Pymes y Emprendedores

Las empresas del Ibex 35 tardan más del doble que las pymes en pagar sus facturas

  • Las micropymes son las más rápidas; solo tardan 76,7 días en pagar

Necesitan 169 días para pagar sus facturas, pero en cambio sólo tardan 78 en cobrarlas. Son los tempos que se marcan las empresas del Ibex en cuanto a liquidar pagos y cobros se refiere. Más noticias en la revista digital elEconomista Gestión Empresarial

Así, partiendo de los datos publicados por la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) sobre los balances del sector no financiero del selectivo, la Plataforma Multisectorial contra la Morosidad (PMcM) sitúa en torno a los 47.000 millones de euros la morosidad total que alcanza el selectivo compuesto por las 35 principales compañías españolas.

Más allá de triplicar el periodo permitido por ley, fijado en 60 días, destaca que estas cifras de pago a proveedores contrastan con las correspondientes a los cobros que las mismas empresas realizan a sus respectivos clientes. En el caso de las empresas no financieras del Ibex, se trata de un periodo notablemente más reducido: 78 días de media. Antoni Cañete, presidente de PMcM, denuncia que "estos datos evidencian que algunas de las grandes compañías se financian, en cierta manera, a costa de sus propios proveedores, que son en su mayoría pymes y autónomos".

Por ello, considera que "esta situación hace que nuestras empresas y autónomos pasen por una situación de desigualdad e inferioridad y, al mismo tiempo, sean menos viables y competitivas que las empresas de los países de nuestro entorno".

Micropymes, las más rápidas

Exactamente en el extremo opuesto a las grandes potencias del panorama nacional se sitúan las micropymes, formadas por entre 1 y 9 trabajadores, que tardan una media de 76,7 días en pagar -curiosamente, una cifra muy similar al periodo de cobro de las grandes-. Y, pese a sobrepasar el límite legal en más de dos semanas, las empresas más pequeñas -y con menos recursos- del país pagan en casi 100 días menos que las más grandes y potentes. O, al menos, así lo reflejan los datos del Boletín de Morosidad y Financiación Empresarial, elaborado por Cepyme y el Ministerio de Industria, Energía y Turismo, recogidos en el gráfico.

Y entre hormigas y elefantes encontramos al resto del tejido empresarial: 80,4 días de media para las pequeñas empresas -entre 10 y 49 trabajadores- y 85,9 días para las de tamaño mediano, es decir, de 50 hasta 250 empleados. Por ello, desde Cepyme apuntan que, "a mayor tamaño empresarial, los periodos medios de pago se incrementan, debido a la mayor capacidad con la que pueden negociar los plazos con sus proveedores", explican desde la patronal de la pequeña empresa.

Pese al elevado incumplimiento, se aprecia sin embargo, tal y como se refleja en el gráfico -ver página siguiente-, una sensible mejora en el plazo medio de pago de las empresas no financieras del colectivo, que disminuyeron en trece días el tiempo de liquidaciones respecto al mismo periodo de 2012, y pasaron de 182 a 169 días.

Lo mismo afirman desde Crédito y Caución, quienes aseguran que, pese a superar con creces los tiempos de las pymes, las grandes empresas son las que más reducen sus periodos de pago. Así, en el estudio sobre Plazos de Pago en el B2B que ha elaborado junto a Iberinform y el Instituto de Empresa, reflejan que las grandes compañías -no sólo las 35 incluidas en el Ibex-, han reducido sus plazos hasta situarse, en 2014, en 114 días.

Un dato que, aunque tienda a bajar, Lorenzo Amor, presidente de la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA) denuncia como práctica corrupta: "No cumplir los plazos de la Ley de Morosidad también es una forma de corrupción y algunas empresas del Ibex, que presumen de su política de RSC, pagan sistemáticamente a más de 180 días".

Por sectores

Ahora, si algo tienen en común las distintas compañías que conforman el tejido empresarial español, con independencia de su tamaño es que, ejercicio tras ejercicio, las pertenecientes al sector de construcción e inmobiliario siempre son las últimas en pagar.

Así, si entre las pymes, las de construcción y promoción alcanzan una media de 95,1 días (15 más que la media ponderada de todas las pymes), entre las que conforman el selectivo español llegamos a los 288 días, un dato que, en el año 2012, cerró por encima de los 300 días. Le siguen, en el caso de las empresas de Ibex, comercio y servicios, con 253 días, nueve menos que en 2012; Industrial, con 230 (y una caída de tres días) y energía, con 108 días.

En el caso de las pymes, al sector de construcción le sigue el textil, con una media de 94,1 días, artes gráficas y siderometalurgia. En cambio, la distribución alimenticia baja la media general al registrar un retraso, apenas, nueve días por encima de lo permitido, habiendo cerrado 2013 con 69,1 días.

Con todo este panorama ante sí, y a través del Ministerio de Hacienda, el Ejecutivo se ha comprometido a implantar medidas sancionadoras. Para ello, la PMcM ha planteado multas de hasta 900.000 euros para las faltas muy graves, y cierres temporales de un año a las empresas que acumulen tres infracciones severas. "Las multas ejemplarizantes representan la única vía posible para combatir la morosidad. El régimen sancionador permitiría homogeneizar los plazos de pago con Europa y que nuestras pymes y autónomos ganen en competitividad", explica Cañete.

El problema, como explican desde la mayoría de asociaciones empresariales, es que las primeras en retrasar sus pagos son las Administraciones Públicas, así que "de poco sirve que nos pongan límites al sector privado si ellos no los cumplen".

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum1