Ecoley

Expertos proponen otorgar privilegios de voto a los accionistas antiguos

Alterar la proporcionalidad entre derecho de voto y participación en el capital, a través de otorgar un privilegio de voto para los accionistas antiguos, es una de las propuestas recogidas por el Informe del Grupo de Reflexión sobre el futuro del Derecho europeo de sociedades, destinado a orientar la futura actuación normativa de la Unión Europea en la materia.

Así, dice, para favorecer la propiedad a largo plazo y el compromiso de los accionistas, "se debe permitir la previsión de ofrecer a los antiguos accionistas un trato preferencial". Unos beneficios, dice, que pueden consistir en un aumento de sus derechos de voto o de obtener mayores dividendos.

El documento, se ocupa, en su primer capítulo, de la movilidad transfronteriza de las sociedades. A este respecto, llama a hacer efectivo un derecho para las empresas a transferir su domicilio social a otro Estado miembro, cambiando el régimen jurídico de su país de origen por el de este último. Además, apunta que el régimen para proteger a las partes interesadas, en particular, accionistas, empleados y acreedores, es la Directiva 2005/56/CE, sobre fusiones transfronterizas de las sociedades de capital.

Y, sobre todo, apela, en materia de fiscalidad, a "que sea abordada como parte de la armonización de la movilidad, encontrando un equilibrio con las legislaciones nacionales, para garantizar una fiscalidad adecuada y el derecho de las empresas a la libertad de movimiento dentro de la Unión".

Gobierno corporativo

El segundo apartado se dedica al papel que está llamado a jugar el gobierno corporativo, sobre todo, en la gestión a largo plazo de las sociedades y de la atenuación de los riesgos asumidos por los administradores en relación con los resultados de la compañía o con su propia retribución.

Para ello, dicen, sería necesario, que la junta, en su informe de gobierno corporativo, indique cuáles son sus objetivos a largo plazo y cómo los pretende llevar a cabo, teniendo en cuenta los imperativos a corto plazo. Además, apuestan por la creación de nuevas formas societarias europeas e instan a una mayor flexibilidad y libertad de elección con respecto a las formas de sociedad y de la distribución interna de competencias.

En este segundo bloque se enmarcan también las propuestas de que se permita a las sociedades derogar la regla de la libre destitución de los administradores -y exigir la alegación de causa- o la de permitir consejos de administración de renovación escalonada. Asimismo, apuesta por la simplificación de los mecanismos de voto para los accionistas ausentes o la inclusión del voto electrónico.

Grupos de sociedades

El último capítulo es el relacionado con los grupos de sociedades, y alude a la necesidad de que la información básica sobre la estructura de grupo de una empresa cotizada pueda ser evaluada de forma fácil y accesible a través de la revisión de sus estados financieros e informes anuales.

Y es que, alerta el informe europeo, si bien hay numerosas normas relativas a la información del grupo, no hay ninguna que obligue a una información anual o en la web de la compañía para describir las principales características de la estructura del grupo de la empresa de una manera clara y favorable al inversor.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum