Fondos

Los fondos que invierten en productos agrícolas se benefician de la escalada de los precios

Con el precio del crudo de nuevo por encima de los 100 dólares por barril, puede pasar inadvertida la escalada que están llevando a cabo las materias primas blandas, algo de lo que se benefician los fondos que invierten en ellas. Sin ir más lejos, el precio del arroz ha tocado sus máximos y el del maíz se conformó con rozarlos.

Los máximos han estado desencadenas por la hipótesis de que un aumento del 3 por ciento anual de la demanda mundial de cereales superará a la oferta, debido a que algunos gobiernos frenarán las exportaciones para impedir protestas.

El arroz , alimento básico de 3.000 millones de personas, subió el miércoles un 2,4 por ciento en el mercado de materias primas de Chicago, tras haber duplicado su precio el año pasado. La soja, por su parte, subió por tercer día y el trigo también, porque los inversores están comprando materias primas agrícolas ante el temor de que el tiempo seco en las Grandes Llanuras y las intensas lluvias en el medio oeste oriental pudiese reducir la producción estadounidense y hacer bajar las existencias mundiales.

Problemas sociales

El Banco Mundial estima "que 33 países se enfrentarán a potenciales conflictos sociales por la intensa subida de los precios de la energía y los alimentos'', tal y como aseguró el presidente del banco, Robert Zoellick, en la página web de la institución. Para esos países "no hay margen para la supervivencia'', sentenció.

Y ante esta situación, China, India y Vietnam han reducido las exportaciones de arroz e Indonesia ha reducido los aranceles a la importación para proteger el suministro alimenticio y enfriar la presión inflacionista. Así, en el primer trimestre del año, el arroz ganó un 42 por ciento en el mercado de materias primas de Chicago, la mayor subida en al menos 14 años.

Concretamente, el precio del arroz cáscara para entrega en mayo subió el miércoles a 20,26 dólares las 100 libras (45,35 kilogramos) en el Chicago Board of Trade, debido a que la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO por sus siglas en inglés) afirmó que las exportaciones mundiales caerán un 3,5 por ciento este año por las restricciones de algunos países a las ventas.

Concepción Calpe, economista senior de la FAO, agencia que tiene como objetivo asegurar la alimentación en el mundo, concluyó que "el mercado internacional del arroz está enfrentándose en la actualidad a una situación particularmente difícil, con la demanda superando a la oferta y sustanciales aumentos de precios''.

Tendencia alcista continuada

En general, los precios de las materias primas están registrando su séptimo año de subidas. De hecho, el índice UBS Bloomberg Constant Maturity Commodity, que incluye a 26 de ellas, ha subido más del triple en los pasados seis años porque la demanda mundial, liderada por China, superó la oferta de metales y cosechas.

Por su parte, el índice Standard & Poor's 500 subió alrededor del 20 por ciento. "Como los mercados financieros han caído, los precios de los alimentos han subido'', aseguró Zoellick en un discurso el pasado miércoles. Además, el presidente del Banco Mundial aseguró que desde 2005 "los precios de los alimentos básicos han subido un 80 por ciento''.

En cuanto al maíz para entrega en mayo subió hasta un 0,5 por ciento a 5,9875 dólares el bushel. "Estamos viendo unos fundamentales muy sólidos para el maíz", dijo en una entrevista Kazuhiko Saito, estratega de Interes Capital Management, desde Tokio, quien además sentenció que "La posibilidad de un retraso de la siembra en Estados Unidos está sumándose al revalorización del mercado''.

Aprovechar el tirón

Y para beneficiarse de esta escalada, existen dos tipos de fondos: los que invierten directamente en derivados relacionados con materias primas blandas, y los que lo hacen en compañías cotizadas.

Dentro del primer grupo, destaca el fondo Parworld-Agriculture, que invierte en dos índices elaborados a partir de futuros de materias blandas. Por un lado, el DJ AIG Agriculture y por otro, el S&P Goldman Sach Agriculture & Livestock. Este productor acumula una rentabilidad en 2008 del 4,10 por ciento.

Y aunque está ligeramente en pérdidas en el ejercicio, la otra opción es invertir en el fondo DWS Invest Global Agribus, que invierte en acciones de compañías relacionadas con este tipo de materias. Su rentabilidad a un año es del 19 por ciento, aunque en 2008 pierde un 2,7 por ciento.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin