Ecoley

Juan José Cortés, "indignado" porque pederasta Ciudad Lineal se reincidente

Huelva, 24 sep (EFE).- Juan José Cortés, el padre de Mari Luz, la niña que en 2008 fue asesinada por el pederasta Santiago del Valle cuando debería de haber estado en prisión cumpliendo condena ha mostrado hoy su indignación tras conocer que el detenido por los abusos de menores en el barrio madrileño de Ciudad Lineal sea "reincidente".

El detenido, Alberto Ortiz, de 42 años, está acusado de cinco abusos sexuales consumados a menores y de otras tres tentativas en poco más de un año en Madrid, y ya había sido condenado a siete años de prisión por agredir sexualmente a una niña de seis años en los años 90 y cuenta con un amplio historial delictivo que incluye secuestros, detenciones ilegales y violencia de género.

Cortés, a través de su perfil en Facebook, tras felicitar a las Fuerzas de Seguridad del Estado por su trabajo, ha mostrado su indignación por el hecho de que esta persona sea un pederasta reincidente: "Una vez mas se vuelve a demostrar que lamentablemente tengo razón, estos canallas deben de estar toda la vida en la cárcel", ha manifestado.

Se ha preguntado "donde está o para que ha servido aprobar el registro de pederastas por el que luchamos y que anunciaron que se pondría en marcha en 2009" y ha recordado que el Gobierno del PP lleva en su programa electoral la cadena perpetua que "espero y deseo que la pongan en marcha antes de terminar la legislatura".

En este sentido, ha apuntado que ha recibido "muchas criticas de propios y extraños" por luchar por la cadena perpetua para los pederastas, pero "al menos me queda la sensación de haber hecho lo que debía, sabiendo que estos demonios la única redención que tienen es la cárcel, al menos no hubiéramos lamentado el dolor de estas niñas y sus familias".

Por último se ha cuestionado por lo que "ahora dirán los que dicen que estos -en relación a los pederastas- se merecen una oportunidad y que son reinsertables", y se ha respondido manifestando que "quizás pedir perdón a los familiares y a las víctimas por favorecer que estos estén en la calle campando a sus anchas no seria suficiente".

"En España hay unos 30.000 pederastas que no sabemos ni quien son, ni como se mueven, que nadie los controla, no es motivo para estar tranquilo", ha apuntado.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin