Ecoley

Las primeras horas de Rato en Soto: huellas, foto, registro y médico

Madrid, 25 oct (EFE).- Las primeras horas del expresidente del Gobierno Rodrigo Rato en la prisión de Soto del Real se dedicarán a cumplir el protocolo de entrada de cualquier preso en una cárcel, donde, antes de ser internado en el módulo de ingresos, será fotografiado, se le asignará un número y pasará un reconocimiento médico.

Rato, que ha entrado en la cárcel de Soto poco después de las 13:00 horas, para cumplir su condena de cuatro años y medio de prisión por el escándalo de las tarjetas "black" de Caja Madrid, será conducido por el personal de la prisión para su registro.

Allí, el protocolo de Prisiones marca que se comprobará su identidad, se le tomarán las huellas y se le harán fotos y se anotarán sus datos en el libro de ingresos con un número asignado de interno, que empezará por 2018 al ser el año vigente de entrada en la cárcel.

Rato tiene que entregar, si hubiera entrado con ellas en la cárcel, pertenencias personales no autorizadas como llaves, móvil o cartera y dejar también a modo de consigna de forma voluntaria otros artículos de valor como el reloj o cadenas.

En ambos casos, estos objetos personales se guardarán en una caja fuerte. El interno podrá retirarlos cuando salga en libertad o entregarlos a un familiar que designe.

Según marca el procedimiento habitual de ingreso en un centro penitenciarios, la prisión abrirá un expediente personal con la información actualizada sobre su situación procesal y penitenciaria, unos datos que se incluirán en los ficheros informáticos gestionados por la Administración.

Ya en el módulo de ingresos donde Rato pasará esta noche, tendrá un primer reconocimiento médico y será entrevistado probablemente mañana con el trabajador social y otros profesionales de la prisión para decidir módulo.

La clasificación de grado se designará antes de que pasen dos meses, recuerdan a Efe fuentes penitenciarias, como también que, aunque el exministro ha elegido la Prisión de Soto, podría también solicitar en un futuro un cambio de centro.

Rodrigo Rato ha elegido esta prisión para cumplir la pena por apropiación indebida en el uso de las tarjetas opacas y para favorecer sus futuros desplazamientos a la sede de la Audiencia Nacional en San Fernando de Henares (Madrid), donde el 26 de noviembre comienza el juicio por la salida a bolsa de Bankia.

Construido en 1995, el centro penitenciario de Soto del Real es el mayor de la Comunidad de Madrid, ya que cuenta con 1.008 celdas y 174 complementarias; en él están ingresados algunos conocidos de Rato como el extesorero del PP Luis Bárcenas o el ex secretario de Estado de Hacienda Estanislao Rodríguez-Ponga, condenado a tres años y dos meses también por las "tarjetas black".

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin