Ecoley

Exsecretario del PPN ve "injusto" que se crea que urdió una trampa a Cervera

Pamplona, 2 jun (EFE).- El ex secretario general del PPN Eloy Villanueva ha declarado que no tuvo nada que ver con la organización de una trampa al expresidente de su partido y exdiputado Santiago Cervera, y ha considerado "molesto e injusto" que se considere esa opción.

Así lo ha declarado en la tercera sesión de la vista oral contra Cervera por chantaje, tras exigir, presuntamente, un total de 25.000 euros al expresidente de Caja Navarra a cambio de no revelar una información sobre sus actividades.

En el juicio, donde Villanueva ha declarado en calidad de testigo, ha señalado, ante las sospechas del acusado de que podía haber urdido una trampa contra él, que le parece "un comportamiento molesto e injusto", aunque comprende que "es parte de la estrategia procesal".

"Yo no tuve nada que ver con ninguna trampa ni cosa que se le parezca", ha manifestado y ha indicado que se enteró de la detención de Cervera por una llamada de la dirección nacional del Partido Popular en la que, ha precisado, "me pidieron que guardara silencio al respecto, y al día siguiente apareció la noticia en los medios".

Además Villanueva ha destacado que en algunos momentos Cervera manifestó intranquilidad en el entorno del domicilio familiar en Madrid. "Tenía algunas dudas y comportamientos de coches que veía en su domicilio, por lo que se hicieron las comprobaciones oportunas al ser un cargo político importante", ha subrayado.

Por su parte, el exdirector de Caja Navarra Enrique Goñi ha declarado que no se sintió amenazado ante el correo enviado a José Antonio Asiáin, pero entendió que para el expresidente de Caja Navarra era una "situación incómoda" y podía representar "una amenaza".

"Yo no me sentí amenazado, pero comprendí que la situación era incómoda y representaba para Asiáin una amenaza", ha afirmado Goñi.

Y ha manifestado que llamó a Asiáin tras reenviarle éste el correo delictivo y "lee noté disgustado, preocupado. Me dijo que ya hablaríamos en Pamplona, que por teléfono no quería hacerlo".

El exdirector de Caja Navarra ha recordado también que el día 7 de diciembre de 2012 Asiain le envió un correo para que él difundiera ante la posibilidad de que el chantajista cumpliera su amenaza ya que "esa noche se cumplía el plazo" dado para pagar.

"La nota de prensa decía que se había recibido un chantaje, que lo había denunciado y que no prestaba servicios profesionales a la Caja desde 2004, cuando fue nombrado consejero", ha comentado, y ha asegurado además que "Cervera con Caja Navarra tuvo dos etapas".

La primera, según ha señalado, fue entre 2002 y 2009 cuando "la plagaba de elogios y alabanzas", y la segunda, a partir de 2009, "crítica" porque lo que "antes le parecía bien ahora le parece mal".

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin