Indicadores Europa

S&P mantiene la 'triple A' a Reino Unido por ser una economía "rica y diversificada"

Foto de archivo

La agencia de calificación crediticia Standard & Poor's (S&P) ha confirmado este viernes el rating 'AAA/A-1+' con perspectiva 'estable' de Reino Unido, la máxima nota posible, debido a que el país sigue mostrando una "alta flexibilidad" en los mercados laboral y de productos y siendo una economía "rica y diversificada".

En un comunicado, la agencia destaca que el crecimiento de la producción y el empleo ha superado sus anteriores previsiones, pero alerta de que sus resultados fiscales se han comportado peor de lo que esperaba y aún no reflejan el fortalecimiento de la economía.

S&P prevé que Reino Unido crezca más de un 3% este año y un 2,7% en 2015, a medida que la demanda doméstica se beneficie de una mayor creación de empleo y los salarios en el sector privado vuelvan a crecer de forma gradual.

Otra de las fortalezas del rating del país es su flexibilidad monetaria, que permite ajustar con rapidez los precios y los salarios en comparación con sus socios comerciales. En su opinión, esto impulsa la resistencia y la competitividad de la economía sin generar presiones deflacionistas.

Como aspectos negativos, la agencia señala el "débil" comportamiento de los ingresos fiscales, que han ralentizado la reducción del déficit este año.

En este contexto, cree que el déficit público descenderá más lentamente de lo previsto por el Gobierno y en el año fiscal 2017 rondará el 3%, en vez del 1% estimado por el Ejecutivo, debido principalmente a que los ingresos derivados del petróleo y el sector financiero no alcanzarán los niveles previos a la crisis.

Por otro lado, explica que la perspectiva 'estable' del rating refleja su previsión de que la posición fiscal del país se fortalecerá a medida que mejore el crecimiento de la productividad y los salarios reales hacia niveles previos a la crisis.

Asimismo, también asume que el Gobierno que surja de las elecciones generales de mayo de 2015 mantendrá el compromiso del país con la consolidación fiscal, así como que Reino Unido seguirá formando parte de la Unión Europea.

A este respecto, cree que abandonar la UE socavaría considerablemente sus relaciones comerciales con la región y, lo que es más importante, perdería parte de su inversión directa. Además, tendría un "impacto desproporcionado" en los sectores financieros y empresarial y podría revivir el movimiento independentista de Escocia.

comentariosWhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin