Ecoley

Zoido: Nadie ha solicitado oficialmente retirar condecoración a Billy el Niño

Madrid, 30 may (EFE).- El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, ha dicho hoy que el Gobierno no ha valorado la retirada de la condecoración concedida en 1977 al inspector de la Brigada Político Social Juan Antonio González Pacheco, apodado Billy el Niño, y ha informado de que "nadie lo ha solicitado oficialmente".

Zoido ha contestado en la sesión de control al Gobierno del Congreso al líder de Podemos, Pablo Iglesias, que le ha preguntado si el Ejecutivo ha pensado retirar la condecoración al mérito policial que concedió en 1977 el ministro Rodolfo Martín Villa al "torturador Pacheco".

"Este Gobierno no ha valorado la retirada de esa condecoración, que no la ha concedido este Ejecutivo. Se concedió hace más de cuarenta años y nadie ha solicitado oficialmente que se retire, no parece que haya tampoco justificación legal y no se tiene constancia de que esa condecoración se le haya retirado a nadie. Cumplamos con la ley y seamos serios", ha dicho Zoido.

El titular de Interior ha recordado que "han pasado gobiernos socialistas y tampoco se le han retirado".

Tras la intervención de Zoido y los aplausos de los diputados del PP Pablo Iglesias ha comentado: "Acaban ustedes de aplaudir que se condecore a un torturador" y ha apuntado que "el Gobierno tiene competencias para retirar esa medalla que es una ignominia para la democracia española".

"Me voy a limitar a leerle algunos de los testimonios de víctimas de Billy el Niño, algunos de ellos sentados en la tribuna de invitados", ha indicado Pablo Iglesias.

Iglesias ha señalado: "Chato Galante -un activista que perteneció al Sindicato Democrático de Estudiantes-: Me abrieron la cabeza y me dieron golpes en todo el cuerpo, estaba desnudo, cuando no podía moverme me tenían como un fardo esposado a un radiador en un pasillo, cuando pasaba un policía me volvían a golpear y apagaban un cigarrillo en la cabeza".

El líder de Podemos ha añadido que Chato Galante subrayó que "González Pacheco era de los que más estaban presentes, era un torturador compulsivo, disfrutaba y presumía de ello. Te miraba y te decía, he sido yo Billy el Niño".

"Willy Meyer (exeurodiputado de IU): González Pacheco apretó la pistola contra mi pecho mientras gritaba que me iba a matar, que en esa misma habitación habían matado a Julián Grimau y que él iba a hacer lo mismo conmigo. Yo me quedé quieto, con la boca bien cerrada y sintiendo la boca del cañón en las costillas. Gatilló, oí el chasquido del disparo, la pistola no estaba cargada", ha leído Iglesias.

"Lidia Falcón (presidenta del Partido Feminista): Me golpeaban en el estómago y en el hígado y me tiraban de los brazos que parecía que se me salían. Mientras me golpeaba en el estómago Billy el Niño me dijo ahora no parirás más puta", ha mencionado Iglesias.

Tras la intervención de Iglesias se ha producido un prolongado aplauso de los diputados de Unidos Podemos a algunas de las víctimas de Billy el Niño que han seguido la sesión en el hemiciclo, momento en el que el líder de Podemos ha llorado con el puño en alto muy emocionado.

Zoido le ha replicado si todo lo que acaba de relatar Iglesias "estuviese reconocido en una sentencia" todos los diputados de la Cámara pensarían que Billy el Niño no era merecedor de la condecoración y tendría que recaer sobre él todo el peso de la ley.

"Ustedes no saben muy bien lo que quieren, un día se les ocurre pedir cinco ministerios, la Radiotelevisión Española y el Centro Nacional de Inteligencia y al día siguiente piensan ustedes otra cosa y están dispuestos a firmar un cheque en blanco", y "un día defienden que los escraches es una libertad de expresión y al día siguiente dicen lo contrario", ha dicho el ministro.

Y ha concluido: "Lo que le puedo asegurar es que usted no me va a dar a mí lecciones de seriedad y de defender a un torturador porque no lo he hecho en mi vida y no lo pienso hacer pero también es verdad que hay que cumplir la ley".

Las palabras del ministro han producido airadas protestas de diputados de Podemos, especialmente de Rafael Mayoral, que han provocado la interrupción de su intervención ante lo que la presidenta del Congreso, Ana Pastor, le ha advertido de que le expulsaría si seguía en su actitud tras llamarle al orden en dos ocasiones anteriores.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin