Ecoley

Seis de cada diez presas catalanas son víctimas de violencia machista

Barcelona, 8 jun (EFE).- Seis de cada diez reclusas en centros penitenciarios catalanes son víctimas de violencia machista y además un 65 % sufren problemas de salud mental, según apuntan los datos recogidos por el Departamento de Justicia de la Generalitat de Cataluña.

En una visita a la cárcel de mujeres de Barcelona Wad Ras, la consellera de Justicia, Ester Capella, ha anunciado que desde su departamento han iniciado un nuevo tratamiento "con visión de género" para proporcionar herramientas de "empoderamiento femenino" y "pautas de salud sexual y reproductora" para todas las reclusas catalanas.

Capella ha explicado que ha iniciado su actividad como consellera en una prisión para dar visibilidad a las mujeres presas ya que, aunque representan un 7 % de las personas privadas de libertad en Cataluña -562 frente a 7.466 hombres-, necesitan un "tratamiento que se adapte a sus necesidades".

Según las cifras del Departamento de Justicia, un 60 % de las mujeres reclusas han sufrido violencia machista y además un 65 % del total tienen problemas de salud mental, un número mayor que en el caso de los presos masculinos, que se sitúa en el 50 %.

El perfil de las internas en un centro penitenciario catalán es el de una mujer de 38 años, condenada a una pena cinco años por robo (39 %) o tráfico de drogas (32 %) y que ha sufrido violencia machista (60 %).

Además, las mujeres privadas de libertad duplican los casos de falta de recursos económicos, respecto a los hombres, y suelen tener menos familiares en los que apoyarse.

Durante su proceso de rehabilitación, las mujeres respetan más las condiciones de salida y permisos y, una vez fuera, su grado de reincidencia es menor, con una tasa del 26 %, que el de los hombres con un 31 %.

La consellera de Justicia ha afirmado que, teniendo en cuenta estos datos, han creado un tratamiento nuevo para ofrecer "herramientas" a las reclusas para evitar que, cuando salgan el libertad, se "reproduzcan situaciones vitales anteriores" marcadas por la violencia machista.

El tratamiento lo desarrollarán educadores, psicólogos, trabajadores sociales y juristas de cada centro, en grupos muy reducidos, y en función de la trayectoria de las internas.

El objetivo es potenciar su autoestima y proporcionales pautas para tener una conducta sexual y sanitaria responsable.

En cuanto al sistema penitenciario, Capella ha afirmado que en este momento hay una "situación de cambio" y que desde Justicia tienen el reto de lograr un "modelo avanzado" de prisión que sea "más permeable con el exterior" para así beneficiar la situación personal y de salud mental de los reclusos.

Durante su visita por la prisión de mujeres de Barcelona, Capella ha presenciado algunos talleres de formación, como el de peluquería, así como la zona en que las madres conviven con sus hijos de hasta tres años.

La consellera de Justicia ha destacado el buen funcionamiento de este espacio en el que una madre privada de libertad "se siente a gusto" a pesar de las circunstancias en las que se encuentra.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin