Pymes y Emprendedores

Tres millones de españoles habrían trabajado en condiciones precarias en la última década, según un informe

Uno de cada cinco hogares españoles tiene todos sus miembros activos en paro o con empleos temporales. Foto: Archivo

Uno de cada cinco hogares españoles tiene todos sus miembros activos en paro o con empleos temporales, según se desprende del estudio La construcción del empleo precario Dimensiones, causas y tendencias de la precariedad laboral de la Fundación Foessa, que, además, precisa que sólo una de cada ocho personas no ocupadas de 16 a 64 años percibe una prestación o subsidio por desempleo.

El informe, dirigido por el profesor de la Universidad Pública de Navarra Miguel Laparra y presentado hoy en la sede de Cáritas, señala que si bien el acceso al empleo estable aumentó desde 1994 en un 59,7% también aumentó el número de hogares que dependen de un empleo temporal (400.000). En este punto, el estudio resalta que también los trabajos temporales son "cada vez más temporales", ya que el ritmo de rotación es casi el doble, es decir, 3,1 contratos anuales por trabajador temporal.

Según datos de la investigación, tres millones de trabajadores podrían estar afectados por la precariedad laboral en la última década. Dicha situación afecta sobre todo a las mujeres, a los jóvenes, a los trabajadores de más edad y muy especialmente a las profesiones menos cualificadas con menores requisitos de educación.

Desprotección por desempleo

Según explicó Laparra, la expansión del empleo precario no sólo se ha debido a las reformas laborales sino también a "la falta de protección por desempleo". Así, recordó que sólo una de cada ocho personas no ocupadas de 16 a 64 años percibe una prestación o subsidio por desempleo y que la mitad recibe la prestación asistencial del 28% del salario medio.

En esta línea, también añadió que no hay un sistema de garantía de ingresos mínimos en el 80% del Estado español. Esta situación, señaló, explica "la escasa capacidad de resistencia de los trabajadores a la hora de aceptar una oferta de empleo por muy precaria que sea".

También achacó esta situación a la expansión del empleo precario en la administración pública durante las dos últimas décadas, que "ha optado cada vez más por la contratación temporal". Además, de "la dejación en el sistema de protección por desempleo no ha llegado nunca a garantizar unos ingresos suficientes para todos los desempleados", dijo.

Por último, responsabilizó a las políticas sectoriales en determinados ámbitos, sobre todo en el de los servicios sociales, que dejan al margen la cuestión de la calidad del empleo y preparan en ocasiones el camino para unas estrategias empresariales especialmente agresivas que no dan importancia al factor humano.

Dos tercios de empleos temporales

Por su parte, la Memoria 2006 del Programa de Empleo de Cáritas, refleja también esta situación, ya que el 66% de los empleos logrados el año pasado son temporales y sólo el 7% fijos. Durante 2006, Cáritas atendió un total de 50.277 personas de la cuales un 32% (16.000 personas) consiguió un empleo.

El 70% de las personas que solicitaron 'las acciones de empleo' de Cáritas fueron mujeres de entre 25 y 35 años con responsabilidad familiar o con personas a su cargo. Le siguieron jóvenes que sufrieron fracaso escolar, mayores de 45 años e inmigrantes. Los empleos logrados están predominantemente en el sector servicios, destacando el sector del servicio doméstico.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum