Europa

La cuestionada política unilateral de Merkel en Europa

La presidenta alemana, Angela Merkel.

La congelación de las ayudas a Grecia, las declaraciones sobre la situación del euro, un duro plan para el rescate de la moneda única. Desde el inicio de la crisis, el Gobierno alemán acumula una lista de acciones unilaterales al margen del resto de países de la Unión Europea. Se trata de una política incomprensible vista desde el otro lado del Atlántico, donde se sorprenden de que no exista una toma de decisiones conjunta coherente con las aspiraciones a hacer frente al dólar.

Después de las declaraciones de la presidenta alemana, Angela Merkel, sobre los riesgos que sufre el euro, éste ha sufrido una fuerte caída respecto al dolar. "El fracaso del euro significa un fracaso de Europa", declaró la presidenta. Esto ocurre un día después de que la Autoridad Federal de Supervisión Financiera de Alemania ordenara la suspensión temporal de las operaciones especulativas a la baja sobre títulos de deuda pública y de las acciones de las principales entidades financieras alemanas. Una decisión que ha levantado el rechazo generalizado de los mercados.

Respecto al nuevo plan conocido este miércoles, se presenta como una serie de medidas para evitar futuras crisis presupuestarias en la zona euro y fijar el marco legal que facilite la quiebra ordenada de los estados. Entre otras medidas, se exige a los países de la zona euro que sometan sus programas de estabilidad a la supervisión del Banco Central Europeo (BCE), así como el establecimiento de sanciones más duras para aquellos que no cumplan los compromisos del déficit público, incluyendo la pérdida "por lo menos durante un año" de los derechos de voto en el Consejo Europeo. Se trata de una serie de medidas que suponen un paso más en el camino alemán de dirigir la política económica europea sin tener en cuenta, al menos, el tradicional eje franco-alemán sobre el que se sustenta el poder en la zona. La relacion París-Berlín resultó perjudicada tras las discrepancias sobre las ayudas para el rescate de Grecia.

¿Qué pretende Merkel con esa actitud en Europa? Algunos apuntan que es un intento de aupar su propia debilidad política interna. Una mayoría de los alemanes añora la gran coalición de cristianodemócratas y socialdemócratas que gobernó el país en la anterior legislatura, a la vez que condena y rechaza la actual alianza gubernamental de cristianodemócratas (CDU) y liberales (FDP).

El 43% de los encuestados en una encuesta publicada este miércoles aconseja a la canciller recuperar la vieja gran coalición con la actual oposición socialdemócrata (SPD) que gobernó hasta septiembre pasado. Tan sólo un 16% considera que la líder cristianodemócrata debe continuar gobernando como hasta ahora con el apoyo de los liberales, mientras un 15% le aconseja que redacte un nuevo acuerdo de coalición con el FDP y un 11% que remodele su gabinete.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud