Industria

Javier Herrador (Navantia): "Buscamos instalaciones en puertos para entrar en EEUU y Australia"

  • "Estamos a punto de cerrar el mayor contrato que hemos hecho en eólica marina"
  • "Vamos a crecer a un ritmo de entre el 250% y 300% en los próximos años en Seanergies"
  • "Nuestro modelo no es fabricar todo en España. Se necesita el apoyo de la industria local"

Javier Herrador, director general de Navantia Seaenergies, prepara un potente plan de crecimiento para esta nueva división con la vista puesta en ampliar su presencia industrial en Estados Unidos y Australia.

¿Qué objetivos se marcan con la creación de esta nueva división?

Queremos cerrar el año anunciando contratos por 500 millones. Esa cifra coincide con el techo de facturación que nos hemos marcado en el plazo de 2025 y 2027 partiendo de un volumen anual que en los últimos años ha estado entre 150 y 200 millones al año. Vamos a crecer entre el 250% o 300%. Los primeros pasos que hemos dado nos están haciendo pensar que nos hemos podido quedar cortos.

¿Van a suministrar proyectos de eólica marina fuera de Europa?

Hasta ahora nuestro mercado principal ha sido Europa. Hemos tenido clientes como Iberdrola, Equinor, Siemens o EDPR, pero ahora se ha globalizado. Europa sigue concentrando la mayor capacidad, pero ya ha irrumpido EEUU con planes muy ambiciosos y Asia con países como Corea o Taiwán y luego Australia, que son mercados muy interesantes. Nuestra apuesta con la creación de esta división es globalizarnos. No solo queremos tener el objetivo que teníamos cuando iniciamos esta aventura. Ahora aspiramos a tener un negocio con rentabilidad y una cuenta saneada que aporte a Seanergies y al resto de la compañía unos resultados favorables. Ya estamos dando los primeros pasos para empezar a posicionarnos en esos mercados. EEUU, a pesar de la distancia, es un mercado muy cercano y creemos que ya desde aquí lo podemos tocar. Hemos firmado recientemente ya algún contrato para EEUU. Y en Australia ya estamos. Empezamos a trabajar con el Ministerio de Defensa australiano y nos hizo posicionarnos allí. A día de hoy ya tenemos una Navantia Australia que concentra muchos recursos, entre expatriados y gente local y nos permite tener un conocimiento de la industria local y las instalaciones. No partimos de cero y ya estamos hablando con esos potenciales clientes que también han puesto sus ojos allí y que les viene muy bien que empresas con nuestro conocimiento y capacidad pues les ayuden a entrar en estos mercados.

¿En Australia el objetivo es más eólica marina o hidrógeno?

A día de hoy estamos empezando con eólica marina pero no descartamos nada. Tenemos un papel muy modesto en hidrógeno, pero en el corto plazo nuestro interés está en la fabricación de componentes. Firmamos un acuerdo con Repsol en julio para poner en valor nuestra instalación en Ferrol, una antigua fábrica de turbinas que es muy adecuada para montar allí un gran centro de fabricación de electrolizadores. Estamos también cerrando acuerdos con tecnólogos para convertirnos en socios a nivel nacional y, a partir de ahí, escalar a otros mercados pero lo vemos más en el medio y largo plazo pero, por nuestro posicionamiento actual en eólica marina y por el interés de los clientes, creemos que es el momento adecuado para lanzarnos.

¿Se fabricará todo en España?

Nuestro modelo no es fabricar todo en España y luego llevarlo allí. Lo que llama a este desarrollo y cada vez lo vamos a ver más es el desarrollo local. Casi todas las subastas se deciden por precios, pero tienen una componente fuera de precio que puede ser un 20% o 30% que es decisiva en función de otra serie de factores como el papel de la industria local para compensar unas diferencias en precios. Esto está sucediendo en Europa y en Reino Unido. Nosotros tenemos una instalación en Brest, en Francia, que la hemos abierto para Saint Brieuc, de Iberdrola, y que es capaz de producir hasta un millón de horas de trabajo al año. Y hemos activado a la industria local francesa. Ese es un modelo que queremos trasladar allá donde se está demandando este modelo de negocio: Reino Unido, EEUU y Australia.

¿Podrían tener plantas similares?

Podríamos tener plantas similares donde lleváramos componentes de España -si somos más eficientes- y luego terminar de ensamblar y fabricar cosas a nivel local con socios y cogiendo esas instalaciones en las proximidades portuarias.

¿Hay algún mercado donde ya tienen decidido entrar?

Estamos en ello. En Australia estamos mirando. En Reino Unido ya llevamos tiempo. Allí ya tenemos un socio Harland & Wolf -que digamos que sería otro modelo porque ese tiene sus propias instalaciones- y estamos yendo a contratos en modalidades consorciales. Estamos viendo instalaciones portuarias que puedan ser gestionadas por nosotros como el modelo de Brest.

¿Se puede cerrar pronto?

Tan pronto como se cierren los contratos. El mercado eólico está cerrando los últimos contratos de las subastas anteriores de 2019 y 2020 y luego vino la pandemia que generó disrupción y ahora hay pequeños contratos de oportunidad en los que afortunadamente estamos bien posicionados y esperamos anunciar en breve buenas noticias. Estamos a punto de cerrar el mayor contrato que hemos hecho en eólica offshore. Son proyectos europeos en los que se pone en valor la cadena de suministro local. Las próximas subastas importantes vendrán en 2025 o 2026 y ya de manera hiperescalada en el 2027 serán las subastas que se celebren estos próximos dos años y en las que ya estamos compitiendo y presentando ofertas. Se van quemando etapas con 15 o 20 candidatos y se suelen quedar con dos o tres. Estamos en bastantes fases finales tanto en cimentaciones fijas como flotantes, donde también nos sentimos muy bien posicionados. Cerca del 75% de las estructuras flotantes que se han construido han salido de nuestras instalaciones.

¿Cómo enfocan este crecimiento?

Estamos cerrando acuerdos a largo plazo con nuestros clientes que nos permita trasladar aguas abajo a nuestra cadena de suministro. El próximo trimestre vamos a convocar un día de la industria para la cadena de suministro para hacerles partícipes de este plan, que es tan ambicioso como multiplicar por tres el volumen de facturación, pero en un periodo corto hasta 2027 y el acompañamiento que necesitamos. Ahí se conjuga el carácter de empresa pública por la vocación tractora de la industria auxiliar y las necesidades del mercado.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud