España

¿Qué hubo tras el fuerte crecimiento de las exportaciones españolas en septiembre?

  • El valor de las exportaciones en septiembre ha sido el máximo de la historia
Foto de archivo

En agosto, la exportaciones españolas registraron su mayor retroceso en cinco años tras caer un 5,1% respecto al mismo mes del año anterior. Pero un mes después las exportaciones volvieron a ser 'la niña bonita' de la economía española, al registrar en septiembre un aumento del 9,6% y de nuevo todo volvía a funcionar. Y es que la volatilidad y erraticidad son algo habitual en los datos sobre comercio internacional, lo que provoca grandes tasas de variación en tan corto espacio de tiempo, explica el director de coyuntura de Funcas, Ángel Laborda.

Varios medios de comunicación aseguran que este fuerte incremento de las exportaciones corresponde a la depreciación del euro respecto a algunas de las divisas más importantes del mundo, como la libra o el dólar. Pero según el director de coyuntura de Funcas, Ángel Laborda  "la depreciación del euro no puede explicar cambios tan profundos de un mes a otro".

Una explicación que parece razonable, pues el valor de las exportaciones en septiembre ha sido el máximo desde el inicio de la serie histórica en 1971, según anunció el Ministerio de Economía y Competitividad.

Además, gran parte del incremento registrado en las exportaciones se produjo gracias a los bienes y servicios vendidos a Alemania (+8,5%), Francia (+5,9%), que tienen el euro como principal divisa y, por tanto, la depreciación de la moneda única no puede tener ninguna relación. Mientras que las exportaciones al Reino Unido (la libra es su divisa) cayeron un 4,5%.

También es cierto que las exportaciones fuera de la UE crecieron, sobre todo las que fueron a Japón (+6,9%) y EEUU (3,9%). En el caso de EEUU la depreciación del euro respecto al dólar si puede estar relacionada con el aumento de las exportaciones.

¿A qué se deben los buenos datos de septiembre?

Ángel Laborda explica en el blog de Funcas que estos datos están sujetos a una elevada "erraticidad y volatilidad mensual. Algo que es así desde que existe esta estadistica, y especialmente desde que España entró a formar parte de la entonces llamada Comunidad Económica Europea y se perdió el férreo control que ejercían las Aduanas sobre todos los flujos comerciales".

En términos generales la salud del sector exportador español es muy buena: "Las exportaciones aceleran de nuevo su marcha, tanto las destinadas a la zona euro como el resto... Este año las empresas españolas volverán a ganar cuota de mercado internacional. El esfuerzo de salir fuera, la mejora de la competitividad llevada a cabo en los últimos años y la corrección de la fortaleza del euro se hacen notar de forma positiva", explica el dirigente de Funcas.

Según Laborda, ahora mismo España está en situación de crecer alrededor de un 2,25% sin generar déficit de la balanza de pagos, lo que permite un crecimiento sostenible de la economía nacional sin incurrir en un mayor endeudamiento con el exterior.

Fuente: Instituto Español de Comercio Exterior
comentarios8WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin

Comentarios 8

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

agu
A Favor
En Contra

Es mejor todavía porque los datos van a mejorar ya que la depreciación del euro empezó a finales de septiembre ya casi en octubre con lo que los datos del último trimestre del año van a ser espectaculares, eso encima con una bajada del petróleo que nos va a permitir unos datos espectaculares.

Puntuación 4
#1
Hipatia
A Favor
En Contra

Si hubiesen empezado por depreciar el euro hace dos años nos habría ido mejor a todos.

Puntuación 20
#2
Matthys
A Favor
En Contra

Bueno, tranquilos, que los próximos números no van a ser para tirar cohetes: tanto Francia como Alemania no están creciendo como deberían, y la diferencia entre exportaciones e importaciones en España es crónica y no se podrá solventar en mucho tiempo.

Puntuación 1
#3
Francisco
A Favor
En Contra

Observa el crecimiento estratosferico de las ventas a EEUU. Y ahora que estan creciendo a ritmos espectaculares, lo que Europa no crece lo podemos aprovechar en Usa y de rebote Canada y Mexico, que van de la mano...

Salvo que los rusos y arabes consigan crear otra crisis mundial, 2015 va a sentirse la recuperacion.

Puntuación 3
#4
Faltan algunos datos
A Favor
En Contra

Pues creo que las importaciones son mas que la exportaciones.

Puntuación 1
#5
luis
A Favor
En Contra

Hay muchas más luces que sombras en esta economía globalizada.No sería descabellado crecer más del 2,5% el próximo año en un escenario favorable muy posible.

Puntuación 3
#6
Usuario validado en elEconomista.es
ronaldoo
A Favor
En Contra

Para que España salga de la crisis habría que exportar el cuádruple y reducir las importaciones a la mitad.

Puntuación 1
#7
Usuario validado en elEconomista.es
Jaime Oro
A Favor
En Contra

Tal y como demuestra las noticias sobre las exportaciones de España en septiembre, las teorías de los keynesianos y los monetaristas vuelven a hacer aguas. En el caso de los monetaristas es de lo más absurdo, puesto que mientras han defendido las libertades económicas -la famosa "libertad de elegir" de Friedman-, a su vez se empeñan en el control público de la moneda con el objetivo de devaluarla o depreciarla para mantener un régimen de inflación permanente. Su idea es sustituir los impuestos con déficits públicos y desgaste monetario, como si la devaluación no fuese un impuesto en sí mismo -un impuesto injusto a más no poder-. Se trata de un control público de todos los precios, incluyendo el del dinero; un ataque directo al ahorro que mina la libertad de las personas y las empresas para elegir si se endeudan, si no lo hacen, la cuantía del endeudamiento, en qué gastar y en qué invertir. Así que, por ahí, los monetaristas fueron una especie de lerdos incapaces de mantener una tesis congruente -tal control público de los precios impide la libertad de elección, puesto que la supedita a la voluntad del Estado-. Y como no hay lerdo sin premio, a Friedman le condecoraron con un Nóbel por sus absurdas teorías.

Y el caso de los keynesianos es mucho peor. Se trata de un simple sucedáneo del marxismo puro y duro. Ni libertad de elegir ni leches: el ciudadano convertido en esclavo al servicio del Estado carente de límites propios de un régimen democrático, cuyos tentáculos controlan todo y no hay lugar donde no alcancen. Y muy típico de marxistas, si la teoría no se ajusta a la realidad, "hagamos que la realidad se ajuste a la teoría". Y la única forma de lograr tal cosa es mintiendo descaradamente sobre la realidad. Es lo que refleja precisamente los datos de exportación de septiembre. España no exporta más por la depreciación del euro: primero porque los países donde más exporta y dónde más se produce el incremento es en los de la zona euro, que comparten la misma moneda -en este caso, una depreciación del euro que manifieste inflación de precios perjudicará las exportaciones españolas puesto que reducirá el poder adquisitivo de las personas que compran nuestros bienes y servicios-; el segundo país ha depreciado su moneda más que el euro, por lo que podemos decir que el incremento en Japón, con el yen depreciándose o manteniendo su valor respecto del euro, no influye en ese incremento; y sólo el caso de EEUU se cumple la falacia keynesiana -que por casualidad tocó el burro la flauta y hay casos en la serie histórica que muestra decrecimiento de las exportaciones con el euro o la peseta cayendo respecto del dólar-.

En definitiva, devaluar una moneda no afecta, tal y como defienden keynesianos y monetaristas, a las exportaciones. Puede afectar a muy corto plazo para producir un efecto efímero -cuanto más avanzamos y más cortos son los stocks de producción, menos dura tal efecto-. En el largo, por contra, puede afectar para perjudicar tales exportaciones si la depreciación o devaluación termina en inflación de precios. Lo que sí hace la devaluación es cargarse los niveles de deuda, que es el objetivo verdadero y ya no tan oculto de los keynesianos -debitismo puro y duro-. Eso sí, lo hace estafando a los acreedores que son los depositantes de la banca y no los banqueros, como defienden los botarates de Podemos -ellos y los que pretenden votarles-. ¡Larga vida al oro!

Puntuación 0
#8