Ecoley

Sollecito amenaza con acciones legales si se le vuelve a llamar asesino

Roma, 30 mar (EFE).- El italiano Raffaele Sollecito, que acaba de ser absuelto por el asesinato de la británica Meredith Kercher en Perugia (centro de Italia) tras un proceso de más de 7 años, advirtió hoy que tomará acciones legales contra quien le vuelva a calificar de asesino.

En una concurrida rueda de prensa, Sollecito, quien fue acusado del asesinato junto a su novia de entonces, la estadounidense Amanda Knox, lamentó además que se le haya marcado siempre "como un asesino sin un mísera prueba".

"No acepto que me vuelvan jamás a llamar asesino o presunto y protegeré mi dignidad en las sedes oportunas en el caso de que alguien lo haga", declaró Sollecito, de 31 años.

La abogada de Sollecito, Giulia Bongiorno, no desveló aún si presentarán un recurso para el resarcimiento por detención injusta durante cuatro años.

El Tribunal Supremo absolvió el pasado viernes a Knox y Sollecito después de siete años y cinco meses tras un proceso en el que ambos habían sido condenados en dos ocasiones.

Sollecito explicó hoy que tras la sentencia final se sintió como "un secuestrado que volvía a la libertad" y afirmó que entre los "muchos momentos horribles de este periodo", en el que pasó cuatro años en la cárcel tras la condena en primera instancia, el peor fue su arresto.

El joven explicó que fue él quien llamo a la policía aquel día para denunciar la muerte de la estudiante Erasmus Meredith Kercher y que lo que pasó después con su arresto "fue irreal".

"No olvidaré tampoco las ofensas gravísimas contra mis familiares", añadió Sollecito, quien agregó que su familia ha salido "destrozada" como consecuencia del caso.

Sobre su relación con Knox, Sollecito reiteró que era "una simple historia de cariño entre dos chicos" y desveló que había hablado con ella hace poco para felicitarse tras la sentencia de absolución y que ambos eran muy felices.

"No sé si nos veremos en el futuro, no tengo el deseo urgente de verla. Es una amistad como otras y en nuestra relación no hay ningún punto oscuro como han dicho tantas personas", agregó.

Aunque aseguró que "el dolor está aún presente" tras todos estos años, añadió que puede concluir que "la justicia ha funcionado".

Ante la pregunta sobre el malestar de la familia de Kercher, Sollecito señaló que siente mucho que "hayan quedado desilusionados tras la sentencia" pero reiteró que no tiene nada que ver con el delito.

"Yo a Meredith la conocía muy poco y no tenía ningún motivo para participar en un delito horrible. Espero que ellos reconozcan la verdad de los hechos", dijo.

Sobre el marfileño Rudy Guede, el único condenado a 16 años de cárcel en diciembre de 2010 por el delito, el italiano insistió, como había hecho en el juicio, en que no le había visto en su vida.

El suceso se remonta a la noche del primero de noviembre de 2007, cuando la joven británica Meredith Kercher, de 21 años, fue asesinada en la casa que compartía con Knox.

En diciembre de 2009 un tribunal de Perugia condenaba a Knox y Sollecito a 26 y 25 años de prisión, respectivamente, por participar en la muerte de la británica.

Knox y Sollecito fueron detenidos en noviembre de 2007 y pasaron cuatro años en las cárceles italianas hasta que el 3 de octubre de 2011, el Tribunal de Apelación de Perugia les absolvía por no "existir" y "no haber cometido" los hechos que a ambos se les imputaban.

Posteriormente Knox y Sollecito fueron condenados en enero de 2014 a 28 años y seis meses de prisión y a 25 años, respectivamente, por el Tribunal de Apelación de Florencia (centro), después de que el Supremo hubiera ordenado repetir el juicio al considerar que en el proceso se habían cometido errores judiciales. EFE

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin