Evasión

Turismo en la España vacía: un viaje al pasado visigótico del oeste palentino

  • La Basílica de San Juan de Baños, una de las pocas visigóticas de España
  • Los visigodos se concentraron en Palencia por el frío, que les recordaba su origen
  • Iglesia templaría de Santa María la Blanca que inspiró a Alfonso X para sus cantigas
Palencia

En España quedan solo seis Iglesia visigóticas. Una de ellas, la Basílica de San Juan de Baños, en el oeste de la provincia de Palencia, es además la Iglesia cristiana más antigua del país. En su interior está grabado que fue construida en el año 661 por encargo de Recesvinto, por lo visto tras curarse con las aguas locales de sus dolencias. El dicho Rey dejó además la huella de su mano –esto ya parece leyenda- en una placa de arcilla en la que los pocos turistas que pasan por el lugar insertan la suya para ver si encaja, lo que siempre ocurre. Los visigodos se concentraron en esta parte de España, suponemos que por el frío que les recordaba a su tierra de origen. Tampoco son muchos los que visitan otra joya más al norte, Paredes de Nava, conocida por sus cuatro torres bajo cada una de las cuales hay una Iglesia. El pueblo está limpio a más no poder.

Lea también: La despoblación en España, un negocio inmobiliario para los extranjeros

Lea también: La despoblación rural, un problema que tienen las ciudades

Lea también: La 'Toscana española', un viaje a la naturaleza profunda de Teruel

En alguna de esas Iglesias y en otras de pueblos vecinos, que se aúnan bajo la denominación de Tierras del Renacimiento, en los años setenta del pasado siglo un organero francés –resulta que así se llama a los que fabrican y arreglan órganos- decidió dedicar gran parte de sus tiempo, sin recibir recompensa monetaria, a restaurar los órganos de la iglesias locales, que ahora compiten por el mejor sonido. La más interesante es la Santa Eulalia que contiene algunas piezas maravillosas de uno de los dos más ilustres hijos de la localidad: Pedro Berruguete- el otro es Jorge Manrique-. El retablo contiene entre otras maravillas los seis retratos de los Reyes de Judea considerados por los expertos como su obra maestra y los primeros retratos de la pintura española.También el hijo, Alonso Berruguete contribuye a la grandeza de esa iglesia con una estatua de la llamada  'Virgen guapa' que hace honor a su nombre.

Villalcazar de Sirga

No lejos se encuentra el pueblo de Villalcazar de Sirga con la imponente iglesia templaría de Santa María la Blanca que inspiró a Alfonso X para sus cantigas. Allí reposan su hermano, el infante Felipe y su segunda esposa en sendos sepulcros en los que todavía perdura la policromía del siglo XIII, de nuevo algo único. Era una de las principales paradas defensiva y protectora en el camino francés bastante utilizado en aquella época.

En ese camino, donde hay uno siempre hubo otro, se encuentra la villa romana de La Olmeda, el monumento más visitado de la provincia, una de las más importantes de las descubiertas en España. Se trata de una explotación agrícola propiedad de potentados terratenientes. Los yacimientos explorados corresponden principalmente al siglo IV. De características similares pero en dimensiones más reducidas es la otra finca romana excavada y abierta al público, La Tejada.

La zona esta subdesarrollada turísticamente. El principal escollo es la ausencia de alojamientos adecuados para acoger a grupos. Algunos hostales de peregrinos, hoteles modestos y pocas casas rurales dificultan la llegada de turistas extranjeros tanto o más que el desconocimiento de la zona. Siempre queda la opción de la capital, que no parece haber hecho acopio de encanto desde Calle Mayor y aprovechar la ocasión para visitar la bella desconocida, la Catedral de San Antolín y su cripta de origen visigótico.

El los pueblos los que viven del turismo se quejan de la ausencia de restaurantes de buen nivel que sirvan el típico cordero asado precedido de la menestra de verduras. Por eso es una sorpresa para el que tenga los recursos y haya reservado, visitar en el invisible pueblito de Villoldo, en los límites de la Tierra de Campos, un restaurante llamado La Estrella del Bajo Carrión. Un generoso espacio con altos techos con un extenso jardín dan la inusitada tranquilidad para disfrutar de un almuerzo al nivel que pocos locales de las grandes capitales son capaces de ofrecer y por supuesto a un precio inferior. El punto de sofisticación no va acompañado del habitual esnobismo y las salsas tienen nombres comprensibles.

Es difícil que la zona disfrute en los próximos años de las ventajas del turismo. Las carreteras son magníficas y con escaso tránsito. La distancia a Madrid es ideal para un fin de semana. La provincia esta despoblada como casi todas las de Castilla y León. La tendencia va a peor. La mitad de los 167.000 habitantes de la provincia- que había llegado a tener 250.000 a mediados del siglo pasado, viven en la capital. Las condiciones son negativas para el turismo de proximidad el más importante en todo el mundo.

Disfruten pues, los que puedan, de algunas ofertas únicas y de la tranquilidad que ya no ofrecen la mayor parte de los destinos.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0