Firmas

Síntomas de un crecimiento desequilibrado

  • O se transforma el modelo productivo o el gasto interno irá a la construcción
  • Es imprescindible que el Gobierno abandone la complacencia en la que vive
Imagen de iStock.

Durante años se nos ha repetido machaconamente que la causa fundamental de la crisis económica española era el desplome del gasto interno: si queríamos salir con rapidez de la depresión no nos quedaba otra que reanimar nuestros desembolsos para así fomentar la contratación de los numerosos parados.

El círculo virtuoso se antojaba obvio: más gasto interno implicaba más producción interna; a su vez más producción interna conllevaba más contratación interna; y, por último, más contratación interna animaba una nueva ronda de mayor gasto interno.

Algunos, sin embargo, ya alertamos en su momento de que el problema esencial de España no era de falta de demanda, sino de falta de una adecuada oferta interna: de un "modelo productivo" capaz de satisfacer las necesidades de la demanda.

A la postre, en 2008 se vino abajo el chiringuito productivo de España, basado en una hipertrofiada industria de la construcción alimentada por el endeudamiento exterior. Desde entonces, no ha habido cambio de modelo alguno: el valor añadido anual de la construcción y de las actividades financieras se ha desplomado en 80.000 millones de euros, mientras que el de la agricultura, la industria, las telecomunicaciones o los servicios profesionales, lejos de subir, han caído en otros 10.500 millones de euros. Sólo la hostelería, el comercio, el transporte o las actividades recreativas han compensado parcialmente tal desplome con un aumento de su valor añadido anual de 13.000 millones de euros.

Reemplazar el modelo productivo

Es decir, en 2013 todavía no habíamos encontrado reemplazo alguno para el modelo productivo de 2008 (y las tendencias a comienzos de 2014 se mantienen: industria estancada y telecomunicaciones estancadas, salvo por un leve repunte de los servicios profesionales y de las actividades recreativas).

Nuestra economía, pues, se mantenía grosso modo instalada en las ruinas de la burbuja inmobiliaria, de forma que cualquier incremento significativo del gasto interno únicamente nos permitía aumentar aquello que estábamos capacitados para producir: ladrillo.

Sí: en contra de lo que ingenuamente blasonan quienes sentencian que todo es un problema de demanda, si no transformamos previamente nuestro aparato productivo, un mayor gasto interno sólo puede incrementar la producción de ladrillo. Volver a 2008, es decir, a la burbuja inmobiliaria. Mas como no parece que los españoles deseen gastar más en ladrillo, ¿hacia dónde se filtrará necesariamente el mayor gasto interno? En efecto: hacia las importaciones (esto es, hacia la producción exterior que sí es demandada, pero no producida, por los españoles).

Así, durante la primera mitad de 2014 -esos pletóricos seis meses en los que el crecimiento económico ha regresado a España-, las importaciones de bienes han vuelto a crecer por primera vez desde 2010 y lo han hecho un ritmo interanual superior al 6%, duplicando de ese modo el déficit comercial que exhibimos durante el primer semestre de 2013. Dado que queremos gastar más y dado que aquello que queremos adquirir no somos capaces de manufacturarlo dentro (no hemos cambiado el modelo productivo), no nos queda más remedio que traerlo desde fuera.

El asunto no sería problemático si, paralelamente al aumento de las importaciones, también incrementáramos las exportaciones: por ejemplo, queremos consumir más petróleo que en 2013 pero como evidentemente no podemos producirlo dentro de España, fabricamos más jamón ibérico para intercambiarlo por el petróleo. Pero las exportaciones llevan inquietantemente estancadas desde hace ocho meses, con la única honrosa salvedad del turismo: dado que no hemos cambiado el modelo productivo de España tampoco somos capaces de fabricar cantidades crecientes de aquellas mercancías demandadas por los extranjeros.

Resultado: el mayor gasto interno se topa con una oferta no reestructurada y, por tanto, se filtra hacia el exterior. La demanda interna de bienes extranjeros (importaciones) crece sin un aumento proporcional de la oferta de bienes nacionales demandados por los extranjeros (exportaciones). Compramos más fuera pero sin vender más fuera: es decir, volvemos a endeudarnos con el exterior en lugar de empezar a repagar nuestra voluminosísima deuda externa.

¿Qué pasará cuando se den cuenta fuera?

Mientras los extranjeros nos continúen proporcionando financiación para seguir viviendo de prestado, acaso podamos mantenernos en la inestable calma actual. Pero si no transformamos intensamente nuestro modelo productivo (para exportar más o para producir dentro parte de lo que ahora importamos), ¿qué sucederá cuando los extranjeros se den cuenta de nuestra intrínseca incapacidad para amortizar el gigantesco capital que les adeudamos (equivalente al 100 por cien del PIB)? Pues que nos cerrarán el grifo, arriesgándonos a revivir los trágicos sucesos de 2009 o, todavía peor, de 2012.

Llegados a este punto, resulta absolutamente imprescindible que el Gobierno abandone la injustificada complacencia en la que vive instalado desde hace ya algún tiempo merced a una recuperación asentada, de nuevo, en el endeudamiento: que se olvide definitivamente de las "políticas de estímulo de la demanda" (¿queremos estimular todavía más las importaciones?) y que comience a implementar auténticas políticas de oferta.

Es decir, recortes del gasto público que permitan reducir sosteniblemente la carga impositiva y liberalizaciones de todos los mercados, incluyendo el laboral. Más capital privado y más libertad económica: las dos recetas clave para la prosperidad. Pero, por supuesto, el Gobierno no hará nada de todo ello: hace meses que dejó bien claro que prefiere finiquitar electoralistamente la legislatura aunque ello suponga hipotecar el futuro no muy lejano de nuestra economía nacional.

Juan Ramón Rallo, director del Instituto Juan de Mariana y profesor del centro de estudio OMMA.

comentarios68WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin

Comentarios 68

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

A Favor
En Contra

Cuidado con tipos como este Rallo autor del articulo...El sueño de esta gente y la de sus amos neoliberales que gobiernan el mundo es privatizar TODO, incluído el agua que bebemos y el aire que respiramos...para esta gente , el PP es el brazo político del bolchevismo sovietico y los impuestos no debería existir más que para que papá Estado acuda a rescatar las empresas de sus amiguetes quebradas...pero eso de distribuir parte de los beneficios privados para sostener una sociedad digna, eso no es su misión (en su opinión claro). Es del partido de los "que se jodan (los parados)".

Puntuación 8
#50
luis
A Favor
En Contra

La empresas privadas sólo buscan el puro beneficio.El liberalismo, lleva a la ruina.Un sector privado que nacionalizara los sectores bancario, energético y las telecomunicaciones, con precios más asequibles ayudaría a reeinsustrializar el país y crearía muchos puestos de trabajo fijos y bien remunerados.

Puntuación 3
#51
Bastiat
A Favor
En Contra

Tato... empezando por tu final, si los trabajadores americanos, según tu, ganan 5 veces mas con despido libre.... ¿no crees que tendrá algo que ver lo uno con lo otro?

No sólo eso. Y ya se que es un argumento muy usado, pero es a los EEUU donde van muchas personas de manera ilegal a trabajar, a pesar de haber despido libre sino pudiendo ser deportadas, en vez de ir, Luis, a un país con empresas nacionalizadas como los bancos, las energéticas y las telecomunicaciones.... y todo lo demás. No veo que las balsas vayan a Cuba sino que veo a muchos cruzando el Río Grande para llegar a los EEUU.

Eso de soñar con que con precios más asequibles se ayudaría reindustrializar el país, Luis, es desconocer totalmente cómo funciona la economía. Y la economía no es algo impuesto sino la consecuencia de las acciones de los individuos. Y en una economía en las que se limitaran los beneficios simplemente no se invertiría, pero dónde la diferencia entre ganar un poco más si me esfuerzo o ganar lo mismo que el que menos se esfuerza no se plasma en la realidad de que aquel que sí se esfuerza gana y el que no no gana... la sociedad, como Cuba, como Corea del Norte, como la URSS, la hundida y derruida URSS, se va consumiendo.

No sé si es por juventud, espero que así sea, pero desconocer esa parte de la historia económica y política reciente de la humanidad no os puede servir de escusa para decir cosas semejantes.

Puntuación -5
#52
Bastiat
A Favor
En Contra

Suspen... me gusta que te parezca bonito mi comentario... no es el calificativo que yo esperaría de alguien que entienda sobre el tema, pero si te parece "bonito".... perfecto.

Pero dices que está alejado de la realidad y que no aporta nada...

Bueno, cuando uno hace críticas sobre todo cuando acusa a uno de no aportar nada.... sería mucho mejor que en las críticas sí se aportara algo, alguna crítica fundamentada y argumentada.... Sobre todo cuando lo dices como sí conocieras la realidad. Tu si y yo no...

Suspen.... estoy esperando a que ilumines mi intelecto que he reflejado con precisión milimétrica en mi "bonito" comentario.

Anda... majo.... un esfuerzo a tus neuronas demuéstranos lo que sabes.

Puntuación 0
#53
eltato
A Favor
En Contra

Bastiat #52

Vas de entendido pero lo cierto es que tu pensamiento unico no te deja ver mas alla de la doctrina que te han inculcado.

No me respondas con otra pregunta, a quien debes preguntar es a los empresarios españoles si estarian de acuerdo en establecer el despido gratuito y como contraprestacion subir los salarios el triple de lo que estan ahora, manteniendo, si no reduciendo, la jornada laboral, a lo mejor te sorprenderias. Yo no, por que viendo la catadura de la mayoria de los empresarios españoles, la respuesta es obvia.

Puntuación 1
#54
eltato
A Favor
En Contra

Otra cosa, efectivamente es muy loable el pensamiento que a mayor esfuerzo, mayor recompensa, pero siempre de unos limites, por que si esto aplicamos a este pais, a las electricas por ejemplo, lo podemos traducir a cuanto mas se esfuerzan en robar a los indefensos consumidores mas beneficio obtienen, por tanto, si tendria sentido limitar los beneficios de las empresas.

Puntuación 2
#55
Bucan
A Favor
En Contra

Está claro que un gran problema de España es la oferta. Gran parte de lo que se compra está producido fuera: desde ropa a zapatos pasando por ordenadores, tablets, móviles, etc...

En unos casos por atraso tecnológico y en otros muchos por deslocalización de empresas que fabrican en países donde la mano de obra cuesta menos y se pagan menos impuestos.

Haría falta bajar impuestos para atraer inversión productiva a España. Pero estamos en un infierno fiscal y de gasto público.

Puntuación 0
#56
cultura
A Favor
En Contra

Acertado el comentario del profesor , debemos cambiar el modelo productivo ¿pero a que nos vamos a dedicar?, eliminemos todo los puestos de trabajos improductivos ¿y despues que?,el problema es la economía global, mientras se produzca en Asia y Africa con sueldos de 1 euro diario no tenemos nada que hacer.

Puntuación 2
#57
Suspen
A Favor
En Contra

Bastiat, no soy un experto en economía como pareces tú, pero la realidad que yo percibo me hace desconfiar de tus propuestas. Yo no cobro por mis opiniones y son refutables 100%, incluso me permito el lujo de poder equivocarme, pero tu análisis tan teórico me parece fuera de la realidad, que "parece" va por otros derroteros. La competencia sólo es un argumento teórico que se pone sobre la mesa cuando interesa, aunque a ti seguramente te gustaría que fuera de otra manera, pero te repito, la realidad es la que es no la que nos gustaría que fuese. Y si te ha ofendido mi comentario, te pido disculpas. Un saludo.

Puntuación 3
#58
Bastiat
A Favor
En Contra

Suspen, las propuestas son propuestas de economistas que saben que la magia no es posible por solo desearlo muy fuertemente. Los salarios no son resultado de las leyes, donde así lo han intentado y donde lo intentan, Venezuela, están comprobando que el salario tiene que ser el resultado de acuerdos voluntarios entre los empresarios y los trabajadores. ¿Justos? Define justo, porque no puede ser justo imponer un salario mínimo a una empresa que no puede producir beneficios pagando esos salarios. Y si en una empresa no hay beneficios simplemente desaparece. ¿Te parece complicado ese argumento teórico?

Si claro, como digo, podemos pensar en que los salarios sean "justos" pero no hay salarios si no hay empresa y pensar que si son empresas públicas los salarios sí serían justos. Pero si lo que produce la empresa pública no interesa a nadie, si el servicio que ofrece a los ciudadanos no es el correcto, si por aquello de que los beneficios no son importantes se entra en pérdida y esos salarios lo tienen que pagar los ciudadanos a través de los impuestos.... ¿te parece justo? Pues fíjate si la empresa es un monopolio donde nadie puede entrar. ¿Como sabremos si es el mejor servicio posible?

Esto que te estoy contando no es economía de cátedra, es economía de andar por casa de personas que se detienen a pensar en lo que dicen en vez de criticar sin más. Eso sí me ofende.

Pero porqué no intentas razonar lo que te digo. Intentarlo. No desear con los ojos y los puños cerrados: "se puede, se puede, si se puede" cuando las cosas, la realidad que no queréis, ver os dará en las narices. O lo que es peor, nos dará a todos los demás si es que esas ideas se llevaran a cabo.

Puntuación -2
#59
Bastiat
A Favor
En Contra

Tato... no me acuses de pensamiento único a mí cuando tu no muestras mas que razonamientos cogidos con alfileres en los blogs de medio pelo en el mundo de la izquierda.

Lo primero que tienes que entender que en un mercado libre los salarios son el resultado de acuerdos voluntarios y su cuantía dependerá de varios factores, los ingresos que logre la empresa, a mas ingreso podrá pagar mejores salarios y de la competencia y la especialización que exista por esos puestos dependiendo de la oferta de mano de obra.

Si no hay empresa no hay puestos de trabajo. Eso está claro. ¿Quien lo ocupa? Hay puestos de trabajo muy bien remunerados. Hay otros que ha día de hoy están peor pagados que hace unos años. Antes había mucha demanda de profesionales en determinados sectores, albañilería, por ejemplo. Y ahora sus salarios son mucho más contenidos. Y esos salarios no necesariamente los tiene que pagar un empresario. Lo puede pagar un ciudadano cualquiera que precise de esos profesionales para arreglar o construir una casa... ¿Me dices que tu, si contrataras a un albañil, le pagarías lo que pidiera sin mirar su calidad y el precio que los demás te piden....? Va a ser que no.

Vaya, te he vuelto a hacer una pregunta.... Es una manía... Pero veo que tú tienes la manía de no constar.

Por tanto, lo que hay que preguntarse es qué es lo que hace que una economía con una alta tasa de crecimiento no fuera capaz de bajar del 95% de paro hace 7 años. La protección era enorme.... y sin embargo eso no sirvió para crear mas empleo, sino al contrario. La mayoría del empleo que se creo fue en un determinado sector, la construcción, en la que se gestó una burbuja y ni inyectado ingentes cantidades de dinero a base de endeudar a nuestros hijos fue capaz de reducir el paro.

Hombre.... Sócrates decía que para saber lo importante no eran las respuestas sino hacer las preguntas correctas. Hazte tú esas preguntas a ver qué respondes. Eso de criminalizar al empresario puede valer para esos blog en los que se suelen hacer esos ritos de autoafirmación....

Aquí no.

Puntuación -2
#60
Usuario validado en elEconomista.es
Juan Ig
A Favor
En Contra

No me creo nada.!

Puntuación -1
#61
Suspen
A Favor
En Contra

Bastiat: seguro que tienes una superformación y que lo que planteas es de buena fe, pero te repito que el mundo no funciona como dices. El ajuste de salarios para salvar una empresa y los puestos de trabajo es razonable y eso lo entiende cualquiera, pero todos sabemos cómo de grande es la tarta y que el reparto es injusto. Te digo más un reparto más justo crearía condiciones en las que es más factible que nuevas empresas salgan adelante.

Puntuación 2
#62
Yomismo
A Favor
En Contra

60

20-08-2014 / 22:45

Bastiat

Perdona majo, pero esa afirmación que haces en el párrafo 2 de que:

"...los salarios son el resultado de acuerdos voluntarios y su cuantía dependerá de varios factores, los ingresos que logre la empresa, a mas ingreso podrá pagar mejores salarios..." no te lo crees ni tu.

Los ingresos que logre la empresa no están correlacionados con los salarios que la misma paga.

Y la prueba es lo que han aumentado los salarios de los directivos en tiempos de crisis y por el contrario lo que han bajado los de los empleados.

Puntuación 2
#63
Bastiat
A Favor
En Contra

Suspen.... ¿Y quién haría ese "reparto más justo"?

¿Cómo de grande es la tarta? Porque yo no lo sé. Si nos ponemos a pensar en el Imperio Romano la "tarta" era muy grande, mucho más que en los tiempos de los Tartessos. Y sin embargo mucho después la tarta bajó en la Edad Media... Para después la tarta empezar a subir, con alguna que otra bajada y ya de forma exponencial en la Primera y no digamos Segunda Revolución Industrial...

"La tarta" no es un fijo. La riqueza es algo que se crea si se trabaja bien, si se innova, si se logran beneficios... Y lo que hay que incentivar es eso. Entre otras cosas porque la tarta es una anomalía del hombre que es pobre por naturaleza. Es nuestra capacidad de acumular capital para el futuro y para producir más y mejor lo que nos hace diferentes a los demás animales y eso no se logra planificando, sé que no me vas a defender los planes quinquenales de la URSS, pero está claro que la planificación y, sobre todo, porque el reparto no funciona. No es algo que yo me empeñe en decir sin pruebas... Es que hay pruebas. Sólo hay que verlas, estudiarlas y querer saber el porqué. NO simplemente desear que algo sea como nosotros queramos que sea.

Y como digo... e insisto ¿quién haría el reparto? Te contesto con un dicho de mi tierra: "El que parte y reparte siempre se queda con la mejor parte....." Pues eso.

Puntuación -1
#64
Bastiat
A Favor
En Contra

Tu mismo con tu mecanismo.....

Los salarios tienen a la baja un límite... que es el que el empleado esté dispuesto a aceptar por seguir trabajando en las condiciones en el que se le propongan.... Y los salarios tienen un límite al alza respecto a lo que el empresario esté dispuesto a pagar conforme a lo que la empresa pueda producir por la labor de un empleado en concreto o un sistema de producción en concreto. Los beneficios no dependen de ese acuerdo entre empresario y trabajador sino de si la suma de todos los gastos es inferior a los ingresos y éstos dependen de que lo que la empresa produce o los servicios que ofrece son demandados por los ciudadanos en un mercado libre y competitivo.

Pretender decidir qué es el salario justo fuera de ese mecanismo lleva, si se hace de manera irresponsable y, sobre todo, coactiva, al desastre. La voluntad de los ciudadanos para elegir libremente que comprar o qué servicios pagar.... hace de ese mecanismo imposible de decidir de antemano.

Ahora bien, una vez fijado las condiciones en que se desenvuelve el mercado de trabajo lo cierto es que una empresa que logra beneficios podrá, por muchas razones, pagar mejores sueldos que aquella que no los tiene o que incluso tiene pérdidas. Lo primero depende de la voluntad de la empresa de incumplir el acuerdo alcanzado con sus trabajadores a la hora de fijar unos salarios antes de saber si su trabajo va a dar beneficios o no. NO lo olvides. Lo segundo, si el salario no se ajusta a las pérdidas que ya se están produciendo lleva irremediablemente a la quiebra de la empresa, la pérdida de una institución importante para todos empresarios y trabajadores y, sobre todo para los trabajadores.... que pierden su puesto de trabajo. Pero que a diferencia del empresario, en muchas ocasiones, cuyo capital, la empresa desaparece comido por las deudas, todo trabajador, cuyo capital es su fuerza de trabajo puede intentar tener otro en las condiciones en las que el mercado esté dispuesto a darlos y él aceptarlos. Es una gran diferencia. Lo que pasa es que para intentar comprenderlo hay que intentar ponerse en los dos lados de la trinchera. Y eso no gusta.

¿Tú tienes derecho a exigir que se te pague más si tiene la empresa beneficios? Tú tienes derecho a pedir, y si eso no está contemplado en tu contrato, si la empresa acepta será por su propio interés. NO por el tuyo. Lo que si puedes es ser tan importante para la empresa que el que tú te vayas de ella suponga para la empresa una pérdida de capacidad y de conocimiento que le haga aceptar una renovación del contrato en las condiciones que tú digas. Más salario o participación en los beneficios.

No sé si conoces el caso de Harrison Ford. Cuando firmó para hacer la primera película de la Guerra de las Galaxias aceptó cobrar menos a cambio de tener una participación en los beneficios.... Fue un riesgo pero le salió bien.... ¿O no?

Si tu firmas por un salario fijo... no puedes luego pedir participar de los beneficios.... Otra cosa es que no tengas los méritos suficientes como para poder imponerlo.

Puntuación 0
#65
pisitófilos creditófagos
A Favor
En Contra

A 65

(Bastiat)

Tu razonamiento queda cojo y, en mi modesta opinión, es un poco ingenuista hoy, tras una burbuja-pirámide generacional inmobiliaria que ha devastado el poder adquisitivo del mundo del Trabajo & Empresa, creando nuevas clases sociales: ladrillariado y lumpen-ladrillariado. Veamos:

- Los salarios tienen límites objetivos a la baja, sí (cfr. nivel de susbsistencia y reproducción de la mano de obra), pero el Capitalismo Popular ochentero ha hecho que los que tienen al alza sean ambiguos (cfr. los supersalarios de los trabajadores-directivos -¿por qué, si no, trabaja el Sr. Botín?-).

- El Capitalismo Popular ochentero ha desdibujado el beneficio empresarial como "el" canal por el que el empresario capitalista se resarce. Ahora se lleva cobrar los dividendos maquillados como gastos deducibles:

a) rentas inmobiliarias;

b) pensiones;

c) rentas financieras fijas; y

d) supersalarios.

- No consideras la preservación del rentismo improductivo (Private Taxation), en contra de las rentas salariales y empresariales. Desde los 1980s, EL 50% DEL PIB-PRODUCCIÓN SE DESVÍA A DESTINATARIOS IMPRODUCTIVOS (NI TRABAJADORES, NI EMPRESARIOS): caseros, pensionistas, plazofijistas y superasalariados.

- La lucha contra el intervencionismo y en pro de la competencia no es específica de esta época. Es una constante, diría que desde el Neolítico, como lo es beber agua todos los días. Lo mismo podemos decir de la lucha contra el fraude fiscal. Una y otra son los subterfugios ideológicos que emplean, respectivamente, el falsoliberalismo y el falsosocialismo para desviar la atención del auténtico problema que nos ha tocado vivir: el colapso de las fantasías "popularcapitalistitas".

- Finalmente, en el "patrás" que propones ("se oferta lo que se demanda" y, su corolario, "una cosa vale lo que la gente está dispuesta a pagar por ella"), te falta añadir que LA DEMANDA DEPENDE DE LA RENTA QUE SE TIENE O SE ESPERA TENER y que LO ÚNICO QUE CREA RIQUEZA ES EL TRABAJO ORGANIZADO EMPRESARIALMENTE.

Gracias por leernos.

Puntuación 8
#66
Bastiat
A Favor
En Contra

PIsito... y todo lo demás... creo que lo de ingenuo es bastante poco razonable que me lo digas sobre todo cuando partes en tus expresiones alambicadas de ideas inconexas y no basadas en la lógica, que yo si lo hago, sino en la suma y multiplicación de peras y manzanas sin orden ni concierto.

La realidad que yo manifiesto es que los trabajadores son empresas individuales que venden su fuerza de trabajo por un salario. Y las empresas privadas propiedad de uno o varios empresarios o a través de sistemas de sociedades varios lo que hacen es que van al mercado del trabajo y compran al mejor precio, no te quepa duda, como aquel que precisa un albañil para hacerse una caseta en su jardín, y compran lo que necesitan. Si la oferta sube en exceso, los precios del trabajo bajan... si la demanda de empleo sube... los salarios, el precio del trabajo, sube. Y luego están aquellos que por sus condiciones, conocimientos o especialización son capaces de negociar su precio en función y de manera individual distinta al resto de los trabajadores.

De hecho, todo lo que dices por tu parte es que haces unos supuestos análisis sin demostrar que tienes claro cuáles son las razones que provocan y/o han provocado aquello que tu denuncias. Como si en la vida hubiera habido gentes que ganan más unos que otros o como si nunca en la vida haya habido crisis monetarias que provoquen burbujas de todo tipo y sus consecuentes estallidos económicos y con sus consecuencias sociales.

La burbuja del ladrillo, se llama así porque lo mas llamativo fue la proliferación como setas de casas y bloques de pisos por toda la geografía nacional , incluso en lugares en los que nunca se hubiera podido hacer un conjunto de pareados de más de tres, no es más que consecuencia de una expansión monetaria inducida por los estados y apoyada por los bancos, no hay mejor sistema que apoyarse en los bancos para producir una burbuja, con el objetivo de mantener la ficción de la subsistencia del Estado del Bienestar en la situación idílica que muchos creen que es posible mantenerla...

No es pues un problema del mercado sino de la capacidad de los gobiernos y los gobernantes elegidos por el pueblo de influir en el precio del dinero para tratar de hacer lo que el pueblo quiere aunque se sabe que no es posible.

El capitalismo popular, supongo que te refieres al concepto thacheriano, ni ha desdibujado el beneficio empresarial ni leches. El capitalismo popular ha conducido a muchos ciudadanos a ser dueños de su destino en el momento en el que son capaces de gestionar sus rentas fuera del mercado laboral y estatal. No es lo mismo decidir por uno mismo en qué quiere gastarse su dinero y obtener rentas de él que estar siempre pensando que el trabajo es sólo lo que uno puede tener en la vida. De ahí que el que se liberalizaran muchas empresas hizo a muchos ingleses dueños de un capital que de otra manera hubiera sido mucho más difícil. El que el "empresario capitalista"¿? se resarza o no, obtenga rentas inmobiliarias, pensiones, rentas financieras fijas y supersalarios ni es causa ni consecuencia del mercado laboral y sí de las regulaciones que los estados imponen para controlar lo que es el sentido natural de la economía, que cada uno sea dueño de lo suyo sin que nadie pueda intervenir en sus beneficios bajo cualquier excusa.

Lo del rentismo improductivo es otro concepto que queda bien en un blog zurdo, rentismo=malo, impoructivo=mas malo aún, pero que carece de cualquier significado en la realidad. Las rentas no se pagan porque si. El dinero que sale de las rentas sale de la inversión que el rentista o aquel a quien le pueda prestar el dinero satisface por hacer uso de ellas. Por tanto, toda renta, para que sea tal, para que pueda existir ha de estar ligada a algún proceso productivo que la genere. Podrás decir que la bolsa no produce en sí nada. Pero lo cierto es que la bolsa produce mucho y clarifica el mercado en el momento en el que al ser un mundo en el que la confianza es precisa para la inversión, la compraventa de acciones, el valor de las mismas se fija, y si se quiebra, si la gestión de las empresas cotizadas no es la correcta o hace inversiones erróneas a juicio de la mayoría, esa empresa o cambia su rumbo o desaparece. O si su trabajo, sus tareas son las correctas para generar grandes beneficios, su acción, produce beneficios tanto en cuanto las inversiones hechas en la misma generaran muchos más beneficios. Me da igual que todo esto te parezca a ti, bajo tu prisma y opinión más o menos correcto... pero es lo que es.

Y ya el último párrafo, me vas a perdonar, es de traca. Si se tratara un poco de entender de economía y no de querer destruir la economía real en pos de una economía basada en la ideología deberías de saber que los precios y los salarios y la renta disponible son todos caras de una misma moneda. Es idiota pensar que yo voy a vender un producto caro de producir en una economía de rentas bajas y obtener un beneficio. Y es que los precios, salarios y las rentas están todos ligados. Es en una economía global dónde esas diferencias se agudizan. Pero al final los precios tienden al equilibrio sólo alterado por las mejoras en la productividad, en el abaratamiento de materias primas esenciales o en las innovaciones que generas nuevos mercados que modifican esos precios de equilibrio.

Y es mentira que lo que crea riqueza es el trabajo organizado empresarialmente, es el beneficio. Cualquier actividad que genere beneficio, empresarial o individualmente... crea riqueza.

Y gracias por participar.

Puntuación -5
#67
pisitófilos creditófagos
A Favor
En Contra

El Capitalismo Popular es hijo de la Segunda Internacional.

Tatcher sólo es el Felipe británico. Y Reagan, el americano.

Puntuación 6
#68