Global

El ascenso de la ultraderecha en Finlandia supone un desafío extremo para la UE

  • ¿Peligra el rescate de Portugal?

El espectacular avance de la ultraderecha en las elecciones celebradas este domingo en Finlandia amenaza la estabilidad europea, ya que su eventual entrada en un Gobierno de coalición junto al vencedor partido conservador podría paralizar el rescate financiero de los países de la eurozona. La extrema derecha, imparable en Alemania: aumentan los neonazis militantes.

El parlamento finlandés, al contrario que otros de la zona euro, tiene derecho a votar sobre las solicitudes de ayuda financiera de los países, lo que significa que podría retrasar los planes de rescate de Portugal.

El líder del partido ultraderechista Verdaderos Finlandeses, Timo Soini, protagonista de las elecciones finlandesas celebradas ayer tras convertirse en la tercera fuerza del país nórdico, aseguró hoy que la Unión Europea (UE) debe renegociar el rescate financiero de Portugal.

En declaraciones a la televisión pública YLE, Soini afirmó que "tendrá que haber cambios" en los planes europeos de construir un mecanismo de estabilidad financiera, aunque no quiso dar más detalles sobre qué puntos deberían modificarse.

"Lo más importante es que Finlandia no necesite pagar por los errores de los demás", subrayó Soini, uno de los candidatos más firmes, gracias a su espectacular ascenso, para formar Gobierno junto a los conservadores, vencedores en los comicios de ayer.

El líder populista, que ya en las pasadas elecciones al Parlamento Europeo fue el candidato más votado de todo Finlandia, aseguró que su intención es cambiar desde dentro las políticas económicas de Bruselas.

"Ya se ha visto que el paquete de ayudas a Grecia e Irlanda no ha funcionado. Ahora las cosas van a empezar a hacerse de otra forma en Europa", señaló.

Soini, conocido por sus visiones ultranacionalistas y euroescépticas, tuvo también duras palabras contra la UE, al afirmar que la Unión "ha fracasado, tenemos que gestionarla mejor".

¿Cómo quedará el Gobierno?

Los Verdaderos Finlandeses advirtieron durante toda la campaña que no están dispuesto a participar en un Gobierno que dé luz verde a nuevos rescates financieros, incluido el portugués.

Los analistas prevén que las políticas comunitarias serán precisamente el mayor escollo para la entrada del partido ultraderechista en el Gobierno, dada la postura pro-europea de los conservadores.

El avance ultraderechista en Finlandia ha tenido, además, un efecto inmediato en los mercados, al contribuir en la caída de la cotización del euro en las principales bolsas asiáticas y europeas.

El Partido de Coalición Nacional (KOK), de centro-derecha, se ha convertido en la fuerza política más votada en las elecciones finlandesas, con un 20,4% de las papeletas, seguido del Partido Socialdemócrata (SDP), con un 19,01%, a poca distancia de los Verdaderos Finlandeses (PS), formación de extrema derecha que ha obtenido un 19% de los votos, según los resultados finales divulgados por la emisora estatal YLE.

Con estos datos, la actual coalición de gobierno, integrada por el KOK y el Partido del Centro (KESK) de la primera ministra, Mari Kiviniemi, que se ha adjudicado el 15,8% de los votos, es difícilmente reeditable, por lo que el PS espera llegar a algún tipo de pacto con los otros dos partidos más votados para formar parte del nuevo gabinete.

En este sentido, el líder del PS, Timo Soini, ha indicado que el partido debe ser "invitado a las negociaciones", algo que ha ratificado su colega del SDP, Jutta Urpilainen, quien ha considerado que el respaldo obtenido en las urnas le hace valedor de un puesto en el Gobierno, ya que ha subido 15 puntos respecto a las elecciones de 2007.

No obstante, la presencia de la extrema derecha en las conversaciones para la formación del nuevo Ejecutivo amenaza la estabilidad de la zona euro, ya que su eventual entrada en la nueva coalición gobernante iría vinculada al veto de Finlandia al rescate de Portugal, tal y como ha anunciado el PS en campaña electoral.

En cuanto al resto de formaciones, la Alianza de Izquierda ha conseguido un 8,1 por ciento de los votos; la Liga Verde un 7,2 por ciento; el Partido del Pueblo Sueco un 4,3 por ciento; los Cristiano Demócratas un 4 por ciento y el Partido Pirata un 0,4 por ciento; además del 1,6 por ciento que suman otras fuerzas minoritarias.

Así las cosas, de los 200 escaños que hay en el Parlamento Finlandés, el KOK pierde seis y se queda con 44; el SDP resta tres y se sitúa en 42; el PS suma 34 y alcanza los 39 y el KESK pierde 16 y se queda con 35; mientras que los otros 40 diputados se reparten entre los otros partidos.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum