Ecoley

Las Vegas apela a la unidad un año después del "inolvidable" tiroteo

Las Vegas (NV), 1 oct (EFE).- Autoridades y residentes de Las Vegas (Nevada) apelaron hoy a la unidad para superar la "inolvidable" muerte de 58 personas ocurrida el 1 de octubre de 2017 en un multitudinario concierto al aire libre, en la que es la mayor matanza por arma de fuego en la historia reciente de Estados Unidos.

"Hoy recordamos lo inolvidable. Hoy, confortamos lo inconsolable", dijo el gobernador de Nevada, Brian Sandoval, en un acto de homenaje a las víctimas en el primer aniversario de la masacre, en el que también subrayó en que "hoy tenemos que recordar que el dolor realmente nunca desaparece".

El gobernador, que ordenó que las banderas en edificios oficiales ondeen a media asta, se dirigió a centenares de personas, entre ellas supervivientes, familiares de víctimas mortales y de los 887 heridos y policías y médicos que acudieron al lugar del tiroteo tras recibir las llamadas de emergencia.

Sandoval dijo que nunca podrán ni deben recuperarse "completamente de esa noche trágica" y destacó la unidad que surgió en la ciudad del tiroteo: "Nos volvimos uno, una sola comunidad, una sola familia. Lloramos, hicimos nuestro duelo y decidimos volvernos Vegas Fuerte".

El dirigente estatal hizo referencia así a la frase "Vegas Strong", que esa misma noche surgió y que parece haber reemplazado a los famosos lemas relacionados con la ciudad, muy vinculada al ocio, y que hoy lucieron en sus camisetas cientos estudiantes y maestros de escuelas locales.

"Vegas Strong" es motivo de orgullo para los locales que reconocen que el 1 de octubre de 2017 marcó un antes y un después no solo a los asistentes al festival de música country Route 91 que cayeron o huyeron bajo las balas de Stephen Paddock desde una habitación del cercano hotel Mandalay Bay por motivos que aún se desconocen.

El presidente de EEUU, Donald Trump, también tuvo hoy unas palabras para las víctimas de un suceso "horrible" y desde la Casa Blanca dijo que todo el país está con ellos, "afligido por las vidas perdidas y por las familias que dejaron atrás".

Trump adelantó que en las próximas semanas estará lista una legislación para prohibir los dispositivos que pueden colocarse en las armas semiautomáticas para que disparen más rápido como los que utilizó Paddock antes de suicidarse.

Los turistas ven hoy en todo el corredor hotelero de Las Vegas los avisos que recuerdan la tragedia e incluso en el famoso aviso que da la bienvenida al "Strip", la principal arteria de la ciudad, en lugar de la imagen del icono del rock Elvis Presley hoy hay 58 cruces blancas con los nombres de las víctimas mortales del tiroteo.

A las víctimas también se les honra con una exhibición fotográfica en Las Vegas con sus rostros, mientras que emisoras de radio de música country les dedicaron un minuto de silencio.

Horas después de la tragedia la convocatoria hecha por hospitales y bancos de sangre para que la ciudadanía donara sangre surtió efecto y las filas fueron interminables, solidaridad que hoy se recuerda con una nueva jornada de donación de sangre.

Uno de estos lugares es el Centro Médico Universitario (UMC, en inglés), el hospital al que fueron trasladados los heridos más graves, y cuyo director de Relaciones Públicas, Scott Kerbs, aseguró a Efe que esta jornada busca sencillamente honrar a las víctimas a través de la "donación de vida".

UMC ofrece hoy una clase gratuita de cómo detener una hemorragia mortal o cómo tratar una herida grande, hacer torniquetes y aplicar presión mientras llega la ayuda profesional.

"Este año hemos entrenado a más de 6.000 personas en este procedimiento que literalmente puede salvar la vida de una persona", dijo.

Durante todo el día y la próxima noche se han convocado diferentes vigilias para honrar a las víctimas, sobrevivientes, oficiales de policía, paramédicos, bomberos y personal de emergencia que esa noche atendió la tragedia.

Una de esas vigilias está prevista en el BBS-Mente Sana, uno de los pocos centros que ofrecen atención de emergencia y tratamiento en salud mental en español y donde todavía reciben terapia decenas de hispanos que esa noche trabajaban en el concierto.

"La idea es reconocer a los sobrevivientes, a todos los que estaban trabajando esa noche en servicios, comida y que terminaron salvando vidas. Queremos recordar que, aunque las heridas no han terminado de sanar, estamos unidos y seguiremos trabajando para sanar juntos", dijo a Efe Ingrid Sánchez, su directora.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin