Ecoley

Escritora asturiana Susana Pérez-Alonso afirma que no quita "ni una coma ni un punto" de lo escrito en el artículo

Susana Pérez-Alonso ha manifestado este miércoles que no quita "ni un punto ni una coma de lo escrito en el artículo que según parece excede la libertad de expresión de un militante de cualquier formación política".

OVIEDO, 19 (EUROPA PRESS)

Pérez-Alonso ha respondido así tras conocer la sentencia de la Sala Primera del Tribunal Supremo que ha absuelto al PSOE de la demanda formulada por ella a quien el Comité Ejecutivo Regional del Partido decidió sancionar por haberse excedido en su crítica.

La escritora asturiana ha señalado que se reserva su derecho a recurrir ante el tribunal Constitucional y ha manifestado que "a día de hoy miles de personas gritan lo mismo en las calles de nuestro país y millones en el resto del planeta".

Según recuerda el TSJA, el demandante instó la nulidad del acuerdo que le suspendió temporalmente de militancia al considerar que se estaba coartando su libertad de expresión por fundarse en la opinión expresada por el militante en dos cartas al director publicadas en un diario regional, en las que, además de criticar la decisión del partido de suspender las primarias a la alcaldía de Oviedo y acordar la designación directa de Paloma Sainz, apoyaba a otros compañeros que habían sido anteriormente expedientados. La demanda fue acogida en segunda instancia, pero ahora se rechaza.

"Yo lo grité hace siete años, cuestión de la que me siento orgullosa. Los titulares de prensa, escandalosos titulares que cada día nos asaltan al despertarnos reafirman lo escrito por mí en aquellas fechas ya lejanas. Es evidente que algo no funciona en la Justicia de este país cuando pasan tantos años para lograr emitir Sentencia en un procedimiento que tiene prioridad por encima del resto".

Pérez-Alonso destaca además que "por encima del paro, preocupa el comportamiento de los políticos. Por tanto no pierdo yo con esta Sentencia: pierde la libertad de expresión del pueblo de España. Zorra no es insulto ni vejación, es ser astuta" y añade que ella debe de ser "un poco astuta" por negarse a pensar que la libertad de expresión es un bien supremo sin el que no existe democracia posible.

Aclara que nunca fue expulsada, sino que se le sancionó durante 20 meses, durante los cuales siguió pagando si cuota "religiosamente".

Por último, ha calificado de "insólito" que la sentencia haya llegado antes a los medios de comunicación que a sus abogados y procuradores y asegura que interpondrá una queja ante el Tribunal Superior de Justicia de Asturias, el Tribunal Supremo y el Consejo General del Poder Judicial.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint