Gente y estilo

Una huelga de taxis en Francia bloquea puntos clave de las grandes ciudades

París, 26 ene (EFE).- Una huelga de taxis franceses contra la competencia que consideran desleal de otros servicios como los llamados coches con chófer (VTC) provocó hoy bloqueos e incidentes en algunos puntos de acceso clave a las ciudades del país.

La Prefectura de Policía de París indicó que una veintena de personas fueron detenidas a primera hora de la mañana en los altercados que se produjeron en particular en la Puerta Maillot, pero también en los accesos al aeropuerto de Orly.

Los arrestos de la Puerta Maillot tuvieron que ver con la acción de varios cientos de taxistas concentrados allí, algunos de los cuales lanzaron neumáticos e incendiaron hogueras en el periférico (la autopista que rodea la capital) para cortar el tráfico, que quedó interrumpido en algunos momentos.

A los huelguistas franceses se habían sumado allí taxistas de otros países, como Bélgica, Suiza, España, Italia y el Reino Unido que manifestaron así su respaldo a sus reivindicaciones, en particular contra los VTC.

Decenas de agentes antidisturbios protegían a media mañana el periférico en ese punto, junto al Palacio de Congresos de París, junto al que se mantenía la concentración de los taxistas.

En los alrededores de los dos aeropuertos de la ciudad, Orly al sur y Charles de Gaulle, los manifestantes también cerraron con sus vehículos muchos accesos, lo que suscitó fricciones con otros coches y con las fuerzas del orden.

El acceso desde el periférico de París a la altura de la Puerta de la Chapelle a la autopista A-1 que se dirige a Charles de Gaulle y a Bruselas estuvo cerrado por la mañana.

En Orly, un conductor particular que trató de forzar uno de los filtros establecidos por los taxistas causó un accidente con dos heridos, uno de ellos de consideración. Una persona fue detenida allí.

Fuera de París, las perturbaciones generadas por los taxis obligaron al cierre de la línea del tranvía que va al aeropuerto de Toulouse (sur), donde también se organizó una operación para obstaculizar el tráfico en torno a la estación del tren de Matabiau.

En Marsella, un cortejo de taxis organizado en "operación caracol" -circulando a muy baja velocidad- causó retenciones en la autopista A-7 a la entrada de la ciudad, adonde se dirigían con las primeras luces del día para continuar su protesta.

La huelga de taxis de hoy llega algo más de seis meses después de otra en la que también hubo numerosos incidentes, y que tuvieron una repercusión en el exterior por la imagen que se dio del país.

Para evitar que eso se repitiera, el Gobierno ha hecho algunos gestos en dirección de este colectivo, como el mensaje del secretario de Estado de Transportes, Alain Vidalies, que ayer confirmó que las fuerzas del orden iban a intensificar los controles, en particular contra los VTC que llevan a cabo prácticas que tienen prohibidas.

Se trata, sobre todo, de impedirles que circulen por las ciudades o que acudan a los aeropuertos a la búsqueda de clientes, cuando sólo pueden hacer transportes de reservas hechas previamente.

Según el presidente de la empresa de Taxis G7, Serge Metz, los ingresos han caído un 30 % en los últimos seis meses por la competencia de los VTC.

Metz exige que se aplique la ley que regula la práctica de los VTC. Con una posición más radical, la Confederación General del Trabajo argumenta que "si el Estado es incapaz de aplicar la ley, que suprima los VTC o que indemnice a los taxis".

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin