

The falling dollar is a headache for the dollar-peggers, too. Their problem is the mirror image of the European one: Countries such as China and the Arab Gulf states are already experiencing an export boom that is overheating their economies. (…) So the world faces a dilemma. The last thing it wants is more dollar weakness, which is why central bankers in East Asia and the petro-states, which control most of the world’s official reserves, are not about to dump U.S. bonds and trigger a collapse in the greenback. But the world may also draw the lesson that an alternative global currency needs to be the long-term goal.

El problema es que EEUU no tiene un especial miedo en continuar devaluando su moneda y parece que prefiere esto a un riesgo de inflación, pero el resto del mundo preferiría un dolar más fuerte. Sin embargo un euro fuerte también permite a Europa obtener petróleo más barato, que también incide en sus capacidades de exportación y podría limitar el impacto. Por otra parte, la inflación, la desocupacion, la deslocalizacion se pueden disparar en la eurozona, como pareceria que esta ocurriendo .

Puntuación 7
#5
franki
A Favor
En Contra

Con un Euro tan fuerte de que nos sirve comprar el petroleo mas barato si nuestras exportaciones van a sufrir mucho y las importaciones de paises de la zona no euro lo tendran mas facil, y seguro que los analistos nos dicen que la mayoria del comercio de Europa es entre paises europeos, pero si el precio no cuadra al final las empresas buscan donde sea mas barato, por lo que las importaciones-exportaciones entre paises comunitarios disminuira, y aqui pues a cerrar las pocas fabricas que hay.

Puntuación 0
#6
Lance
A Favor
En Contra

franki...BMW esta estudiando trasladar parte de su operacion ensamble a EEUU...compraremos BMW, made in USA

Puntuación 6
#7
Schnell Abnehmen
A Favor
En Contra

Por no hablar de los abultados ingresos que las multinaciones americanas generan en suelo europeo. Esos euros convertidos a dólares, son muy jugosos.

Cuando los carísimos e incompetentes funcionarios del BCE se percaten de la situación y se dispongan a solucionarla, Europa será un desierto económico, sin empresas ni empleados (eso sí, muchos parados).

Puntuación -1
#8
Manuel
A Favor
En Contra

Devaluacion del dolar, a parte de mejora en la competitividad, también quiere decir alta inflación.

Ahora bién, cuando se tienen grandes deudas en dólares, como las tienen en USA, una elevada inflación y un bajo valor del dólar, significa que tus deudas automáticamente son menores.

Así, en USA matan dos pájaros de un tiro, por una parte equilibran la balanza de pagos, y por otra se desendeudan vía inflación.

Puntuación 0
#9
miroslav
A Favor
En Contra

como se puede ver USA vs Europa y en lugar de solucionar los problemas con tanta salva a bancos quebrados-un error, los problemas se ahondan, va peor y como siempre las explicaciones vienen a priori-es lamentable. Una cosa, cuando dicen salvar el sistema financiero y venga meter miedo y miedo que se repita 1929, esto es una pura falacia y mentira. Lo que se quiere salvar es un sustema de endeudamiento, crecimiento a base de créditos que es insostenible ni aplicable en cualquier pais de modo que aquí lo que se salva es el propio sistema y bancos de USA y Europa( sistema copiado y adaptado ya que esto parece más la antigua URSS que otra cosa). De modo que esto tiene similitudes del comienzo de la Prestroika de Gorbachov y 6 años mas tarde en 1991 la URSS quiebro. Este es el camino elegido por los políticos elegido, salvar algo que no se puede salvar, se pude maquillar, encubrir etc pero a fin de cuentas la realidad se impone y será muy doloroso. El problema de los políticos es que son tan corruptos y acomodados en sillones vitalicios que son ineptos de decir y predecir nada, simplemente van como bomberos pero le echan gasolina al fuego. Es lamentable! LA historia no se repite pero ayuda a entender lo que suscede e intetnar comprender el día de mañana pero este tipo de discursos no interesan, saber la verdad no interesa ya que el pillaje actual vía impuestos y cadena corrupta tipo estado-bancos-pseudo empresas es algo no visto hasta fecha de hoy. Cuando la cosa se vuelva real y pase el efecto del analgésico es cuando uno despierta!

Puntuación -2
#10
yomismo
A Favor
En Contra

y quería el exministro Sevilla explicar a Zapatero "ecomomía en tres tardes"!!!

Puntuación 0
#11