Firmas

¿Es España un país sin influencia? Hay que reforzar la inteligencia económica

  • Más allá de la Marca España, se necesita un sistema de inteligencia económica
Imagen de Getty.

A primeros de este año, la actual Delegada de Inteligencia Económica del Gobierno francés, Claude Revel, presentaba un informe referente a la necesidad que tenía Francia de poner en marcha un programa de influencia de acuerdo con los intereses del país. El año anterior, Revel había publicado un libro bajo un sugerente título: Francia, ¿un país bajo influencias? Francia, sin embargo, es un potente país con enorme capacidad en inteligencia económica. Algo que le permite imponer sus estrategias económicas en muchos mercados.

Y, al igual que Francia, Inglaterra, Japón, Alemania, Suecia, Estados Unidos e, incluso, Corea, trabajan de manera consistente, exhaustiva y organizada en este campo. Ya que son perfectamente conscientes de que el entorno internacional es de compleja naturaleza. No se trata únicamente de dominar comercial o financieramente los mercados, se trata de dominar a partir de otros aspectos inmateriales. Todo ello, en un entorno, donde hay que anticipar cambios imprevistos, para estar en disposición de actuar sin someterse a las imposiciones de otros. Un esquema organizativo a nivel de país, en 360 grados, coherente, metódico y con medios eficaces.

Soft power: atraer y neutralizar

Es lo que se entiende como soft power. Un concepto acuñado hace más de veinte años por Joseph Nye, que se refiere a la capacidad de atraer y de neutralizar, más que coaccionar con el uso de la fuerza. Algo que va más allá del lobby tradicional, que no son sino acciones puntuales, de muy corto plazo, puestas en práctica, normalmente, por gente sin escrúpulos. Se trata, por el contrario, de influir de una manera determinante; lo que tiene que ver con el uso de la diplomacia, combinada con acciones de influencia sociocultural, con la puesta en marcha de redes de influencia de carácter permanente, de alianzas estratégicas, de políticas de comunicación, de contrainteligencia, y del uso masivo de las redes sociales.

Los ejemplos del uso de estas técnicas son numerosos. Y vienen poniéndose en práctica desde hace muchos años por los países más desarrollados. Baste un ejemplo antiguo para evitar acudir a otros más actuales. En 1995, bajo la presión de Francia, la Unión Europea decidió excluir el sector cultural de las negociaciones del GATT. Con esto, la liberalización de las telecomunicaciones, que debía producirse en Europa en 1998, trataba de endurecer la Directiva de Televisión sin Fronteras. El objetivo: difundir mayoritariamente programas europeos en Europa. Una decisión que dejaba fuera, en la práctica, a las majors americanas que, de haberse llevado a cabo, habrían visto perder más del 50% de las inversiones que disponían en aquel momento en Europa.

Aparte, obviamente, de la pérdida de influencia de Estados Unidos en Europa al dejar el american way of life fuera de las pantallas. Un elemento esencial del soft power americano. El despliegue de influencia y la estrategia de Estados Unidos no se concentró en un lobby al uso. Se puso en marcha un plan de influencia que incluyó acciones concretas en Bruselas, implicando a la potente Cámara de Comercio americana, a importantes multinacionales americanas y a ciertos think tanks. Y, adicionalmente, se usó una potente red de troyanos informadores que orientaban públicamente a las sociedades europeas en contra de aquella política de protección que, al final, no salió adelante.

España, un país sin influencia: Madrid 2020

El último suceso de la pobre capacidad de influencia de España ha sido Madrid 2020. Todo se ha hecho bien, al decir de los gestores del programa. Todo estaba cerrado. Según ellos, los lobbies habían funcionado y había promesas ciertas de éxito. Sin embargo, sorprendentemente, nadie había reparado en la potencia de Japón. En su soft power. Y, desgraciadamente, los japoneses, sin decir una palabra en inglés, sin aludir al "café con leche" en la Plaza Mayor de Tokio, se sabían ya ganadores en Buenos Aires.

Japón es la tercera economía del planeta y también el tercer consumidor de petróleo. Siendo sus suministradores principales: Arabia Saudita, los Emiratos, Qatar, Irán y Rusia. Las multinacionales japonesas son empresas potentes y globales; desde Sony, pasando por Toyota, e incluso otras menos conocidas como la Japan Post Holdings, que ocupa la décimo tercera posición en la lista Forbes 500.

Pero esto no es todo. No se trata de la laboriosidad japonesa o de su potencial industrial y financiero. Se trata de su potente sistema de inteligencia económica. Un entramado institucional, operativo desde 1962, que se ha ido perfeccionando con los años. Algo que va más allá de la búsqueda y recolección de información esencial para defender sus intereses en el mundo global. Es el análisis de la información según una metodología perfectamente estructurada, con una compleja organización, que les permite conocer lo que sucede y lo que hay que hacer. Y, a partir de este conocimiento, establecer un programa de influencia para conseguir lo que consideran esencial en su política económica.

Es urgente que España vaya más allá de promocionar su marca y se ponga en serio a implementar, con suficientes medios, un potente sistema de inteligencia económica; y que comprenda que, para competir en el mundo global, no son suficientes ni el lobby ocasional ni los supuestos amigos. De otra manera, nuestra capacidad de influencia en el contexto global acabará desapareciendo por completo.

Eduardo Olier, presidente del Instituto Choiseul España.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum9
Publicidad

juan
A Favor
En Contra

el gobierno español no quiere hacer nada.mira, los colectivos chinos trabajadores trabajan 12 horas al día y tan sólo cotizan 4horas/día o 2horas/día en la seguridad social española.¿¿esto no es un fraude , es legal, ??? todo el mundo toma el pelo a España. incluso sindicatos, es un mayor escándalo español.mientras,gastan dinero público haciendo la inútil reforma laboral y pensiones para desviar atenciones públicas .el gobierno español financia al partido comunista chino en España con el dinero del sistema de la seguridad social española.esto es una locura histórica.y los españoles en paro mantienen callados como tontos. un consejo, si tú no sabes el fraude laboral ,no montes un comercio. cada trabajador chino en España con 8 horas/día de fraude laboral.la historia de cotizaciones te muestra toda la verdad.un cálculo sencillo: 50000(trabajadores chinos)·300€(cuota mensual media de fraude)·12meses·20años(100000chinos viven más de 10años)=3600000000€.parece es poco dinero para España, no ????

en España se permite ser un político criminal ,pero no se permite un error en la vida política. estamos en el principio del comunista China....

Puntuación 1
#1
alejo
A Favor
En Contra

Spain is different ... ¿o no nos hemos enterado aún? No será porque no se repita la frase ... que se ha convertido en típico tópico ...

Aquí se dan bandazos ... y eso con la consistencia cuadra poco.

Unas veces importa una cosa y después ya no y después quizá sí ... o quizá no.

Se cambia de prioridades como quien cambia de camisa (no digamos ya de chaqueta): que si carbón, que si petróleo, que si gas, que si solares, que si biomasa, que si nuclear si, que si nuclear no, que si más hidroelectricas que si menos ...

Qué influencia se puede tener con semejantes políticas? Pues dificilmente alguna.

Que se invierte en otros países ... sí, ya, sin criterio ni apoyo del gobierno ... véase Repsol y Argentina. Pero no es el único caso. Se le expropió la electrica de Bolivia a REE ¿Pero qué pinta REE en Bolivia? Si dijésemos Francia o Portugal ... por aquello de buscar sinérgias en las redes (que es a lo que se dedica REE ... a mantener las redes de transmisión) pues quizá, pero Bolivia ... si está al otro lado del Atlántico. En cualquier caso, ¿dijo algo el gobierno?, ... pues ni muuuuu. Y así hay más.

No hay una política de creación de empresas nacionales. Solo hay trabas.

No hay una política de atracción de empresas para que se instalen en nuestro país. Solo hay trabas.

No hay una política de acción exterior y de promoción de las empresas nacionales. Solo hay intentos que no logran ningún objetivo.

No hay influencia en el exterior, porque no hay exterior. Ya nada de lo que se hace o decide aquí tiene influencia en el exterior. Queremos un ejemplo: el mismo Gibraltar ... que hace lo que quiere.

Esto es un querer y no poder. Y desde hace ya bastantes años.

Puntuación -5
#2
fer
A Favor
En Contra

Para pintar más en el mundo tenemos que hacer un esfuerzo tan grande como el resto de paises que pintan en educación, sanidad, protección de sus ciudadanos y sobre todo en investigación. Aquí hacemos lo contrario

Puntuación -3
#3
pero esperais algo de ellos?
A Favor
En Contra

Inteligencia? pues primero tendras que poner al frente a personas inteligentes, las organizaciones las hacen las personas que las integran. Y si al frente hay corruptos, vividores, inutiles, parasitos, manipuladores, mentirosos y ladrones, pues lo metes todo en el coctel, lo agitas y el resultado es...España.

Puntuación 4
#4
pitiu
A Favor
En Contra

Estan dejando que toda la juventud marche al extranjero.

Volvemos al tópico casposo: "Que inventen ellos"

Eso sí, ellos en sus poltronas mirando como pasa la realidad por delante suyo.

Ahora viene Cataluña que quiere independizarse de todo este desastre. Vamos, que a este paso no va a ser la única.

Puntuación -10
#5
La verdad aunque duela
A Favor
En Contra

El Sr. Olier se nos vende ahora y sólo ahora, como un experto de la Inteligencia Económica y lo siento pero este hombre no tiene ni idea de lo que habla. Siempre hablando de China, Japoón, el Lobby...........Sr. Olier por qué no nos cuenta algún caso de Inteligencia Económica que haya gestionado directamente Ud???? OPORTUNISTA vendiendo humo!!!

Puntuación 18
#6
El aguijón
A Favor
En Contra

Con los puestos de responsabilidad que ha desempeñado Eduardo Olier en el ámito de la consultoría.....que necesidad tiene de meterse en este tipo de asuntos de los que carece de ningún tipo de experiencia, tal vez mal aconsejado por sus necesitados colaboradores en el denominado Instituto Choiseul, cuya finalidad y objeto aparte de "estar ahí" no le queda clara a nadie. En fin, ya se sabe lo que es la "hoguera de las vanidades".......

Puntuación 14
#7
ricky
A Favor
En Contra

España nunca podra pintar nada en el contexto internacional teniendo a dos regiones traidoras como son la vascongadas y cataluña. Olvidaos de ello.A lo que hay que añadir una clase politica inutil sin ganas de hacer algo real.

Puntuación 1
#8
Usuario validado en elEconomista.es
Alí Jalá
A Favor
En Contra

España no es un país

Puntuación -5
#9