Pymes y Emprendedores

Uno de cada cuatro embarazos se traduce en despidos para la mujer, según un estudio de Audi y el IESE

Se avanza pero a ritmo lento. Los últimos datos recabados por el Centro Internacional Trabajo y Familia del Iese correspondientes al mes de abril y presentados ayer en el Foro Audi revelan que un 36 por ciento de las mujeres toma las decisiones en el plano profesional guiadas por mantener un equilibrio entre vida familiar y laboral, frente al 24 por ciento de los hombres. Con todo, para ver el terreno que queda por cubrir, sólo hay que atenerse a este dato: uno de cada cuatro embarazos se traduce en despido para la mujer.

En equivalente porcentaje se decantan por otros criterios como el de la promoción profesional, algo que prioriza el 19 por ciento de mujeres.

Aunque la diferencia sigue siendo patente, los estrechos márgenes de respuesta de unos y otras llevan a pensar que "las cosas están cambiando y que los hombres están hoy más dispuestos a asumir el reto de la conciliación", en palabras de Nuria Chinchilla, directora del centro.

Además, otra buena noticia, según esta experta, es la buena experiencia que para los hombres supone asumir experiencias hasta no hace mucho sólo disfrutadas por las mujeres.

Por ejemplo, el 12 por ciento de los hombres encuestados para el estudio (con perfiles de directores generales, de departamento, jefes de sección y autónomos) han disfrutado de una baja por paternidad y de éstos el 69 por ciento declara haber tenido una experiencia positiva.

Experiencia negativa

En el caso de las mujeres sin embargo, del extenso 82 por ciento que disfrutaron de su baja de maternidad, sólo el 33 por ciento extrajo una experiencia positiva, frente al 42 por ciento que vivió su baja de forma negativa.

Todavía más gráficas son las respuestas del millar de encuestados cuando se les pregunta por la experiencia vivida al disfrutar de una reducción de jornada para cuidar a padres o suegros. En similar porcentaje, 65 y 63 por ciento, hombres y mujeres manifiestan lo opuesto: los primeros declaran una vivencia positiva, las segundas, negativa.

Pero uno se da cuenta de hasta qué punto queda camino por recorrer cuando sabe de datos como otro de los que destacó Chinchilla ayer: uno de cada cuatro embarazos se traduce en despidos para la mujer.

'Invitaciones' a marcharse

Este hecho, puesto de manifiesto en un estudio de la Fundación Madrina, se sigue dando en el mundo de la empresa. Como explica la experta: "Se trata de despidos que alegan falta de compromiso, situación de mobbing laboral o jornadas a tiempo parcial que relegan a la mujer, despojándole de competencias y tareas".

Una invitación a marcharse, en toda regla.

Ante esto, muchas no esperan el despido y son ellas las que se marchan: "El 10 por ciento se da de alta como autónoma y abre su propio negocio o desarrolla una actividad por su cuenta".

Ante este panorama, la experta no dudó en afirmar que "estamos machacando la ecología humana porque no hay tiempo para tener hijos y mucho menos para educarlos". "En las empresas falta capital social, que se traduce en relaciones laborales sanas y duraderas", añadió.

Por otra parte, propuso que aprovechar las medidas de conciliación para "estar en casa cuidando de la familia debería valorarse y hasta consignarse en los currículos, porque de lo contrario se tiene una visión muy parcial de la persona".

De primera oficial a capitán

Con todo, hay empresas en las que la igualdad entre hombres y mujeres es de difícil encaje. Por ejemplo, Juan Manuel Cruz, director corporativo de Relaciones Laborales de Acciona, comentó el caso de una de una primera oficial de Transmediterránea con posibilidad de promocionar a capitán de barco.

Salto profesional que se da tras 70 horas de embarque, algo que esa mujer no podía hacer dado que acababa de ser madre y había solicitado un puesto de tierra.

También se refirió al sector de la construcción, poblado mayoritariamente por hombres. "Aunque incluso en el tradicional tajo se están dando pasos", dijo Cruz, que ofreció el dato de que en estos momentos hay un 9 por ciento de mujeres trabajando, frente al 5 por ciento de hace unos años.

Marina Mateo, directora de Relaciones Laborales y Sociales de Caja Madrid, comentó por su parte que la sociedad española "ha mejorado sensiblemente en materia de igualdad desde hace 30 años" pero que no se ha alcanzado una verdadera equidad.

Y para eso, también toca a las propias mujeres, según dijo, "ser más ambiciosas para torcer esa situación desfavorable y de esta forma aspirar a los mismos puestos directivos que los hombres".

comentariosforum4WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin

forum Comentarios 4

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Roger
A Favor
En Contra

Como se puede ser tan escandaloso? Todo se atribuye al machismo, y ni siquiera se toma en consideración que la mayoría de mujeres prioriza tener hijos y ser una buena madre, que no tener éxito laboral, por PROPIA VOLUNTAD. Ellas lo elijen muchas veces, y en mayor proporción que los hombres. Su punto de vista también podria constar en los articulos, o no? Por otro lado, cansa ver como se enaltece desmesuradamente tener exito laboral, en contra de ser capaz de subir una familia.

