Bolsa, mercados y cotizaciones

Las recetas 'antideflación' del Doctor Bernanke: "Más vale prevenir que curar"

En 2002, como gobernador de la Reserva Federal (Fed), Ben Bernanke pronunció un esclarecedor discurso en el que defendió "una actuación preventiva" contra la caída de los precios y los instrumentos de los que dispone el banco central para luchar contra ella.

El actual presidente del banco central norteamericano no podía imaginar que las palabras que pronunció el 21 de noviembre de 2002 en Washington podrían cobrar tanta vigencia casi ocho años después. Ese día pronunció un discurso, titulado Deflación: asegurándonos de que eso no pasa aquí, al que la actualidad lo ha convertido en un texto de obligada lectura. No es para menos, puesto que en él muestra su visión sobre la deflación o caída general de los precios, un mal que acecha a la economía estadounidense.

Entonces, poco más de tres años antes de que alcanzara la presidencia de la Fed, tenía dos cosas muy claras. La primera, que la peligrosidad de la deflación aconseja "actuar preventivamente" contra ella. Es decir, "prevenir la deflación es preferible que curarla". Y la segunda, que incluso en el caso de que este riesgo asome cuando los tipos de interés estén en el 0 por ciento -como ocurre en la actualidad-, "un banco central retiene considerable poder para expandir la demanda agregada y la actividad económica".

Instrumental básico

Pero Bernanke fue mucho más lejos. No se quedó en ideas generales, sino que detalló el instrumental que, a su juicio, posee la Fed para combatir este mal, entre cuyos efectos se encuentran que agrava las crisis porque pospone las decisiones de consumo e incrementa la carga de la deuda contraída anteriormente.

El objetivo que se debe perseguir siempre es el mismo: introducir más dinero en la economía para revertir el proceso deflacionista. Para ello, confesó que su herramienta favorita consiste en mantener bajos los rendimientos de la deuda estadounidense a corto plazo, una meta que se conseguiría a través de compras de títulos en el mercado por parte de la Fed. En este sentido, la institución incluso explicitaría los niveles en los que quiere mantener las rentabilidades, algo que lograría "con compras ilimitadas de activos".

La posbilidad de que Bernanke opte por comprar de deuda es, precisamente, la opción más esperada hoy por los analistas. Es más, ya la empleó en 2009, cuando la Fed destinó 300.000 millones de dólares a la adquisición de deuda pública.

En paralelo, la entidad monetaría podría "especificar" el tiempo en el que va a mantener los tipos en el 0 por ciento. La Reserva Federal ya tiene andado parte de este camino, puesto que en las últimas citas ha sostenido que mantendrá los tipos en niveles históricamente bajos "durante un largo periodo de tiempo". Siguiendo esa directriz, la Fed podría explicitar esa fecha.

Pero aún hay más. Bernanke se refirió a las compras de deuda privada, a reforzar los préstamos que concede a la banca e, incluso, a una devaluación del dólar. Aunque matizó que todo lo concerniente al tipo de cambio es cosa del Departamento del Tesoro y que no estaba apoyando una devaluación competitiva, comentó que, por ejemplo, fue una alternativa que funcionó... en 1933-1934. También aludió a las rebajas de impuestos, de las que dijo que equivaldrían a la famosa de metáforma de Milton Friedman de arrojar billetes desde un helicóptero.

Siguiendo este predicamento, todo cuanto decida hoy la Fed le delatará. Si toma iniciativas preventivas, significará que tema la aparición de brotes deflacionistas... incluso aunque no mencione esta palabra. Si, por el contrario, no introduce cambios, denotará que la deflación no le preocupa. En este segundo caso, el tiempo valorará si está en lo cierto... o si falló por no seguir sus propios consejos.

comentarios6WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin

Comentarios 6

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Yo
A Favor
En Contra

La vida del capitalismo se articula en ciclos, desde el S XVIII llevamos cuatro ciclos y este último se ha prolongado demasiado y artificialmente a base de atiborrar de dinero y crédito. En japón la recesión llegó en el año 90 y ni con tipos al 0,10 le han dado la vuelta. En el mundo occidental llegó en el año 2000 pero estos de la FED ha alargado la vida al paciente artificialmente y ahora toca deflación agravada por un problema de sobredeuda. Quedan unos cuantos años de sufrimiento en mi opinión

Puntuación 12
#1
J.J. SANTOSS
A Favor
En Contra

Este tío es un inútil, tanto como Trichet.

Puntuación 5
#2
Pasaber
A Favor
En Contra

No se si conoce la del pollo al chilindron, pero sino se la paso.

Puntuación 4
#3
liberal100
A Favor
En Contra

Este tio nos mete directo a la hiperinflación, que por otra parte serí  la única manera de pagar las astronomicas deudas. En caso contrario habria que dejar quebrar los bancos.

Puntuación 6
#4
Yo
A Favor
En Contra

Fijaros en la fecha, este artículo y los comentarios son del día 10 de Agosto. Economista no dais una!

Puntuación 0
#5
fuera_parasitos
A Favor
En Contra

A quien tiene dinero le interesa la deflación. Como mandan los que tienen dinero, habrá deflación.

La única forma de evitar la deflación es evitar que manden los que tienen dinero.

No hace falta saber de economía, es pura lógica.

Puntuación 1
#6