Ecoley

Adulterio, incesto y bestialismo seguirán siendo delitos en Puerto Rico

San Juan, 19 nov (EFEUSA).- El Adulterio, el incesto y el bestialismo seguirán siendo delitos en Puerto Rico, después que la tradicional moral puertorriqueña haya impedido también incluir la orientación sexual y la identidad de género como motivo de discriminación ilegal en el Código Penal.

En la última sesión legislativa del año antes del receso navideño, el Legislativo puertorriqueño logró el martes ya entrada la noche retirar las enmiendas que se habían conseguido aprobar previamente para eliminar esos tres delitos del Código Penal que rige en la isla.

La idea de que se legalizaran las relaciones consentidas entre familiares directos mayores de edad había desatado tal oleada de críticas que finalmente los defensores de las citadas enmiendas no lograron imponerse en la votación, algo que hoy era contestado por los sectores más progresistas.

El texto final establece penas de 50 años a quienes tengan "relación de parentesco, por consanguinidad, adopción o afinidad, o colateral por consanguinidad o adopción, hasta el tercer grado, o por compartir o poseer la custodia física o patria potestad y, a propósito, con conocimiento o temerariamente lleven a cabo un acto sexual".

Durante el debate, en el que se personaron representantes del grupos religiosos, el opositor Partido Nuevo Progresista (PNP) criticó con dureza la intención de eliminar los citados delitos, sobre todo el del incesto consentido.

"Uno no puede cambiar la fibra moral de un pueblo de un plumazo. Los cambios sociales se dan poco a poco", defendió su representante José Enrique "Quiquito" Meléndez, que dijo que la iniciativa "contradice los principios éticos y morales" de los puertorriqueños.

Igualmente, la portavoz del PNP en la Comisión de lo Jurídico, Seguridad y Veteranos del Senado, Itzamar Peña Ramírez, calificó de "un ataque a la moral y a la familia puertorriqueña" la eliminación del incesto.

"Esto significa que se estarían promoviendo relaciones sexuales de padres con hijos, tíos con sobrinos, abuelos con nietos y hermanos con hermanas", dijo Peña, quien habló de la "crisis social" que atraviesa Puerto Rico, "donde es necesario reforzar los valores y principios para lograr una mejor convivencia".

"Hoy vemos un Gobierno avalando el incesto, lo cual es una vergüenza y contradice nuestros valores cristianos. Esta enmienda ocasionará un daño familiar y social irreparable", afirmó durante el debate, en el que comparó esta iniciativa como de la despenalización de la marihuana.

La revocación final de las enmiendas aprobadas inicialmente para eliminar los citados delitos ha motivado las quejas entre otros de los presidentes de la Cámara de Representantes, Jaime Perelló, y del Senado, Eduardo Bhatia.

"No hay una sola persona en el Capitolio de Puerto Rico que pueda venir aquí a darle lecciones de moralidad a nadie. Y aquí ha llegado un grupo de personas que quieren ahora profesar que tienen más moral que nadie y se equivocan", defendió Bhatia.

Añadió que "moral no es permitir que se discrimine contra un hermano, no es la hipocresía de estar persiguiendo a personas por si cometieron o no cometieron adulterio".

La senadora del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP) Lourdes Santiago, también criticó "la involución y el compromiso con quienes han sido los responsables de que este país continúe, en asuntos fundamentales, en la era de las cavernas" y recordó que el último caso de adulterio en este país se procesó en 1929.

El Comité Amplio para la Búsqueda de Equidad (CABE) de Puerto Rico arremetió igualmente contra la eliminación de la medida que tipificaba como delito la discriminación por orientación sexual e identidad de género para acceder a servicios públicos o privados.

Entre las causas sí tipificadas están la ideología política, creencia religiosa, raza, color de piel, sexo, género, condición social u origen nacional o étnico.

"La Cámara forzó las enmiendas por presiones de representantes (de ambos partidos mayoritarios) que son conocidos por sus posturas fundamentalistas y que buscan imponer su credo religioso por encima de la equidad", denunció en un comunicado, en el que aseguró que lo ocurrido "desprecia totalmente la humanidad y derechos de las comunidades LGBTT".

Perelló también criticó esta decisión y dijo que "el discrimen hay que aborrecerlo en cualquiera de sus modalidades".

"Me da mucha pena, que al igual que ocurrió en ocasiones anteriores, esas mentalidades anteriores al diluvio, esas mentalidades cavernícolas, sigan prevaleciendo y favoreciendo que en este país hay gente que no vale tanto como los demás", añadió la senadora del PIP Lourdes Santiago.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint