Firmas

El irresistible ascenso de China

  • El país asiático es ahora el principal socio comercial de Alemania
Foto: iStock

Los datos del PIB de China de 2017, publicados recientemente, lo confirman: el drástico crecimiento del país, con el incremento concomitante de su relevancia económica mundial, no se está ralentizando.

Sin duda, ha habido nuevas informaciones en los medios de comunicación sobre la fiabilidad de los datos chinos, debido a los informes de que algunas provincias han sobrestimado su rendimiento económico en los últimos años. Pero, por lo que sabemos, otras pueden haber estado haciendo lo contrario. En cualquier caso, las que han admitido haber inflado sus datos no son lo suficientemente grandes como para tener un impacto significativo en el panorama nacional.

Además, a menudo se pierden dos puntos clave en el debate sobre las estadísticas oficiales de China, que el país empezó a publicar por primera vez a finales de los años noventa. En primer lugar, el debate solo es pertinente si China está aumentando el grado en que sobreestima sus datos. En segundo lugar, los datos publicados por China deben considerarse en el contexto de las cifras de sus propios socios comerciales, así como las de las principales empresas internacionales que hacen negocios en ese país. Como he escrito antes, es revelador que China haya superado tanto a Francia como a Estados Unidos, para convertirse en el principal socio comercial de Alemania.

En cuanto a los datos anualizados de 2017, la mayor parte de los medios de comunicación se han centrado en el crecimiento del PIB real (ajustado por inflación) de China, que, con un 6,9%, representa la primera aceleración en un par de años y una mejora incluso con respecto a la baja tasa objetivo del 6,5%. Pero la cifra más importante es el crecimiento del PIB nominal, que se traduce en dólares estadounidenses. Debido en parte al fortalecimiento del renminbi, la producción económica total de China creció hasta los 12,7 billones de dólares en 2017, lo que representa un aumento del 13% (1,5 billones de dólares) en solo 12 meses.

Evidentemente, aquellos que han advertido que China sigue los pasos de Japón y se dirige hacia un ciclo deflacionario a largo plazo han estado muy lejos de acertar. En mi opinión, tales comparaciones simplistas nunca son particularmente útiles. China no solo ha evitado el riesgo de deflación, sino que lo ha hecho con una moneda apreciable. Cuando mis antiguos colegas de Goldman Sachs y yo empezamos a rastrear el ascenso de las economías BRIC (Brasil, Rusia, India y China) a principios de la década de 2000, pensamos que se necesitaría hasta finales de 2015 para que China pudiera alcanzar a Japón. Sin embargo, 2018 apenas ha comenzado y la economía china ya es dos veces y media más grande que la de Japón, cinco veces más grande que la de India, seis veces más grande que la de Brasil y ocho veces más grande que la de Rusia. También es más grande que toda la eurozona.

La asombrosa expansión de 1,5 billones de dólares de China en 2017 significa que, en términos nominales, esencialmente creó una nueva economía del tamaño de Corea del Sur, el doble del tamaño de Suiza y el triple del tamaño de Suecia. Los últimos datos sugieren que China podría alcanzar a Estados Unidos, en términos nominales, en algún momento alrededor de 2027, si no antes. Y una década después, los países BRIC podrían alcanzar colectivamente a las economías del G-7. Por supuesto, este logro estaría impulsado en gran medida por China. Aun así, tomados en conjunto, los BRIC restantes son más grandes que Japón. Y ahora que Brasil y Rusia han dejado atrás sus recientes recesiones, los BRIC probablemente supondrán una gran contribución al PIB mundial nominal en 2018.

Una consideración final para las perspectivas de crecimiento global es el consumidor chino. Muchos comentaristas todavía hablan de China como si fuera una potencia industrial. Pero el consumo en China ha subido casi un 40% del PIB. Desde 2010, los consumidores chinos han añadido alrededor de 2,9 billones de dólares a la economía mundial. Eso es mayor que la economía del Reino Unido en su conjunto. Los negociadores comerciales británicos deberían tomar nota: después del Brexit, el mercado chino será más importante que nunca para la economía británica. Sin embargo, además de sus datos anualizados, China también publicó recientemente sus datos de diciembre, que revelaron un crecimiento mensual de las ventas al por menor ligeramente decepcionante, de un 9,4% interanual. Se espera que esto no sea un reflejo de una desaceleración del consumo, sino más bien de que los responsables políticos chinos hayan endurecido las condiciones financieras en la segunda mitad de 2017.

Huelga decir que, a medida que China se vuelve cada vez más importante para la economía mundial, sus riesgos al alza y a la baja seguirán teniendo implicaciones de gran alcance para el resto del mundo. Y, de hecho, una desaceleración del consumo sería mala no solo para China, sino también para el resto de la economía mundial, que ahora depende de la transición desde la producción industrial china al consumo interno.

© Project Syndicate

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin