España

New Health Foundation propone al ganador de las elecciones seis ejes para optimizar la atención sociosanitaria

El cambio de modelo es necesario frente a los datos que revelan que el 70% del gasto sanitario es generado por la cronicidad

El cambio de modelo es necesario frente a los datos que revelan que el 70% del gasto sanitario es generado por la cronicidad

SEVILLA, 16 (EUROPA PRESS)

El Observatorio de Modelos Integrados de Salud (OMIS), perteneciente a la New Health Foundation, propone al vencedor de las elecciones del próximo domingo seis niveles de actuación para optimizar la calidad de atención a dependientes y enfermos crónicos y dotar de sostenibilidad al sistema.

Los cuatro principales partidos que acuden a las elecciones --PP, PSOE, Ciudadanos y Podemos-- coinciden en proponer la atención integrada como una medida más de sus propuestas de mejora en sanidad, porque la atención integrada centrada en las necesidades de las personas es un nuevo paradigma de atención que se impone, que supone la colaboración, coordinación e integración de servicios sanitarios y sociales que promuevan la salud y la autonomía personal, que prevengan la enfermedad y la dependencia, que intervengan sin discontinuidades ni fragmentaciones para el usuario-paciente. Esto no es una medida electoral: es un eje sobre el que se deberían vertebrar el resto de propuestas de cualquier programa político.

A grandes rasgos, y según un comunicado, todos los partidos coinciden en diseñar iniciativas con las que buscar soluciones eficientes y sostenibles en términos de gestión y aumento de la calidad de los servicios al paciente. Es necesario, pues el actual sistema de salud se adapte a la realidad de la cronicidad, que actualmente genera el 70 por ciento del gasto sanitario y el 80 por ciento de la carga de trabajo en atención primera.

En todos los programas se incluye la atención integrada y la coordinación sociosanitaria como una de las propuestas de reforma, por lo que "hay que aprovechar la oportunidad y avanzar" en este paradigma de la atención integrada hacia el que, necesariamente, deberán virar el Sistema de Salud y los Servicios Sociales.

Así, el OMIS propone seis ejes que, bajo su experiencia y juicio técnico, contribuirán efectivamente a evolucionar hacia un nuevo modelo de atención a pacientes crónicos más sostenible, efectivo y de más calidad.

PONER A LAS PERSONAS EN EL CENTRO

De este modo, propone poner a las personas en el centro, es decir, es necesario un enfoque hacia las personas que vea al individuo como un todo en relación a su entorno; que prime las preocupaciones, necesidades y objetivos de la persona, no de las organizaciones; que se preocupe por la generación de espacios de expresión de los usuarios y familiares; y que potencie el apoyo y asistencia al cuidador.

Para la OMIS, el paciente/usuario no puede tener varias puertas de entrada, varios cuidadores, sean médicos o sociales, ni, en definitiva, vías de atención sin conexión entre ellas. De este modo, se propone una evaluación holística de las necesidades, una única planificación de cuidados, un único punto de acceso, un único gestor de casos y la creación de equipos multidisciplinares de profesionales orientados a la atención sociosanitaria.

Además, apuesta por aprovechar el talento de nuestros sistemas sanitario y social para liderar este cambio, proponiendo un sistema que, sustentado en la excelencia de sus profesionales, tanto asistenciales como gestores, prime la empatía, la actitud positiva para el cambio, la innovación, el liderazgo capacitado, etcétera. Construir una atención integrada requiere relaciones de alta confianza entre los distintos componentes del sistema.

Igualmente, la OMIS aboga por reconfigurar una cartera de servicios integrados que integre sus componentes desde los servicios sanitarios y sociales, para lo que propone gestionar paquetes de servicios sociales y sanitarios comunes adaptados a cada situación, en base a la coordinación de las instituciones y organizaciones proveedoras de servicios.

Defiende cambios organizativos y financieros reales, proponiendo explorar nuevas estructuras para nuevos modelos de gobernanza y planificación conjunta. Es además necesaria la flexibilización del modelo financiero, la innovación hacia modelos de gestión compatibles, una dotación presupuestaria específica y complementaria y la reorientación de estructuras a la finalidad perseguida. Y, está claro, sin olvidar asuntos obvios como la búsqueda de nuevas medidas de financiación y la optimización de costes.

Innovación, tecnología, información, documentación es otro de los ejes por el que apuesta la OMIS, que indica que será necesaria una identificación única tanto de ciudadanos (pacientes, profesionales) como de recursos; la gestión de sistemas de información compartidos y una Historia Electrónica Integrada; la creación de herramientas de coordinación, colaboración y gestión del conocimiento; y la dotación de recursos a sistemas de seguimiento y evaluación de la calidad y eficiencia del sistema. Y básico, propone avanzar en la aplicación de la tecnología (telemedicina, autocuidado, telemonitorización) sólo cuando esta aporte valor demostrado en términos de efectividad en la atención y eficiencia en la organización resultante de servicios.

DEFIENDE UN PACTO DE ESTADO PARA DESARROLLAR LA ATENCIÓN INTEGRADA

Por último, el observatorio propone un pacto de Estado para el desarrollo de un modelo de atención integrada, que permitiera la generación de una nueva ley general que estableciera las bases del nuevo Sistema de Nacional de Salud y Atención a la Dependencia. Y lo más necesario: el establecimiento de una política estratégica común, donde prime el compromiso y responsabilidad compartida que garantice la continuidad de resultados, y el refuerzo de una estrategia a nivel nacional con respeto al ámbito autonómico, con todo lo que ello implica: articulación de iniciativas jurídicas conjuntas, campañas de sensibilización, protocolos conjuntos de actuación y transferencia de conocimiento inter e intraterritorial.

El OMIS es un observatorio técnico que busca identificar las experiencias de coordinación de los sectores social y sanitario, analizar los elementos innovadores, transformadores y las posibilidades de replicación en otros contextos y organizaciones, así como fomentar el aprendizaje colectivo y las sinergias entre ambos sectores. El Observatorio tiene además una vocación eminentemente investigadora e internacional.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint