Ecoley

Diez mujeres muertas por violencia machista este año

Madrid, 13 feb (EFE).- Diez mujeres han muerto víctimas de la violencia machista en lo que va de año, dos de ellas entre el sábado en Seseña (Toledo) y hoy en Daimiel (Ciudad Real), mientras se investiga otro caso, este domingo, en A Estrada (Pontevedra), donde fueron hallados los cadáveres de dos mujeres y el marido de una de ellas.

A esta negra lista se suma otro caso, también en Pontevedra, el pasado viernes, en el que un varón agredió a su mujer hasta que creyó que estaba muerta y luego se ahorcó en Salceda de Caselas, una agresión de la que la víctima se recupera en el hospital Álvaro Cunqueiro de Vigo.

En Daimiel, un hombre de 57 años ha sido detenido hoy acusado de la muerte a cuchilladas de su pareja, de 46 años, y de la hija de ésta, de 18 años, en lo que parece ser un caso de violencia machista, según fuentes de la Delegación del Gobierno en Castilla-La Mancha.

Con la mujer de 46 años son ya diez las víctimas a manos de sus parejas o exparejas en 2017, una estadística a la que no se suma el asesinato de la hija de ella como violencia machista.

Este es además el cuarto crimen machista en la comunidad en las últimas tres semanas, tres de ellos en la provincia de Toledo.

El sábado día 11 fue hallado el cadáver de una mujer en una vivienda de la urbanización El Quiñón de Seseña (Toledo) con heridas de arma de fuego.

El presunto asesino, su pareja, un guardia civil que estaba destinado en la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil de Madrid, se suicidó a continuación.

También en Seseña y en una vivienda en la misma urbanización, el pasado 28 de enero era encontrado el cadáver de una mujer de 40 años, por lo que fue detenido su compañero sentimental.

Unos días después, el 5 de febrero, era asesinada en Mora (Toledo) otra mujer, de 44 años, por su pareja sentimental, un hombre que fue detenido y se encuentra ya en prisión.

Además, la Guardia Civil investiga el hallazgo este domingo en una vivienda de la parroquia de Callobre de Estrada (Pontevedra) de los cadáveres de tres miembros de una misma familia con signos de muerte violenta: una mujer de 56 años ahorcada., su madre, muerta de un disparo; y el marido de la primera, de 56 años, también fallecido, supuestamente con la misma escopeta, que se encontraba junto a él.

La investigación, pendiente del resultado de las autopsias, no excluye ninguna hipótesis, aunque queda descartada la implicación de terceros, según fuentes de la Guardia Civil; además, hay indicios de que el hombre se pudo suicidar.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin