Materias Primas

Prepare su bolsillo para abonar el alza de las materias primas

Los cereales, el acero, el plástico, el papel... se han encarecido un 50% en un año. El gran problema de los fabricantes es que no siempre pueden trasladar esas subidas al cliente final.

El petróleo, que tantas páginas ha ocupado en los últimos meses, es sólo la punta del iceberg. El oro negro ha sido el gran protagonista: la crisis geopolítica que vive Oriente Medio y el Norte de África y la incertidumbre sobre el suministro han elevado su cotización (que ya venía subiendo desde septiembre) hasta superar los 113 dólares por barril de Brent.

Sin embargo, ésta no es la única cotización que se ha disparado, ni mucho menos. En el último año, los precios globales de las materias primas -incluyendo el crudo- han crecido un 50 por ciento.

El algodón, los cereales, el acero, el cobre, el café, la leche, la pasta de papel, el plástico y hasta el cuero. Ninguna se salva del alza. Muchas de ellas se sitúan ahora cerca de los máximos alcanzados en 2008. La piel de cocodrilo, que se ha revalorizado un 25 por ciento, ya trae de cabeza a las grandes firmas del lujo. Pero son muchas más, miles, las empresas afectadas en todo el mundo.

Los motivos

¿Por qué se han encarecido las materias primas no energéticas? Según el último boletín mensual del Banco Central Europeo (BCE), los desastres climatológicos han tenido mucho que ver, al menos en la producción de bienes agrícolas: "En un contexto de fuerte demanda, las adversas condiciones meteorológicas dieron lugar a una revisión a la baja de las estimaciones de producción en América del Norte y Australia, lo que se tradujo en presiones alcistas sobre los precios del trigo y del maíz".

La cotización de los metales, por su parte, también se ha incrementado en los últimos tres meses, impulsada, en particular, por el cobre.

En cifras agregadas, los precios de las materias primas no energéticas superaban, a finales del pasado mes de febrero, en un 35 por ciento a los de comienzos de 2010. Y también rebasaban en un 3 por ciento a los de comienzos de este año.

Por ahora, y aunque estas alzas han aumentado las presiones inflacionistas en todo el mundo, las tasas de inflación siguen estando contenidas en las economías avanzadas, según el Banco Central Europeo.

Pese a ello, la institución comunitaria también advierte que hay que ir con cautela: "Se ha producido un aumento gradual en el segundo semestre de 2010 y a principios de 2011. En las economías emergentes intensivas en energía, las tasas de inflación se han incrementado notablemente y, en algunos países, han comenzado a observarse presiones de recalentamiento".

El reto: repercutir las alzas

Si los precios de estos materiales suben, las empresas que los utilizan para fabricar sus productos tienen un problema. Hasta ahora lo habían esquivado comprando en China pero, a día de hoy, se ha convertido en una cuestión prioritaria.

Su primera reacción ha sido, evidentemente, vender más caro al cliente final. Michelin, Kraft y Sara Lee, entre muchas otras compañías, ya han anunciado subidas. También lo han hecho cerveceras como la estadounidense Anheuser-Busch (que forma parte del primer grupo mundial, In Bev) y sus rivales, afectadas por las alzas que ha experimentado la cebada. Como consecuencia, las ventas de esta bebida espirituosa ya han empezado a caer.

Éste es precisamente el temor de la mayoría de los fabricantes: que los consumidores dejen de comprar sus productos. No todos pueden permitirse el lujo de subir los precios sin exponerse a un descalabro en su facturación. Su capacidad para hacerlo depende de tres factores, tal y como explica Stéphane Charveriat, socio de la asesoría Bain: "Del peso de los proveedores frente a la distribución, la fuerza de las marcas en cuestión y la sensibilidad de los clientes respecto al precio".

¿Podrán, por ejemplo, los fabricantes de automóviles repercutir la inflación en sus clientes, teniendo en cuenta la brutal competencia entre concesionarios?

"El cliente no lo notará"

Según explica el director de ventas de Skoda, Jürgen Stackman, "el encarecimiento de las materias primas va a resentirse más en nuestros márgenes que en la factura del cliente". Renault calcula que el alza de los materiales le costará 400 millones de euros anuales durante los próximos tres años.

Según un estudio elaborado por HSBC, el acero -que es uno de los materiales más presentes en los automóviles- podría encarecerse este año un 22 por ciento. Los propios proveedores de las acereras ya se lo están poniendo difícil, ya que les han exigido que los contratos que firmen sean semestrales (y no anuales, como ocurría hasta ahora). De este modo, los precios son aún menos previsibles.

El acero resiste el embate

Recientemente, Lakshmi Mittal, presidente del líder mundial del sector, Arcelor Mittal, hacía referencia a esta cuestión y declaraba que repercutiría sobre sus clientes las alzas del mineral de hierro (del que se obtiene el acero). "Hasta 2009, funcionamos con nuestros proveedores con contratos anuales. En 2010, decidieron cambiar el mecanismo de fijación de los precios y pasar a contratos trimestrales".

Al principio no fue fácil: "Durante una fase de transición, los clientes se mostraban desconcertados y nosotros no estábamos seguros de la evolución de ese sistema de precios. Pero esa fase ya ha terminado". Mittal añadió que las negociaciones más tensas fueron las que mantuvo con los fabricantes de automóviles, que no aceptaban los contratos por sólo tres meses.

Y explicó que esperan un 2011 tranquilo porque la demanda seguirá creciendo: "Será mejor que 2010". El año pasado, el grupo obtuvo un beneficio neto de 2.900 millones de dólares, muy por encima de los 157 millones de 2009.

Efectivamente, para algunas industrias las alzas son una buena noticia. Por ejemplo, para las papeleras. Aunque la crisis redujo la capitalización bursátil de los líderes globales del sector a menos de 60 millones de dólares en el primer trimestre de 2009, desde entonces casi han multiplicado esa cifra por tres. El motivo, según los consejeros de la consultora Credit Sights, es "un fuerte repunte de la demanda, exportaciones en aumento y alzas de los precios de todas las calidades de papel". Lo que ha subido es el precio de la pasta de papel. La de calidad NBSK, que es la de referencia, pasó de costar menos de 600 dólares por tonelada (después de haberse devaluado) en 2009 a alcanzar los 980 dólares el año pasado.

Y para 2011 se espera que su precio siga alto, ya que la demanda mundial también lo estará, sobre todo gracias a China, según comenta Paul Antoine Lacour, delegado de la Federación de la Pasta de Papel, que añade: "Se está poniendo en marcha una unidad en ese país, pero el impacto no se va a notar de forma inmediata".

Los datos de las multinacionales del sector no dejan lugar a dudas: se está viviendo una recuperación. La líder en Europa, la finlandesa Stora Enso, anunció recientemente que en 2010 volvió a obtener beneficios, algo que no conseguía desde 2006. En concreto, ganó 769 millones de euros, muy lejos de los 900 millones en rojo que acumuló en 2009. Su volumen de negocio creció un 15 por ciento, hasta los 10.300 millones de euros.

Otra grande del sector, la también finlandesa UPM-Kymmene, multiplicó por tres sus ganancias en 2010, hasta los 561 millones de euros. Y mira tranquila hacia el presente ejercicio, gracias a la creciente demanda de los emergentes y al aumento de los precios. "Los elevaremos, especialmente en el segmento del papel, donde el precio medio deberá crecer cerca de un 6 por ciento en este principio de año, en relación con el último trimestre de 2010", ha explicado su presidente, Jussi Pesonen.

El director de la estadounidense International Paper, John Faraci, comparte su optimismo: "La compañía ha realizado un buen ejercicio en 2010, un año de transición entre la recesión y la reanudación del crecimiento económico. Prevemos consolidar nuestro crecimiento en 2011".

Los que lo tienen complicado

Más difícil lo tienen, por ejemplo, los fabricantes de electrodomésticos, como Whirlpool o Electrolux, que tienen que competir con los baratos productores asiáticos. Pese a ello, estas marcas han anunciado que aumentarán sus precios entre un 8 y un 10 por ciento. La situación se complica también para las industrias de detergente, amenazadas por la dura competencia de las marcas blancas.

Tampoco está contento el sector textil. Desde hace más de un año, el precio del algodón ha subido un 160 por ciento. Por el camino ha tocado el récord de los 227 dólares. De hecho, el precio esta fibra vegetal se elevó hasta sus máximos históricos desde la guerra de Secesión el pasado mes de noviembre. Esto ocurre porque, desde hace cuatro años, no hay suficiente algodón para todos. Tal y como se ha señalado, la escasez de la oferta es la culpable en buena medida del aumento de los precios.

Malas cosechas

Las inundaciones en la India y Pakistán retrasaron las cosechas y mermaron la producción, mientras que Brasil se ha visto duramente afectada por la sequía. Como consecuencia, las reservas han bajado hasta mínimos de catorce años, mientras que el apetito de China por la moda sigue creciendo. Las importaciones de textiles del gigante asiático el pasado enero superaron en un 31 por ciento a las del mismo mes del año anterior. Pero China también es culpable del aumento de los precios porque sus costes de producción están subiendo. Junto a ella, países como Túnez, un gran productor, y otros países del Magreb, están reduciendo su producción debido a la tensa situación política.

Los fabricantes de ropa están preocupados. "En 2011 entramos en lo desconocido", admite Jean-Pierre Mocho, presidente de la federación francesa de prêt-à-porter femenino. Mocho ya ha afirmado que la federación repercutirá las alzas en los clientes, pero la respuesta de éstos es impredecible. ¿Hasta qué punto están los clientes dispuestos a pagar más por comprar ropa, ahora que se han acostumbrado a las prendas low cost? De hecho, los precios de la moda en Francia bajaron un 15 por ciento entre 1999 y 2009. La industria de este país estima que, de subir los precios entre un 10 y 15 por ciento, las ventas caerían hasta en un 10 por ciento.

Los transformadores de plástico también observan el panorama con preocupación. Los precios de sus principales materias primas (polipropileno, polietileno y poliestireno) casi se han duplicado en el breve plazo de dos años. El problema no es nuevo. En 2008, el crecimiento asiático provocó una escasez de materias primas en Europa, lo que provocó una subida en los precios.

El reto al que se enfrenta ahora este sector, como tantos otros, es el de repercutir la subida a los clientes. Es peligroso, ya que la industria plástica ya ha realizado los tradicionales reajustes a principios de año. Fuentes del sector explican que no es posible revisar los precios cada mes, ya que resulta "agotador" y que, además, hace que el cliente "tenga la impresión de que le están timando".

comentarios21WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin

Comentarios 21

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

pacotilla
A Favor
En Contra

ya nos estan preparando para cuando llege la temida HIPERINFLACION, empobrecimiento de la gente como nunca hemos visto.Los alemanes saben mucho de esto en el año 1923 una barra de pan costaba millones de marcos.

Puntuación 20
#1
ana
A Favor
En Contra

Bueno por si os gusta la lectura y para contribuir al ahorro os dejo una biblioteca virtual www.lee-gratis.com

Puntuación 2
#2
teodoro
A Favor
En Contra

No entiendo como los alemanes tan listos pagaban una barra de pan a ese precio, aqui en españa la mayoria se hacia el pan en plan comuna, que tacticamente lo van a pasar mas pu tas los alemanesy gente del norte.

Puntuación -9
#3
ancarnu
A Favor
En Contra

Estas cosas ya sabemos, por la historia, como terminan: en sangre.

Puntuación 18
#4
locomax
A Favor
En Contra

Vamos a ver, la temida Hiperinflación no llegará, por un motivo básico, el sistema en Europa habará quebrado antes.

Si entendemos hiperinflación, a un valor por encima del 6%, que es casi a lo que se llegó en el 2008, y sólo un pequeño intervalo de tiempo, las consecuencias ya las sabemos

Puntuación 0
#5
loocomax
A Favor
En Contra

El problema que ahora se plantea es que ese valor de inflación entre un 6% y un 10% provocará una subida de tipos en un año a niveles parecidos.

La diferencia es que ahora serán sostenidos en el tiempo porque no se podrán bajar y sobre una economia ya debilitada.

Será mucho peor que en el 2008

Puntuación 1
#6
mm
A Favor
En Contra

Vivo en estado de agonia, mi sueldo no me da para

llegar a fin de mes.

Puntuación 15
#7
A Favor
En Contra

¿Cómo que prepare mi bolsillo? A mí ya no me queda de eso.

Puntuación 13
#8
beltenebrós
A Favor
En Contra

Estos son los "brotes verdes" de Zpuerko y los suciolistos.

Puntuación 12
#9
menos
A Favor
En Contra

Con el mismo dinero se podran comprar menos cosas , es posible qu e sea mejor tener el dinero invertido en bienes tangibles

Puntuación 10
#10
José Marí­a
A Favor
En Contra

Yo creo que hay que apostar por el cáñamo para hacer cuerdas y el fresno para hacer varas. Y liarnos a varazos y colgar de las farolas a todos los que nos han traido a esta situación.Políticos,banqueros,sindicatos,etc....

Puntuación 12
#11
implantacion
A Favor
En Contra

¿Y porqué no bajan los márgenes los intermediarios por ley?

implantaciondedatos.com Diseló a ZParo a ver qué opina Pero sólo opinar no sea que haga ota gorda que se vea

Puntuación 3
#12
Realista
A Favor
En Contra

Apretarnos el cinturón y consumir menos , simplemente consumir lo muy básico. Adiós a los productos de lujo.

Puntuación 6
#13
beltenebrós
A Favor
En Contra

Por gobernar de manera negligente y atentar contra el binestar del pueblo Luis XVI y Maria Antonieta fueron guillotinados. Qué lástima que ya no se puedan usar esos métodos para castigar a Zpuerko por cometer los mismos desastres.

Puntuación 5
#14
Diego
A Favor
En Contra

malos tiempos vienen, muy malos. La inmensa mayoria de las personas necesitamos un trabajo para simplemente pagarnos un techo donde guarecernos y comer, si lo más básico que es el trabajo 5.000.000 de parados no lo tienen, cuando a todos se les acaben los ahorros, los apoyos familiares y de amigos solidarios, ¿que nos quedará?, pués tirarnos por la ventana o ir contra los que viven, porque los que tienen mucho y viven muy bien, estarán muy protegidos. Alucinante el escenario que se puede ver.

Puntuación 8
#15
VIOLENCIA: LA íšNICA VIA POSIBLE
A Favor
En Contra

#15 es que esa es la única via posible estimado forero. Es decir, yo me di cuenta, hace ya mucho tiempo (y esto lo he hablado mil veces con mi familia y amigos) que en el momento en que unos cuantos políticos bien apoltronados deciden por millones de personas, el sistema degenera en lo que es: una dictadura brutal en la cual la persona en si NO VALE NADA, se toma como un simple numerito. Si se muere de hambre eso no le importa al político. La pobreza es una de las causas de las guerras y conflictos, y la gente se está empezando a apercibir que esto es una guerra en la cual ellos deciden que nosotros tenemos la culpa (aunque los banqueros, políticos y grandes empresarios (no los autónomos, que a esos los destrozan a impuestos y encima no les dan crédito) sinverguenzas hayan sido los culpables de verdad), nos bajan los sueldos, nos frien a impuestos y ellos no pierden NI UN íPICE DE SU PODER ADQUISITIVO. Es de lógica, que alguien que está fuera de la realidad, no entienda, que alguien que no padece y que no sufre le de igual y mire para otro lado. ¿Cual es la posibilidad que tenemos el pueblo?. Bien, la palabra no funciona, es triste pero se está demostrando que no sirve para NADA. La única solución posible es unirnos y salir a la calle en tromba. Bien, si esto no produjera el efecto adecuado (que no lo producirá porque nos intentarán reprimir brutalmente mediante la policia), ¿que es lo que nos queda?. Pues lo único que nos queda es organizarnos, unirnos, TODOS SIN EXCEPCIÓN, y realizar una guerra de guerrillas, misteriosamente empiezan a aparecer políticos y banqueros así como personajes de esa calaña destrozados. No tenemos ninguna oportunidad en una guerra abierta, ya que ellos tienen gente entrenada y mejor armamento. Desgraciadamente esta es la realidad, y la gente cada vez más, empieza a despertar de su sueño y a darse cuenta de que, o nos defendemos, o nos aplastan.

Puntuación 9
#16
Danilo
A Favor
En Contra

Que espera el presidente de chocolate (Obama) para coaccionar o presionar a las naciones en desarrollo para que estas, bajan la demanda y las otras aumentan la oferta. Así nos regalan sus producciones como los últimos 70 años?

Puntuación 3
#17
español
A Favor
En Contra

Aunque tenga dinero no pienso entrar en este juego.

Voy a comprar lo justo, apenas vpy a coger el coche, lo justo la luz, y compras las justas.

Que nos saque de este atolladero el que nos ha metido, yo no le pienso ayudar. Además impuestos de tabaco CERO dejé de fumar.

Puntuación 6
#18
luciano
A Favor
En Contra

pues yo voy a seguir consumiendo como siempre, me da igual que los precios suban....total, los gustos hay que darselos en vida, y ya tengo 40 y pico de tacos.

Puntuación 1
#19
Usuario validado en elEconomista.es
Ahorrar Más y Mejor
A Favor
En Contra

Aquellos que decis que no llegáis a fin de mes es porque no queréis.

Puntuación -1
#20
ansarycia
A Favor
En Contra

mire amigo, no tengo que preparar bolsillos ni ná de na, cuando no tenga dinero en el b olsillo, no compro nada y punto, está claro?

además, estoy seguro que a todos, a ti tambien, les pasará igual, asi que suban lo que quieran, cuando no podamos comprar se lo comeran (si son tomates, bueno, pero si es cartón, ya me contarás)

Puntuación 0
#21