Creo que nos estamos equivocando todos, intentando masculinizar a toda la sociedad.

Deu-siau.

Puntuación 0
#1
Decepción
A Favor
En Contra

Cuando estaba en el colegio, aprendí inglés y alemán, me licencié, hice un master para especializarme, cursos de informática, prácticas en empresas mal remuneradas"¦, nadie me dijo que todo mi esfuerzo por conseguir el trabajo de responsabilidad que tengo y en el que llevo 5 años y medio, me iba a durar eso: 5 años y medio.

El año pasado decidí quedarme embarazada y actualmente soy madre de una niña preciosa. Cual ha sido mi sorpresa que cuando me he incorporado a trabajar en mi empresa, no tienen ni idea ni les interesa escuchar de la existencia de las leyes y medidas de conciliación laboral y familiar.

Me considero una empleada muy responsable y trabajadora. Durante los años que llevo en esta empresa lo he dado todo. He trabajado muchas horas extras y me he excedido de mis obligaciones, siempre con una sonrisa y sin pedir nada a cambio. Tan responsable, que no yendo a favor de mis intereses familiares en lugar de reducción de jornada, solicité jornada intensiva de 8.00 a 15.00 por las mañanas para poder terminar mi trabajo y que la empresa no tuviera que contratar a otra persona ni que tuviera más gastos y así poder ocuparme de mi hija por las tardes. Hasta dije que me redujeran el sueldo, que no me importaba, que yo lo que quería era trabajar. Que si un día hacía falta que viniera una tarde, no tendría problema, horas extras para terminar algún trabajo, sin problemas, móvil, trabajar desde casa"¦ estaba a su entera disposición.

Pues a pesar de todo"¦ el empresario se coge un rebote enorme y me dice que de reducción nada que a lo más en lugar de venir 5 tardes, venga 2. Cuando comento el caso con otras amigas, me dicen que me de con un canto en lo dientes, que por lo menos no me han propuesto mandarme a otra sucursal en un pueblo remoto de Albacete.

Aunque se que tengo todas las de la ley, no tengo más remedio que aceptar su "propuesta", porque necesito trabajar. Trabajar por motivos económicos y para, sentirme realizada, poner en práctica todo lo que sé y esperar que cuando mi hija sea mayor las leyes, la sociedad y la mentalidad de los empresarios hayan cambiado y no tenga que escribir una carta como esta.

¡Cómo nos han vendido la moto! ¡Mujer y madre trabajadora! Perdonadme que me ría.

Puntuación 0
#2
Chloe Sullivan
A Favor
En Contra

Despertad chicas, no existe la conciliación familiar. Es una gran mentira.

Nos toca elegir: nuestra familia o nuestro trabajo.

No creáis en cantos de sirena.

Puntuación 0
#3
Eva
A Favor
En Contra

Por Dios , quien no desea la igualdad , pero ahora viene la horrible consecuencia : cuantos hombres de mediana edad educados por sus madres en las normas antiguas ( les parece curioso que una mujer conduzca un camión o que lleve una moto de gran cilindrada , no es que esten en contra ni mucho menos , tan sólo les choca ... ) son en la actualidad tildados -por esta antigua forma de ser- de machistas y puesto que su actitud , normal para ellos irritan a las nuevas ejecutivas - alrededor de la treintena-que los consideran retrogados.

Pero eso sí ,a ellas les gusta que las cedan el paso en las puertas,pero además quieren que les bailen el agua - lo que se llama ahora "discriminacion positiva"-y si estos pobres cuarentones largos o cincuentones no se comportan exactamente como ellas quieren , pues ya está las "depredadoras" llamadas así por los treintañeros que esos sí ya saben bien cómo hay que tratarlas se cargan o mejor joden al cincuenton y no paran hasta que se cargan al machista en cuestion y logran o que le echen o que le releven de todas sus funciones en el trabajo para pisarle bien.

¿Qué es que son las vengadoras de siglos de mujeres oprimidas o qué es esto ?

Conozco ya muchos casos de esto. ¿A que se debe esa forma de comportase? . Mi esposo lo ha padecido ya 2 veces ,es educado y correcto no discrimina a nadie , si viene alguien de la empresa de otra provincia considera su obligacion comer con esa persona hombre o mujer , pues bien ellas siempre se creen lo que no es - debe ser que no estan acostumbradas a que las traten con caballerosidad- y no entienden la educacion y despues cuando se dan cuenta que solo es eso educación van a cuchillo a por él, porque al principio no han entendido que solo es cortesia y creen que es que tenia un interes especial.

En que quedamos saben algunas lo quieren ? O es que es esto lo que quieren relegar ahora a los hombres a simples adoradores . La igualdad es eso IGUALDAD ...

Esto lo escribe una defensora acerrima durante años de las mujeres en todos los campos con las mismas oportunidades , derechos y obligaciones. Ahora que me tenga que callar la boca ...

Puntuación 0
#4