Ecoley

Rusia demanda a Londres las huellas dactilares de los sospechosos en el caso Skripal

Moscú, 5 sep (EFE).- Rusia citó hoy al embajador británico para exigirle las huellas dactilares de los primeros sospechosos en el caso Skripal, que han sido identificados por la policía británica como los oficiales rusos Alexander Petrov y Ruslán Boshírov.

"La Cancillería rusa exigió al embajador británico en Moscú que entregue las huellas dactilares de los dos hombres que en Londres llaman sospechosos en el caso Skripal y los vinculan con Rusia", declaró María Zajárova, la portavoz de Exteriores, en declaraciones a la prensa.

Recordó que Londres debe tener en su poder esas huellas dactilares dado que todo ciudadano ruso debe cumplir ese requisito si quiere recibir un visado para viajar al Reino Unido.

Sin embargo, "el embajador británico dijo que el Reino Unido no entregará ningún material", ni las huellas dactilares ni los números de los pasaportes, lamentó la diplomática, que expresó su confianza en que dicha información será, así y con todo, remitida a través de la Interpol.

Zajárova, quien destacó que Moscú nunca había oído hablar de esos ciudadanos rusos, puso en duda la veracidad de las fotos divulgadas hoy por Londres, lo acusó de intentar llevar a engaño a toda la comunidad internacional y tachó la publicación de los nuevos datos del caso Skripal de "carrusel infernal".

"En vez de una investigación auténticamente independiente, objetiva y transparente de los incidentes de Salisbury y Amesbury, Londres recurre insistentemente a la diplomacia de la megafonía antirrusa", apuntó.

La portavoz de la diplomacia rusa insistió en llamar a las autoridades británicas a cooperar para esclarecer el caso, que ha enturbiado aún más en los últimas meses las ya tensas relaciones bilaterales.

"En lugar de eso recibimos acusaciones absurdas de que demos explicaciones por una situación con la que, como hemos dicho en numerosas ocasiones, no tenemos nada que ver", dijo.

Scotland Yard y la Fiscalía británica comunicaron hoy que hay suficientes pruebas para acusar a Petrov y Bushirov de conspiración para cometer asesinatos en territorio británico con un agente nervioso.

Seguidamente, la primera ministra británica, Theresa May, afirmó que los dos sospechosos del intento de asesinato del exespía Serguéi Skripal y de su hija Yulia son agentes de la inteligencia militar rusa, GRU.

En una declaración en la Cámara de los Comunes del Parlamento, May subrayó que no había sido una operación común, sino que "casi seguro" había sido aprobada "al más alto nivel del Estado ruso".

Los Skripal estuvieron hospitalizados varias semanas tras ser envenenados supuestamente con el agente nervioso "novichok", de fabricación rusa, lo que llevó al Gobierno británico a culpar al Kremlin del ataque y a expulsar a varios diplomáticos de Londres.

Unos meses después, en Amesbury la británica Dawn Sturgess murió envenenada con "novichok" al entrar en contacto con un frasco de perfume que, según los medios, había recogido del suelo y que contenía el agente nervioso, y también hay informaciones de que sigue muy grave su pareja, Charlie Rowley.

Como la legislación rusa no contempla la extradición de sus nacionales, las autoridades británicas han emitido una orden europea de arresto, lo que implica que si viajan por Europa podrán ser detenidos con el fin de ser extraditados y juzgados en el Reino Unido.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint