Ecoley

El exmilitar argentino Astiz reivindica en un juicio el "combate" a la "subversión"

Buenos Aires, 4 oct (EFE).- El exmarino argentino Alfredo Astiz reivindicó el "combate" a la "subversión" desplegado por las fuerzas armadas durante la última dictadura argentina (1976-1983), al hacer uso de sus "últimas palabras" en un juicio que se le sigue a él y a otras 55 personas por delitos de lesa humanidad.

"Nunca voy a pedir perdón por defender a mi patria", afirmó Astiz, condenado ya a prisión perpetua en un juicio anterior.

En el marco del tercer juicio oral que se realiza por crímenes ocurridos en la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA), donde funcionó el mayor centro clandestino de detención de la dictadura, el exmarino dijo que no reconoce al tribunal que lo juzga y que está "preparado para recibir otra ilegítima condena" que él va a considerar "como una nueva condecoración".

"Si quieren que explique lo que hice, que me juzgue un tribunal militar", dijo el excapitán de fragata, quien insistió que cumplió órdenes de sus superiores militares en el marco de lo que denominó "combate" a la "subversión".

Astiz, apodado "El ángel de la muerte", y otras 55 personas son juzgadas desde marzo de 2013 por un tribunal oral por delitos de lesa humanidad en perjuicio de 798 víctimas.

En este juicio, que se encuentra ya en su tramo final, Astiz está acusado -entre otros crímenes- por el asesinato de la joven sueca Dagmar Hagelin, secuestrada en 1977.

La ESMA fue la mayor cárcel ilegal de la última dictadura argentina y organizaciones de derechos humanos calculan que por ella pasaron unas 5.000 víctimas de la represión.

La segunda fase de esta "megacausa", que se compone de nueve procesos judiciales por crímenes cometidos en la cárcel clandestina, concluyó en octubre de 2011 con 16 condenados.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin