Firmas

En defensa de Uber

Aunque se asocia el liberalismo con la defensa de los intereses empresariales, lo cierto es que el liberalismo termina enemistándose con casi todos los empresarios, porque tarde o temprano estos terminan perdiendo sus ventajas competitivas frente a otras compañías y su única forma de conservar su posición dentro del mercado pasa a ser solicitando privilegios al Estado. Y los liberales, claro, se oponen a toda forma de privilegio estatal. Cataluña expediente a Uber.

El sector del taxi es, en general, un sector que lleva décadas blindado frente a la competencia. Como tal, no ha sido capaz de adaptarse a las necesidades de precio y de calidad que le requerían los consumidores. El conjunto de taxistas ha oligopolizado el servicio de transporte de viajeros en vehículos turismo: lejos de competir con proveedores alternativos que les forzaran a readaptarse y reinventarse continuamente, el sector del taxi se adormeció y se marchitó bajo el paraguas estatal.

Esto no significa, claro está, que todos los taxistas defendieran las regulaciones restrictivas de la competencia, pero sí que la inmensa mayoría de ellos fue extraordinariamente complaciente con esas regulaciones. Así se puso sobradamente de manifiesto en sus masivas protestas contra la Ley Ómnibus de 2009, que liberalizaba el alquiler de vehículos con conductor y que fue finalmente enmendada por el Gobierno socialista cediendo a la presión del lobby taxista. Y de nuevo volvió a ponerse de manifiesto con la Ley de Unidad de Mercado, de la que el PP optó por excluir al sector del taxi para congraciarse con sus grupos de presión.

El gremio de taxistas, pues, parecía haber recuperado el control absoluto del mercado de transporte de viajeros en turismo cuando, de repente, llegó Uber: una innovadora App procedente de San Francisco que permite la contratación de chóferes bajo demanda a precios tan competitivos como 30 céntimos por minuto y 75 céntimos por kilómetro. Y aunque, dada la maleabilidad de PP y PSOE ante los lobbies, el alquiler de vehículos con conductor sigue siendo ilegal en España, la capacidad policial para controlar a Uber resulta escasa. No sólo que la contratación y el pago del servicio se canalice a través de un smartphone, sino que en España sí es legal compartir los gastos de transporte con el conductor, de modo que la frontera entre legalidad e ilegalidad no será fácil de trazar.

De ahí que la Confederación del Taxi haya exigido el cierre de la App o, como ya ha sucedido en la capital de Bélgica, multas de 10.000 euros para aquellos incivilizados que osen utilizarla. Empero, los motivos alegados por la Confederación no quedan del todo claros -más allá del lucro privativo del gremio-, ya que determinados usos de Uber -como contactar con un conductor para compartir gastos- sí pueden caber dentro de la legalidad. Quizá por ello, la Confederación ha optado por recurrir a la justificación de la regulación estatal del sector: la seguridad para los usuarios.

Según el gremio de taxistas, Uber podría resultar peligroso para los ciudadanos, dado que los chóferes privados no son profesionales acreditados y homologados. Por tanto, lo que este lobby dice es que las barreras de entrada a toda nueva competencia no se imponen en beneficio del lobby sino del consumidor que podría ser víctima de conductores sin escrúpulos.

Este alegato ilustra a la perfección por qué la regulación del taxi adolece de todo sentido: los usuarios que deseen un taxi más caro y (presuntamente) más seguro, sólo tienen que escoger aquellos vehículos que cuenten con una licencia estatal; aquellos otros usuarios que, en cambio, prefieran asumir un riesgo acaso algo mayor a cambio de tarifas menores, mejor calidad de servicio y mayores facilidades de pago, pueden simplemente utilizar Uber. Libertad de elección.

No existe ninguna razón para que el Estado reprima estas dos opciones en aras del lucro privativo de la otra. Estamos ante una histórica innovación disruptiva que debería poder desarrollarse en beneficio del conjunto de la sociedad sin interferencia del intervencionismo estatal. Aquellos conductores que generen mayor valor para los consumidores prosperarán y aquellos que no lo logren deberán dedicarse a otras labores.

Por desgracia, y atendiendo a los antecedentes históricos, todo apunta a que el Estado no va a atender al interés general y que se plegará, nuevamente, al interés particular de los lobbies. Un motivo de peso para, no ya liberalizar el sector del taxi, sino, sobre todo, para reducir cualesquiera corruptoras -y corruptibles- regulaciones estatales a su mínima expresión. No atienden al interés general sino al interés de grupos de presión y al interés electoral de los políticos.

Juan Ramón Rallo es director del Instituto Juan de Mariana y profesor del centro de estudios OMMA

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum12

ROJO
A Favor
En Contra

MALDITO NEO-LIBERAL SALVAJE, me hace vomitar!

qué será lo siguiente, liberalización de Funcionarios... anda ya!

todo debe estar debidamente regularizado, sino no se puede controlar

viva el Keynesianismo! viva José García Domínguez!

Puntuación -26
#1
pepeo
A Favor
En Contra

el keynesianismo cada vez queda más en evidencia, es un suicidio colectivo que aquellos rojos como el #1 que lo defienden son los que acaban peor parados y no se dan cuenta..ignorantes de la vida.

Puntuación 12
#2
Español aragones
A Favor
En Contra

Esto me recuerda cuando los fabricantes de sombreros se quejaron y denunciaron con la invención de los automóviles, porque al conducir se los volaba el gorro, y los conductores diccionario no llevar sombrero.

Puntuación 8
#3
elquesuscribe
A Favor
En Contra

Siempre hay malvados acechando que justifican la intervención liberticida del Estado.

Puntuación 5
#4
Bertie
A Favor
En Contra

La excusa de la seguridad es la que mejor vende cualquier regulación. Pero tiene gracia: si el argumento es que viajar con determinados conductores es poco seguro, lo lógico sería quitar el carné de conducir a los susodichos.

Puntuación 9
#5
NandoSan
A Favor
En Contra

Alquien sabe cuanto vale oficialmente una licencia de taxi, por ejemplo en Madrid o Barcelona , y cuanto se paga realmente por ella?

Puntuación 0
#6
rosa
A Favor
En Contra

Por qué no liberalizamos también a los profesores y a los payasos. Y les damos unas perrillas para comer. Estos sinverguenzas quieren que los pocos gremios se mueran de hambre. Que se pongan sus padres a conducir gratis un taxi, y así será suficientemente competitivo.

Puntuación -12
#7
Lobbista
A Favor
En Contra

Este neoliberal quiere acabar con todo. ¿Qué pasa con las conquistas sociales? ¿qué pasa con lo público? ¿qué pasa con la lobbiecracia española?

Puntuación -3
#8
Roger
A Favor
En Contra

Soy taxista de Barcelona, os voy a informar de como funciona esto, ya que veo que hay gente que hace artículos de prensa y no calcula las consecuencias de lo que dice. Una licencia en Barcelona cuesta unos 140.000 o 150.000€, llegaron a costar hasta 220.000€,más de uno como yo tiene 2 hipotecas a 30 o 40 años,más el coche 17000 € de media que puede durar de 7 a 9 años máximo, y después a cambiarlo por otro nuevo,hay diferentes gastos añadidos, el carnet de taxista, impuestos, gasoil, averías y accidentes, mantenimiento coche, taximetro(112, impresora, etc, unos 3.000€), cambió tarifas, autónomos, seguros, emisora, parquíng, multas,etc, etc,.Es un sector muy dividido,12 sindicatos y tenemos problemas somos demasiados por la incompetencia de las instituciones,sobra el doble turno unos 2500 taxistas, nos estamos modernizando contrariamente a lo que insinúa en el artículo y ya hay un montón de apps que han mejorado el servicio al cliente, y competimos contra BUS y Metro (a 2,15€ por persona,muchas veces  más económico el taxi)el Airbus que pasa cada 7 min, a veces va vacío al aeropuerto, contra las VTC de la ciudad y las de fuera cuando hay una feria, contra los autobuses que ponen los hoteles, contra los parkings que te llevan gratis al aeropuerto y contra el pirateo que no es poco, como veréis esto no es un monopolio, que debemos hacer cuando una empresa como UBER viene a sustituirnos prácticamente sin gasto alguno????

Y sin cumplir normas y leyes????

Soy taxista, un profesional,podríamos ya que estamos hablando de libre mercado inventar un UBER para los médicos, dentistas, mecánicos, asesores, abogados y jueces.

Para decir tonterías y mentiras mejor dedicarse a la ficción o a los cuentos y si no de político daría el pego, lo de manipular creo que se le da muy bien

Puntuación 3
#9
Andrés
A Favor
En Contra

Claro que sí hombre, 100.000 familias a la calle para que el dueño de Uber sea más rico y que pague sus impuestos fuera.

Hace poco salió una noticia en prensa que decía que la mitad de la riqueza mundial la acaparan las ochenta personas más ricas del planeta, ¡VERGUENZA!

Ya hemos visto a donde nos ha llevado la falta de regulación en los mercados financieros, a una crisis global sin precedentes... pero claro, en este caso sí queremos que venga el estado a rescatarnos y a socializar pérdidas.

Al pequeño al débil a ese es al que hay que defender, no defendáis al rico que ese ya tiene dinero para defenderse sólo.

Puntuación -4
#10
juan
A Favor
En Contra

A ti tambien te paga uber? Como se venden los corruptos por dios..

Puntuación -5
#11
Andrés
A Favor
En Contra

Perdón, lo que decía la noticia que mencioné en mi comentario anterior es que las ochenta y cinco persona más ricas del mundo tenían la misma riqueza que la mitad de la población más pobre del planeta.

http://www.teinteresa.es/mundo/mundo-dinero-mitad-pobre-planeta_0_1069693148.html#sr=g&m=o&cp=or&ct=-tmc&st=(opu%20qspwjefe)&ts=1398536277

Puntuación 0
#12