Firmas

La unificación de Alemania y la hercúlea labor del Este

La reunificación supuso la desindustrialización y la destrucción de empleo para el Este.

Con la caída del muro de Berlín el 9 de noviembre de 1989 quedó sellada la extinción de la República Democrática Alemana (RDA), que con su régimen comunista de democrática no tenía nada. La unificación de las dos Alemanias se produjo, en un ambiente de euforia ciudadana, el 3 de octubre de 1990 mediante la adhesión de la RDA a Alemania Federal, como lo contempla nuestra Constitución (artículo 23), y en base a un Tratado negociado por ambas partes. Con ello, Alemania oriental, con cinco Länder restaurados más la parte Este de Berlín como antigua capital y unos 16 millones de habitantes, quedó automáticamente incorporada en la UE -una economía con un tamaño equivalente al 10 por ciento del PIB panalemán-.

¿Qué situación hallamos? Por un lado, la necesidad de sanear y modernizar toda la economía germano-oriental. Ésta no era ni competitiva ni dinámica, carecía de infraestructuras de transporte y telecomunicaciones adecuadas, operaba con un parque de maquinaria en las empresas totalmente anticuado, registraba un nivel de productividad de tan sólo el 30 por ciento del nivel germano-occidental y ocasionaba una increíble polución ambiental en los centros industriales.

Por otro lado, había que transferir al Este todo el sistema institucional vigente en la República Federal (los organismos administrativos, el ordenamiento jurídico, el sistema tributario y fiscal, el régimen monetario y financiero, el marco laboral, la Seguridad Social etc.). Y en tercer lugar, había que resolver un problema tan fundamental en un Estado de Derecho como era el de hacer justicia a los innumerables ciudadanos germano-occidentales que fueron expropiados de sus bienes inmobiliarios en la RDA en 1949 y ahora reclamaban su devolución o una indemnización apropiada.

Nadie podía saber, por falta de precedentes, cómo llevar a cabo el proceso de reestructuración y renovación rápidamente y al menor coste posible. Pero la expectativa era la de un despegue económico en Alemania oriental; el entonces canciller Helmut Kohl incluso presagiaba un "Este floreciente" en tres o cuatro años.

Nos equivocamos todos. No caímos en la cuenta que la indoctrinación sistemática con ideología comunista había eliminado en el Este todo espíritu emprendedor y de proyección individual para realizarse profesionalmente. Así vino primero una desindustrialización y una destrucción de empleos a gran escala. Como tampoco preveíamos que el coste de la reunificación iba a ser muy elevado y persistente (transferencias financieras de Oeste a Este en el orden del 4 por ciento del PIB año tras año) y que el llamado Impuesto de la Solidaridad, que el Gobierno introdujo en 1991 en forma de un recargo del 7,5 por ciento sobre el IRPF y el Impuesto de Sociedades, sería permanente (actualmente un 5,5 por ciento) y no transitorio, como inicialmente se nos dijo.

Tres retos nunca vistos estuvieron enseguida sobre la mesa. El primero fue crear hasta el 1 de julio de 1990, es decir, antes de la unificación política, la unión monetaria alemana y determinar para ello el tipo de conversión adecuado entre el (débil) marco RDA y el (fuerte) marco alemán. Los economistas propusimos un tipo del 3:1, como mínimo. El Gobierno Federal decidió aplicar tipos diferenciados según transacción y activos monetarios, que dieron una media de 1,8:1. Los salarios germano-orientales fueron convertidos, en contra de todas advertencias, incluidas las del Bundesbank, al 1:1. Se tomó una decisión política con el fin de no defraudar las expectativas de los trabajadores orientales y evitar una migración masiva de Este a Oeste. Económicamente, fue un grave error que hoy todavía deja huellas en la economía oriental. Pues dadas las diferencias intraalemanas en la productividad, esta tasa de conversión supuso para las empresas germano-orientales de golpe una enorme apreciación real de su nueva moneda. La actividad exportadora se desplomó. Las empresas perdieron su mercado tradicional en el Este europeo (Comecon) y se quedaron sin mercado doméstico, porque no podían competir con oferentes de Alemania occidental y del resto de la UE. Como consecuencia, la producción industrial cayó en picado y el paro laboral registró un aumento dramático (del 3,5 por ciento de la población activa en el tercer trimestre de 1990 al 12 por ciento un año después).

El segundo reto consistió en privatizar miles y miles de empresas integradas en 316 grandes complejos estatales de industria y servicios, y por qué vía hacerlo: ¿saneando las empresas con dinero público antes de ponerlas a la venta o dejando esta tarea a los compradores-inversores privados? Otros y yo propusimos la segunda vía, incluyendo el cierre de aquellas empresas que a todas luces eran inviables. Éste fue el camino que tras mucha controversia política, se tomó, y de modo contundente. El argumento era que el comprador privado de una empresa sabe mejor que políticos y burócratas qué hacer con ella para que sea competitiva y pueda crecer generando al mismo tiempo empleo. Si hubiera asumido el Estado la tarea del saneamiento, muy probablemente hubiera cedido a la opinión pública de conservar los innumerables puestos de trabajo improductivos mediante subsidios a fondo perdido. El inicio de la reconstrucción económica del Este alemán se hubiera demorado innecesariamente.

Hubo que dar a los compradores alemanes y extranjeros bastantes subvenciones, si bien condicionadas a planes concretos de inversión y creación de puestos de trabajo por parte del comprador. Esto hizo muy costoso el proceso de privatización, que al concluir a finales de 1994 dejó una deuda pública de más de 200.000 millones de los antiguos marcos (unos 102.000 millones de euros). Inicialmente, el Gobierno creía que la privatización iba a generar cuantiosos ingresos para el Tesoro.

El tercer gran reto lo tenían que asumir las organizaciones sindicales y patronales (ambas occidentales) con su política salarial. Lo que la situación requería era una moderación salarial. El Gobierno pensaba que la conversión de los salarios orientales al marco con una tasa privilegiada también justificaba la moderación. Pero nada de esto ocurrió, todo lo contrario. Los sindicatos evocaron el cuestionable principio de "a igual trabajo, igual salario" y persiguieron una política beligerante de rápida armonización de los salarios orientales con los niveles occidentales. Las patronales no se opusieron demasiado, porque no tenían interés en que a las empresas germano-occidentales les surgiera una competencia de coste bajo desde el Este. Más actitud disparatada, imposible.

Los costes laborales unitarios en Alemania oriental aumentaron excesivamente, de inmediato al 120 por ciento del nivel occidental. La tasa de paro siguió al alza y se situó en casi el 21 por ciento a finales de los años noventa, el doble de la registrada en Alemania occidental, y eso a pesar de una notable emigración de personas del Este al Oeste del país.

En 25 años, la reconstrucción económica de Alemania oriental ha progresado notablemente. La dotación de infraestructuras es ahora encomiable. En el medio ambiente se puede observar una patente mejora. La nueva industria manufacturera ya aporta alrededor del 17 por ciento al PIB gemano-oriental (cuota occidental: 23 por ciento). La evolución de los costes laborales unitarios se ha normalizado, gracias a que en el mercado laboral se han impuesto, en contra de los intereses de los sindicatos, los convenios directos entre empresarios y trabajadores. La productividad alcanza el 67 por ciento del nivel occidental, en la industria el 86 por ciento. El paro laboral ha disminuido, a apenas un 10 por ciento de la población activa (que a su vez también ha bajado), y ya no excede tanto el registrado en Alemania occidental (6,5 por ciento, con una población activa creciente). El nivel de vida de los ciudadanos en Alemania oriental ha mejorado visiblemente; la renta disponible por habitante ha aumentado en el período 1991-2013 con una tasa media anual del 3,6 por ciento y se sitúa en un 83 por ciento de la occidental.

Pero aún queda recorrido hasta que Alemania oriental pueda dar por concluido el proceso de convergencia real con el Oeste del país. Dicha convergencia apenas avanza ya. Predominan en el tejido productivo empresas pequeñas y fábricas meramente subsidiarias de sociedades matrices con sede en Alemania occidental, escasean los puestos de trabajo de alta cualificación, la actividad de investigación e innovación en las empresas es modesta. Todavía no está erigido algo similar al pilar estructural básico de la economía germano-occidental: un amplio sector de empresas medianas (Mittelstand) que son flexibles, dinámicas, creadoras de un empleo bien retribuido y activas en la formación profesional de los jóvenes y que tienen una capacidad de liderar con sus productos y servicios especializados el negocio en los mercados globalizados. Obviamente, se necesita más de una generación hasta que se haya subsanado por completo el destrozo económico que llegó a causar un régimen con férrea planificación estatal, y eso teniendo un "pariente rico" que otros países liberados del Este europeo echan de menos.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum22
Publicidad
Otras noticias
Contenido patrocinado

Usuario validado en elEconomista.es
ronaldoo
A Favor
En Contra

En España se cometieron muchos errores en la transición se creó un estado autonómico clientelista que solo ha servido para aumentar el gasto público, la corrupción además de exacerbar los nacionalismos absurdos; y por otro lado se intentó instaurar un modelo socialdemócrata del bienestar social que a degenerado en una sociedad parasitaria donde la gente tiene como metas principal ser especulador, funcionario, parado o nini. Es más o menos la misma ideologización de la RDA que no motiva para nada el trabajo, el emprendimiento y el crear riqueza productiva.

Así como el modelo de la RDA llego al colapso aquí estamos en la misma situación, pero lamentablemente la historia para nosotros no termina ya que ahora a irrumpido PODEMOS que dejara esto como una autentica RDA con socialismo y todo.



Si en aquel momento en España se hubiere optado por otro modelo de país diferente hoy podríamos haber estado mejor que Alemania.

España estos años se ha dedicado a vivir del cuento y poco más.

Puntuación 1
#1
Pobre España
A Favor
En Contra

En la alemania oriental no hay nada porque las multinacionales occidentales s ocuparon de acaparar el mercado y nada mas, en Esaña igual nuestros "socios" europeos tutelaron nuestra transición y nos tocó ser el balneario europeo que ya ellos nos proveerian de bienes industriales de valor añadido, esto es lo que hay para Alemania no somos socios somos mercado y competencia, así estamos.

Puntuación 11
#2
ris
A Favor
En Contra

Tiene gracia que el mismo día que se reunificó Alemania, quieran cuatro botarates a separar España.

Puntuación 11
#3
Usuario validado en elEconomista.es
Alí Jalá
A Favor
En Contra

La los alemanes del Este se la metieron doblada...por gilipoooooooooooooooollas

Puntuación 0
#4
Manolo
A Favor
En Contra

Si tan mala es Alemania del Este ¿por qué no se separan de nuevo...? mentirosillos, mentirosillos...

tengo entendido que una encuesta reveló que un 20% de los habitantes de Alemania del este les gustaria que el muro fuese nuevamente levantado, dado que se les engaño sobre las bondades de un sistema que realmente eran meros espejismos. Por no hablar que se dejó desempleada a mucha gente y cuando esto ocurre la realidad es que la reorientación laboral no es nada facil en cuanto dejas de ser joven (33, 34 años en adelante...). Y si sumamos que tampoco han aceptado la cultura de la otra parte donde prima la competitividad individual, el egoismo, la vanalidad y frivolidad que caracteriza a las "sociedades de mercado" occidentales.

Y todo hay que decirlo, el sistema económico actual tiende a describir al mercado como un sitio sin límites donde todos caben, las oportunidades son infinitas, los recursos son incontables, el medio todo se lo traga... pero cualquiera sabe que la realidad no es así porque a medida que la productividad crece y el sistema no quiere reconocer esas realidadades se tira a una cantidad creciente de personas de la sociedad mientras se concentra o aprietan las clavijas a la parte de la población que si continua dentro del entorno del sistema. De hay la degradación de los últimos 20 ó 30 años del nivel de vida de una mayoría de la población occidental.

Ahora, también hay economistas como Becerra que sostienen que una vez demolido el sistema lenilista, y dado que no podrá elegir otra opción, ya no son necesarias las medidas socialess para convencer al trabajador de cual es el mejor sistema para el. Ahora, decir que el mundo esta limitado a dos únicos sistema económicos y sociales es no contar la verdad.... la realidad es mucho más compleja y sin duda, si surge un nuevo modelo este tendría que reconocer la economía tan solo como una parte de las actividades del hombre y que estas no se pueden separar del medio social y natural en los que vivimos.

Un saludo

Puntuación -6
#5
a contra-corriente
A Favor
En Contra

pues en España el camino contrario: con PODEMOS seremos un PAÍS COMUNISTA como lo fue Alemania del Este, nos uniremos a la Comunista Grecia de SYRIZA y por supuesto a VENEZUELA, CUBA, BOLIVIA... en cuanto a PUTIN, ya veremos...

Puntuación 0
#6
PODEMOS
A Favor
En Contra

la "industria" de Alemania del Este, como la de la URSS o RUMANÍA o CUBA... era "CACA", una industria que no compite en mercados libres es "CACA", produce coches de mierda, no hay innovación tecnológica, etc, etc, todo era una GRAN MENTIRA, como que el paro era del 0%, el 99% de la gente viviendo en la miseria



COREA DEL NORTE o CUBA o VENEZUELA o próximamente GRECIA (Syriza) y ESPAÑA (Podemos)

Puntuación 3
#7
PODEMOS
A Favor
En Contra

PODEMOS ser ALEMANIA DEL ESTE

POEMOS

Puntuación 0
#8
francisco josé
A Favor
En Contra

República federal alemana. Es una república federal parlamentaria.

Puntuación 5
#9
Estado del malestar
A Favor
En Contra

Nos podríamos llamar estado acaparado por grandes corporaciones de empresas y empresarios en colaboración con el gobierno mediante sobres y puertas giratorias rara beneficios personales en donde la deuda de lo público ha sido engordada por las ruinas de algunos privados y en donde si hay beneficios se los quedan.

Puntuación 15
#10
esclavitud
A Favor
En Contra

La riqueza productiva se ha convertido en pobreza para el esclavo que produce esa riqueza. Ya que lo ganado por la riqueza producida no le da para sobrevivir.

Puntuación 8
#11
Usuario validado en elEconomista.es
Alí Jalá
A Favor
En Contra

Alemania rica, Alemania pobre

8 millones de minijobs de 400 euros en 2013. La cuarta parte de la población con empleo

El desempleo en Alemania es superior al de España, pero está disfrazado por esta cifra. De 42 millones de trabajadores 8 millones son minijobs.

De los casi tres millones de parados, uno son desempleados de larga duración, según los datos de la Agencia Federal de Empleo (BA). Mientras tanto, más de tres millones de alemanes conjugan dos o más empleos simultáneamente, según un estudio del Instituto para el Mercado Laboral y la Investigación del Trabajo (IAB). Además, ahora más del 25% de los alemanes trabaja en fin de semana, cuando en el año 2000 era algo más del 20%, según el Ministerio de Trabajo. El porcentaje de empleados con turno de noche también se ha incrementado de forma similar, hasta superar el 10%. Otro dato más: dos de cada tres asalariados (la mayoría en puestos no cualificados del sector servicios) cobra actualmente menos en términos reales de lo que percibía hace 14 años, según estimaciones del DIW.

La confluencia de todas estas tendencias ha provocado, como informaba el año pasado la televisión pública ZDF, que el número de bajas por agotamiento físico haya pasado de 33,6 millones en 2001 a 55,5 millones en 2010, un repunte del 65%.

Leer más: Alemania rica, Alemania pobre - Noticias de Mundo http://bit.ly/1tsZ8Pr

Puntuación 2
#12
Antonio
A Favor
En Contra

al 12

Pues ese es el panorama que desafortunadamente nos espera en Europa. Es la globalización, estúpidos.



(No es un insulto, es la famosa frase de .... es la Economía, estúpidos)

Puntuación 2
#13
no más globalización
A Favor
En Contra

Ya sabemos de la globalización con Asia y pérdida de empleos en Europa. Ahora promueven la globalización con América, salarios y empleos más precarios y sin derechos. Se está haciendo en secreto, de espaldas a los ciudadanos. La macrocorporaciones y maroempresas se comen o corrompen gobiernos, estados y trabajadores. Así que hay que oponerse aunque nos la vendan como "libre comercio". Es esclavitud para todos, menos para los de siempre.

Puntuación 6
#14
No más globalización
A Favor
En Contra

Ya sabemos de la globalización con Asia y pérdida de empleos en Europa. Ahora promueven la globalización con América, salarios y empleos más precarios y sin derechos. Se está haciendo en secreto, de espaldas a los ciudadanos. La macro-corporaciones, macro-empresas se comen o corrompen gobiernos, estados y trabajadores. Así que hay que oponerse aunque nos la vendan como "libre comercio". Es esclavitud para todos, menos para los de siempre.

Puntuación 3
#15
Manuel
A Favor
En Contra

Estoy totalmente de acuerdo con #5. Este 20% de la población que desea un nuevo muro son las personas que no se han podido adaptar al sistema. Tal como dice, en un mercado libre hay uno mismo tiene que ser competitivo, innovador.

Hay una buena parte de personas con una muy escasa educación, por no decir ninguna, que tienden a ser de la ultra derecha. Muchos de ellos mismos se llaman "Neo-Nazis" y suelen ser militantes de partidos que ponen carteles con frases como "Alemania para los alemanes" o "Botando a los extranjeros acabamos con el Paro". Han podido entrar en algunos gobiernos de algunos estados federales. Esta es la clase de gente que le gustaría nuevamente el muro.

Respecto a #12, te puedo garantizar que en Alemania se vive muy bien. Hay pobreza? Si, claro que la hay. Pero no hay nadie que no tenga casa, que no tenga dinero para comprarse comida, pues el gobierno se lo paga a todos, es decir casa + unos 350€ por persona mensual.

Y en España? Que tenemos? Una gran parte de la población que vivía hasta llegar a la crisis del cuento, trabajando 1 año para cobrar 4 meses el paro y aún hoy en dia hay muchos que piensan así. Gente cobrando el paro, después 6 meses la ayuda y después qué? Cuantas familias conoces que no tienen ningún ingreso?

En Alemania hay Minijobs, si claro. La mitad que los tienen no quieren trabajar más, porque son amas de casas y estudiantes. Y LA otra mitad suelen ser empleados difíciles, es decir con baja cualificación profesional o en las edades criticas, o sea mayores de 50 años. Que es preferible? Que no tengan ningún ingreso? O que puedan trabajar aunque sea en un minijob?

En las encuestas se ve que los españoles se preocupan mas por el paro que por la corrupción. Esto es normal, pues el paro afecta a cada uno de nosotros, y la corrupción está "arriba". Debería ser justo al revés, pues si no se acaba la corrupción, la política y los políticos no cambiaran. Lo que está pasando en este país ya no tiene palabras y no veo ningún político con moral. Ayer vi (quien ni donde en España) que se le cuestionó a uno de los viajes privados a costo de los ciudadanos y comenta que va a devolver cada céntimo de las viajes en cuestión. Y los militantes aplaudiendo. Perdona? O sea, robo 10.000€, me pillan, pues lo devuelvo, no me pasa nada y sigo robando. Esto es así? En ningún otro país pasaría esto, es una VERGÜENZA para su partido y para todos que han votado este partido. Que no es ilegal, porque no tienen porque hacer declaraciones de sus viajes, pues es verdad no el ilegal. Pero una persona que actúa sin moral, no debe representar ningún cargo político.

Para esto no se necesita PODEMOS, aunque para mi está claro que tienen tanta aceptación, porque transmitan una imagen “limpia” y como no llevan mucho tiempo ni cargos políticos, tampoco tienen escándalos de corrupción.

Si los españoles se involucraran más en la política, habría huelgas constantes contra la corrupción, para apurar los partidos de sacar leyes anti corrupción que transmitan una transparencia total. Pero de momento solo hay Bla Bla Bla de todos …, y ya no nos acordamos de los casos de corrupción de hace más de un mes, pues en las últimas 4 semanas han salidos tantos, que este país ya no aguanta y la gente se empieza a reír, y el resto va a los conciertos de la Pantoja mientras pueda. ¡Que locura!

Puntuación -4
#16
patrañas
A Favor
En Contra

16 en un mercado libre?.

Esa patraña ya no cuela. No leo más, que puede ser susceptible de más patrañas y que me creas por tonto.

Puntuación 1
#17
Eso es chiste
A Favor
En Contra

16 Leyes anticorrupción y de transparencia hechas por ladrones. juaaaaa

Puntuación 5
#18
naniananaiá
A Favor
En Contra

Mercado libre lo dice por la paralización de la subasta (ironía). Es un mentiroso, como el gobierno, ni caso.

Puntuación 1
#19
timonel
A Favor
En Contra

No, mercado libre lo dice por los sobres, mercado amañado.

Puntuación 2
#20
Espabilemos !!!
A Favor
En Contra

La unificación de Alemania... Un milagro estadounidense !!!

Guerra Fría.... La primera Consecuencia de la victoria de USA, fue la caída del Muro... No solo la posibilidad de libertad para los alemanes orientales ... TAMBIEN para croatas, estones, letones, polacos, checos, ex yugoslavos, húngaros... La posibilidad a los austriacos, de ingresar en la CEE... prohibida por los rusos !! Luego de ello EEUU, financio la operación unificación... La FED, fabrico para Alemania, una década de tasas de interés bajas, para que fuera financieramente posible !!!

Puntuación -4
#21
la miseria hoy y en España
A Favor
En Contra

Es una noticia de buenas intenciones (ironía). Por activa a pasiva no dejan de repetir lo mismo. Haz lo que te mandemos, decimos, porque mira ésto, aquéllo, aunque no tenga nada que ver.

Querer comparar hoy en día, incluso con diferentes países es imposible y menos con la competitividad de hoy, que significa salarios de pobreza para que unos cuantos vivan como reyes es indicativo de que no vamos por el buen camino.

La competitividad ha traído paro y miseria para todos, vendida como libre mercado, no ha sido más que una estafa en la que los precios se pactan y en los que la competitividad se hace bajando salarios y deslocalizando fábricas y eso sí que es miseria para Europa como podemos ver ahora y en éste país.

Puntuación 8
#22